miércoles, 7 de julio de 2010

YO SOBREVIVÍ A UN MARATÓN DE LA SAGA CREPÚSCULO



Sólo había visto la inicial Twilight y leído la primera parte del libro de Stephenie Meyer, ambas -aunque os parezca extraño- por cuestiones laborales. Mi opinión no era mala del todo, especialmente en lo que concierne al planteamiento de la historia: chica huidiza es desplazada de su entorno habitual -cambia madre por padre- y comienza de cero en un instituto, siendo objeto de todas las miradas; mientras esquiva las presiones del grupo conoce a un extraño personaje que le fascina de manera más y más obsesiva... hay muchas claves de la psicología adolescente ahí, tópicos y dilemas morales por resolver, interrogantes sobre la diferencia, la fascinación de lo ignoto, que hacen que su desarrollo sea apasionante para una chica o chico en ese trance... también, visualmente, me pareció que había escenas de impacto, por ejemplo la presentación de los tres vampiros malos.


Por eso, como con motivo del estreno mundial de Eclipse vi que en uno de mis cines favoritos en versión original, los Princesa, iban a echar las tres películas seguidas, me lancé de lleno a la piscina sin mirar antes el bordillo ni meter el pie para ver si el agua estaba fría, consciente de que me aventuraba en una excentricidad de gran calibre. Así las cosas, me interné completamente solo en el pase de las 16.00 horas de Crepúsculo -sólo fui yo a la sesión- con una caja gigantesca de palomitas y una cocacola de tamaño medio -os juro que nunca tomo ni lo uno ni lo otro, pero como estaba transgrediendo mis normas cinéfilas al ver esas películas, ya me decidí a transgredir todo al mismo tiempo, y además como nadie me veía...-.

Confieso que, inmerso en esa situación insana de soledad en la sala y con el día algo tontorrón, disfruté de esta primera parte de la saga, que me gustó más que la primera vez. Tras un intermedio en el que di una vuelta por la Plaza de España, me sumergí en Luna Nueva, la segunda parte, aunque con dos espectadoras añadidas al séquito, y el acomodador mirándome ya cómplice, como diciéndome -vaya atracón te vas a meter, papito-. La primera parte me encantó. Las escenas en el bosque, el conflicto amoroso, la entrega para la eternidad, el abandono, la decadencia... fue quizá cuando empieza a fraguarse el protagonismo del batallón de Hombres Lobo -con todo lo sexy que les ha quedado esa iconografía- cuando empecé a percibir que el argumento y la credibilidad endeble del guión comenzaban a hacer aguas de una manera estruendosa, como la bajada de un río en cascada atronadora, imposible, pero sin la coherencia arrolladora de esta, claro... el despropósito al completo, tras la incomprensible naturalidad con que la pánfila protagonista acepta las situaciones más chirriantes, llegó en la última escena, cuando tanto tiempo de conflictos y peligros se resume en esta frase de Él a Ella: ¿Te Quieres Casar Conmigo?
¡Bendita Corín Tellado! Que nunca engañó a nadie, y que además evolucionó con los tiempos.

UNA ESTAFA EN TODA REGLA

La tercera parte, Eclipse, me pareció con mucho la peor de todas y la más perversa en el peor sentido de ese término -y eso que su director, David Slade, lo es de vídeo-clips del gran artista electrónico Apphex Twin o de la película de culto `Hard Candy´-. Porque utilizándose las referencias, los mitos y los anhelos de los adolescentes rebeldes o románticos, lo que se pretende es darles una ahogadilla de realidad sucia, de todo lo contrario, en esta película infame que ya desde el principio plantea este eslogan: "Todo comienza con una elección". Y la elección es la de la guerra santa, es decir, tienes que elegir no sólo chico y para toda la vida y con matrimonio casto y sacrosanto -porque la virginidad es un valor de primer orden, súbitamente, tras las engañifas previas, en la saga- sino un bando de lucha, porque la vida es una guerra, un campo de minas plagado de peligros y los que no son buenos son malos, porque así es y así ha sido, y tú tienes que elegir bando y plegarte y obedecer, porque el amor a tu amado, que es inmortal y está por encima de todo, así te lo exige.


Eso por no hablar de la torpeza y previsibilidad de las escenas de acción y batallas, o el estereotipo insoportable del personaje femenino malvado, un personaje en realidad sin caracterización, sin personalidad alguna; del barullo que se adueña, ya, de toda la película, consagrada por completo al fragor de la causa, la irracionalidad de una chica enamorada que se convierte en una especie de monja alférez y a la que le hacen pronunciar unos monólogos supuestamente cargados de espiritualidad, y que hubieran avergonzado, por lo pomposo y ridículo, a la mismísima Aurora Bautista en sus papeles tipo Agustina de Aragón.

Claro, que más tonto soy yo por haber ido al maratón y cargado de palomitas, diréis... Bueno, de vez en cuando viene bien un baño de realidad.
Ah, se me olvidó decirlo. En esta última proyección -que para algo era una première- ya se abrieron dos salas que estaban de bote en bote, fundamentalmente de chicas en grupo -no tan adolescentes, por cierto-, algunas con sus novios, que rompieron en aplausos y gritos de alegría cuando el Vampiro le entrega el anillo de prometida a Bella.

The Twilight Saga: Eclipse / D. David Slade
The Twilight Saga: New Moon / D. Chris Weitz
Twilight / D. Catherine Hardwicke

Kristen Stewart, Robert Pattinson, Taylor Lautner.
Cines Princesa, Madrid
.

((SOS TÉCNICO: De un tiempo a esta parte, la letra al completo de todos los textos me aparece en cursiva. ¿Sabéis qué podría hacer para solucionarlo? Muchas gracias de antemano)).

13 comentarios:

Champy dijo...

Mira que eres valiente audaz y atrevido!!!

Te puedo decir si se ven monos o dan risa, porque si empiezo a despotricar no me calló!

Pero a ese lobito yo si le aullaba lindo!

2046

marichuy dijo...

Querido

Merece un premio, estrellita como niño aplicado y aguantandor. Yo no he visto ni una sola de estas películas, apenas medio intenté leer el primer libro pero ni lo terminé.

Un beso

pon dijo...

Ni las he visto, ni pienso verlas, ni leer los libros, ni nasti de plasti. Estoy de la saga esta hasta el colmillo.
Lo tuyo me parece una heroicidad.

Xim dijo...

Tanto escándalo para decir simplemente que los vampiros también follan, ja, ja, ja, ja, odio ésta empalagosa serie, los libros, los actores, todo, todo lo relacionado... qué contraste con la de Mulholland de hace unos días!!! por diossssss...

BeXotes

Xim

combatientes70 dijo...

Vi la primera y dormí más que con una peli de bergman a los 18. No entendí nada de nada, ni vi amor, ni deseo, ni adolescentes, ni na y además el actor me parecía insípido, lánguido y feo como una mierda. Decidí no perder más mi tiempo, aunque debo reconocer que me tentó la idea de los princesa y dude. Tal vez haya algo en la saga y yo por prejuicios no lo haya visto? Ya veo, gracias a ti, que no me equivoqué. Sólo una cosa me encanta el hombre lobo y no me lo compares con Nadal

Thiago dijo...

jaj cari, ya veo que has sobrevivido para contarlo... ¡pero de milagro! jaj Muchas gracias por tu deescripción, la verdad es que a mi esta saga me parece una filma y el prota mas feo que Alfredo Landa (ya que hablas de Aurora Bautista) jaja

<La verdad es que no se como pudiste, casi lo de las palomitas y la coca cola me parece lo de menos, si te digo la verdad, jaajaj.

Bezos.

Thiago dijo...

Ah y me alegro que me lo digas, pq me decian que esta tercera parte era la mejor y la que desentrañaba todos los conflictos... ¡yo no sé a lo que la gente llama conflictos pero bueno, jaaj!

Bezos.

Justo dijo...

Bueno, no pretendía hacer humor negro, pero acabo de leer que un hombre ha fallecido en Nueva Zelanda en el visionado de Eclipse, la tercera parte de la saga... no es broma.

Besos

Xim dijo...

Y yo me lo creo, de aburrimiento también se muere...

BeXotes

Xim

pe-jota dijo...

Una medalla al valor, eso es lo que te mereces, creo que fue en este tu blog donde te comenté que no pase de los primeros 20 mitos de proyección de la primera parte, y mira que soy vampiro adicto, pero esto, esto no se ni como denominarlo, o más bien sí, pero no lo digo. Lo dicho una medalla al valor.

AntWaters dijo...

ohhhhh, fuera por motivos o profesionales, qué valor, Justo jajajaja... Yo vi la primera y con eso decidí que ya no más, que me daba exactamente igual si la chica era comida por el vampiro o algún familiar suyo; nuuu sé..., mira los matrimonios.... pues multiplica eso por la eternidad... jesúúuuus.... hummm, hace poco vimos.. ví, Revolucionary road... me gustó hasta cierto punto pero lo que yo te quería comentar, Justo, es ¿qué demonios le pasa a los franceses? ¿Es que todo lo tienen que solucionar con un atropello o qué? Imagino que habrás visto el erizo, pues igualmente termina "un buen corazón", pooooooooooooor favor, qué askilllo me dio... en fins, verdad que no me caen bien los franceses... salvo quizás Cadinot, el de las pelis porno que las hace divinas jajajajaj.... esto Acarmitado, me temo, porque Rafa Nadal me mira y sólo pienso en que defrauda a hacienda jajajajaja

en fins...

besos

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

La peli no pienso leérla y el prota, a mí me parece como si tuviera la tisis, no me atrae ná, pero bueno, lo que tu dices, que te diste un break de palomitas y coca-cola, que en los Princesa es casi indómito, porque son bastante de arte y ensayo, pero ponen también bastante comercial, y hay un puesto muy hermoso, claro que sí. Yo coca-cola (laips) si es verano y es cine moderno (de los de asiento mastúrbese vd mismo), también a veces me pido alguna.
Besotes.

Justo dijo...

Cadinot, y los asientos mastúrbese vd. mismo; ay cómo sois, ya no sé ni lo que decir.. pues eso, que aunque sólo sea para recibir estos comentarios, mereció la pena tragarse la saga al completo, ya lo creo...