sábado, 25 de febrero de 2012

MIS DÍAS CON EVELYN WAUGH


Una de las sorpresas más gratas que puede depararte un libro -o una película- es la de acometer, en un recodo cualquiera, un rumbo inesperado. Porque qué puede haber mejor que, cogidos de la mano de un autor, adentrarnos en una jungla ignota, sin previo aviso... es lo que me ha pasado leyendo A handful of dust -Un puñado de polvo, en español-, de Evelyn Waugh, distinguido novelista británico de las primeras décadas del XX.  Quizá nunca hubiera llegado a prestar atención a este escritor -porque no vi la versión televisada de su Retorno a Brideshead, ni entraba en mi punto de mira-, de no haber tenido un novio que entusiasmado me insistió en que me iba a encantar, que era muy yo.

Volvíamos en avión de Hungría, él devorando las últimas páginas de la novela, y yo terminando también con fruición Mi idolatrado hijo Sisí, de Delibes, cuando observando ambos la pasión del otro, le propuse que al acabar intercambiáramos los libros. El caso es que a día de hoy yo he cumplido mi trato y él no, pero es igual... estoy tan contento de haber realizado esta inmersión que haré la vista gorda con su incumplimiento...



Estando como estaba Waugh recién convertido al catolicismo militante cuando escribió esta novela en 1934, no se me ocurre ninguna otra en que el afán ejemplificador sea menos evidente...
Tony Last y Brenda son un joven matrimonio modelo que ven pasar los días en Hetton, su aristocrática y decadente villa, alejada del mundanal ruido. Allí se dedican a recibir visitas, a no hacer nada, a supervisar la educación de su único hijo... Un fin de semana se presenta, prácticamente autoinvitado, John Beaver, un joven indolente, cuya única ocupación consiste en acudir a recepciones en las que se le admite de mala gana, pues su prestigio social en el Londres casquivano es cercano al cero. El matrimonio le aloja en la habitación peor, reservada a aquellos que no se quiere que repitan visita -todas las estancias tienen además nombres relacionados con el ciclo artúrico-... pero sucede algo que no estaba en el guión: Brenda siente atracción hacia quien se supone es la persona menos interesante de su entorno...
Con una parte final endiablada y que por supuesto no voy a desvelar -en la que tienen reservado un papel fundamental todas las novelas de Dickens-, A handful of dust se inscribe en la tradición irónica y distanciada de contar la vida, tan british, aunque el lector sienta a veces por dentro el fuego que los personajes parecen rehuir... ha sido un placer inmiscuirme en sus páginas durante un puñado de días, y encontrarme con recovecos que en absoluto esperaba: no quiero libros acomodaticios que repitan lo que yo ya pienso, que afiancen mis prejuicios: deseo un revolcón en toda regla, como éste.

(La imagen del principio es el retrato de Evelyn Waugh a sus 26 años, realizado por Henry Lamb).

12 comentarios:

mundodena dijo...

Siempre he sentido curiosidad por este escritor, así que me lo apunto definitivamente: "un puñado de polvo"

Sufur dijo...

Qué ambiguo me ha resultado siempre Evelino, y más ahora que he visto su retrato... :-P

Cabriola dijo...

Justillo de mis amores, no sé qué clase de teleàtía nos une a ti y a mí, estoy escuchando a Camilo Sesto ahora mismo y y se me ha encendido la bombillita Korador y al pasar a visitarte me encuentro con mi idolatrado Evelyn Waugh y una de sus, para mí y veo que para ti tmabién, mejores novelas. A Handful of Dust fue lo primero que cayó en las manos de este autor y lo que hizo que quedara irremediablemente atada a él durante el verano de hace dos o tres años...en el que me leí prácticamente todo. Retorno a Brideshead también me pareció espectacular, pero de todas las suyas me quedo esta, sin lugar a dudas, la mejor concebida, la mejor organizada y sobre todo la que mejor cierra un ciclo.
Todavía estoy esperando que un día hables aquí de algo que no me guste, canalla jajaja

cuídate!!! un besazo enormeee

Cabriola dijo...

he querido decir "telepatía", la culpa de todo la tiene la postura jaja

Javier Arnott Álvarez dijo...

Evelyn Waugh es sobretodo un cronista privilegiado, ya que en sus obras retrata el cambio de una época, el ocaso de una forma de ser y vivir y el ascenso de un nuevo orden social, creo que ese es el elemento que hace su obra tan fascinante. El caso es que no necesitó imaginar, lo retrató desde dentro.

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

En breve te comento Evelyn, Maroto, los Goya, me queda sólo un párrafo...Ya me disponía a comentar blogs, pero hoy y mañana, mi ex de allende los mares, ha aterrizado en Madrid, vía Oslo, después de una gira por países nórdicos e Inglaterra, y pretende un reencuentro que va a conseguir (fue una separación completamente amistosa), y además una partición de objetos en los que no hay litigio: son suyos. Pero como es un desastre, he tenido que poner yo el papel-burbuja, empaquetarlo todo, y me dispongo a depositárselo en el hotel, para que lo meta todo en una maleta-extra que han comprado. Como siempre, a parte de mi entorno amistoso-afectivo, le importa un pepino que blogue. Yo que ya me disponía a volver al entorno blog, y va y me reaparece un ex rubio:-) my god!
Vuelvo en nada.
Besotes.

Justo dijo...

MUNDODENA: ¡Creo que te encantaría!

SUFUR: Jaja.. sí, entiendo lo que dices, pero parece que no. Al menos no se ha sabido nada de eso. Estuvo casado dos veces; la primera separación debió ser traumática, y eso se refleja en A handful of dust.

CABRIOLA: ¡Reina! No sé qué me halaga más, si el que te acuerdes de mí escuchando a Camilo Sesto o nuestra continuamente renovada afinidad, jaja...
Qué gozada el libro, ¿verdad? Ahora yo también quiero hincarle el diente a los demás...

RIP: Eres genial, pero ese comentario es un corto, ¡debes rodarlo! Y por lo demás, no te preocupes, ¿no te acuerdas de la canción Siempre está en mi corazón? Pues eso me pasa a mí con mis blogueros.

Un beso grande a todos

senses and nonsenses dijo...

pues anímate con Retorno a Brideshead, la novela, la serie, pero nunca la última versión de hace cuatro o cinco años con Emma Thompson. y sip, pesadísimo con su fascinación por el catolicismo, pero unos personajes maravillosos.
de A handful of dust creo que tb hubo una versión cinematográfica con mi amada Kristin Scott-Thomas.

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Yo también te llevo en el corazón:-). Ya he salido de mi "ex", y resumiendo ésta parte, en la que me aconsejas que hiciera un vídeo ó un corto: Pues decirte que qué bien me conoces (Pepa, ¡Ay Pepaa!):-), porque es que lo hice:-). Por el momento es un "vídeo privado" en la terraza de un conocido hotel:-)

Casi que así empezaría o seguiría más que un corto, una novela de Waugh...uno de los padres del humor ácido y negro inglés por excelencia.
Yo también tengo un ex (además otro distinto) que me recomendó un libro de Waugh. Esta vez sin intercambio ninguno: Simplemente me regaló "Retorno a Brideshead", ese tipo de cosas que sólo yo consigo, porque era catalán, un alto cargo cultural catalán: Pero a mi los catalanes me han regalado siempre muchas más cosas que los madrileños:-) soy asín.

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

El catolicismo en los ingleses, hay que ser muy cauto, y aclarar que en la mayoría de los casos, cuando se convierten a "roman catholic" lo hacen para putearse entre ellos...lo mismo que cuando Josep Maria Flotats se enfrentó a los de la "cultureta" de la Generalitat, cogió y se vino a Madrid: No sé si me explico...No se hacen píos, como son aquí, ni beatos ni nada de eso...Graham Greene se convirtió al catolicismo ya mayor...Y hay que ver si son irlandeses también ó de origen irlandés: pero es más un "puteo" al protestantismo y a la "Church of England" de la que es cabeza su graciosa Vieja:-), que otra cosa...Ni se vuelven píos, ni cogen misales ni nada de eso...Para resumir, son como Sara Montiel con el puro:-), que a su edad no debería fumar, pero coge y se lo enciende:-)

Segunda recomendación sin que seamos "ex" ni nada (como para serlo, con la cantidad de tareas que nos mandan):-): La lectura absoluta de "The Loved Ones" (Los seres queridos): Para mí su más desternillante novela (te caes de la cama): es nada menos que el precedente claro de "A dos metros bajo tierra" ("Six feet under")...Pero en versión humorística...La historia de un poeta en paro, que no se sabe cómo...acaba por la crisis (de entónces) , de extraño embalsamador de cadáveres (de perros incluídos, ya sabes como son los british) y empleado de pompas fúnebres: Son carcajadas de no poder contenerse (no aconsejable leérlo en un sitio así "muy público"), del humor ácido, negro y absurdo en el que los ingleses son maestros.
Hubo una adaptación al cine que iba a protagonizar Liz Taylor, que dirigió Tony Richardson, nada menos que el director de "Tom Jones" y "La soledad del corredor de fondo".

"Scoop ¡Noticia Bomba!" es otra pasada de novela, y se lee de un tirón, como "Vile Bodies" ("Cuerpos Viles"): Todas las citadas en "Anagrama".

"Un puñado de polvo" también la leí, lo mismo que "Retorno": Lo que me ocurrió es que hacía mucho tiempo que había visto la serie (que tenía tan idealizada): tal vez era demasiado joven para entender esa serie, demasiado niño para entenderla: Era claro que era la primera, ó una de las primeras series de la tele en la que directamente y sin tapujos, se planteaba un amor homosexual...y yo en ese momento me sentía más atraído por los cuatro "culillos" que salían (siempre en momentos "toilette", porque los anglos son algo más desinhibidos en los momentos de "higiene" entre hombres -cuando los tienen, que no es siempre, porque racionan el agua aún tenidendo los pantanos a rebosar-).
Y entonces es que como era un regalo, y cumplí mi trato con mi ex de leer la novela, creyéndo que ciertos asuntos de la novela me iban a ayudar en ciertas cosas familiares (no recuerdo qué), rememoro su lectura como algo decepcionante, y no por no ser correcto (maravilloso), el libro: Aclarando que no es una genialidad, y que es uno de los únicos casos en los que casi la serie fue mejor (-Cualquier cosa en la que salga Jeremy Irons es mejor, me pareció durante muchos años, el hombre más atractivo del planeta-)...Pues aclarando eso, recuerdo que me decepcionó ligeramente: Sólo ligeramente, pero también muy influído por lo mitificada que tenía la serie en mi cabeza: De la que confieso que he vuelto a ver capítulos después, ya que en su momento no tenía madurez suficiente para entenderlo todo "más allá"... y me pareció y me sigue pareciendo un delicioso clásico de una potentísima calidad y entrañable.

¡Besotes!

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Por cierto también, y volviendo a la novela ibérica: "Mi idolatrado hijo Sisí", está mejor el libro que la película de Antonio Giménez Rico. No tenías tu tampoco una mala lectura entre manos: El hijo único repelente y caprichoso...Tal vez una de las novelas con más "historia" y fuste de Delibes: Un maestro, porsupuesto, pero a veces detenido, tal vez, en ciertas obras, en un cierto costumbrismo castellano no urbano, que nos pudiera resultar algo tosco, provinciano: pero genio de esa España que parece que desapareció (Porque parece que todos hubiéramos vivido siempre en Madrid, Barcelona, Bilbao, Sevilla ó Valencia), y todavía, en muchos sitios persiste...
Ese retrato de hijo único, repelente, caprichoso...y esos padres...Es que me lo hicieron leer en el Colegio, o en el C.O.U...Recuerdo "Retrato de familia", que igual no siendo una obra redonda, sí que tiene momentos buenísimos con Ferrandis, la Soler Leal, nuestra adorada Mónica Randall (yo hablo catalán con el acento de ella y de la Gimpera):-), y porsupuesto con nuestro Miguel:-)
¡Besotes!

Justo dijo...

SENSES: Lo tendré en cuenta, me encanta Kristin Scott Thomas, me la imagino en el papel de Brenda, le pega...

RIP: ¡Madre mía, Rip, qué pedazos de comentarios! Tan valiosos. No sabía que eras tan conocedor de Waugh, me resulta interesantísimo lo que dices. Y apunto tus recomendaciones, por supuesto, especialmente The loved ones, sobre todo si es precedente de esa serie tan maravillosa.
Y lo que dices de los ingleses católicos me resulta muy creíble, sí, sería como para joder un poco, ¿no? Jaja.

Me encanta que hayas leído Mi idolatrado hijo Sisí en el instituto: ojalá y en el instituto ahora leyeran novelas así.. pero yo creo que aunque las mandemos les sobrepasan, se ha retrocedido tantísimo en comprensión lectora en estos años; Retrato de familia la recuerdo entre brumas, me fijaría más en Mónica y en Miguelito que en otra cosa.

Bueno, ese vídeo privado lo quiero yo ver, jajaja..

¡Un abrazo a los dos!