jueves, 11 de octubre de 2007

KYLE XY, UN CHICO PRODIGIOSO


Desde hace unas semanas seguimos la serie Kyle XY, la del chico sin ombligo y sin memoria que aparece en un descampado de Seattle y es adoptado por una familia. Es muy entretenida, tiene un ritmo ágil, puede escucharse en versión original y su protagonista es muy bonico en todos los sentidos: su expresión de asombro es enternecedora -el actor se llama Matt Dallas-.

No pude seguir Hermanos y detectives, a pesar de lo que me gusta Diego Martín, pero es que..: la mayoría de series españolas que se hacen ahora -desde que empezaron las televisiones privadas, diría yo-... no sé si es que los guionistas trabajan a presión, o que no hay guionistas, o que las cadenas se creen que somos tontos -y quizá tengan razón, porque si han tenido éxito Los Serrano y cosas así es que el nivel muy alto no es-, y tampoco es que yo quiera ir de pureta, que a mí también me divierten en un momento dado los productos trash, pero todo tiene un límite; el otro día por ejemplo eché un vistazo a la nueva serie que decían era para adultos, Cuestión de sexo, con Guillermo Toledo, y me dieron ganas de salir corriendo.
Imagino que mucho tendrá que ver la política de las cadenas de intentar arrasar a toda costa y enseguida -en caso contrario las series se retiran de la parrilla-, porque es imposible gustar a todo el mundo al mismo tiempo, o si es posible tendrá que ser de otra manera, porque por más que repitas escenas de cocina con los padres, la abuela y los hijos desayunando cereales -ese topicazo que llevamos aguantando desde Médico de familia- no vas a interesar a todas las generaciones. Más valdría realizar series dirigidas a sectores concretos del público, con un mínimo de calidad, y apostar por ellas aunque no batan récords de audiencia. Mientras tanto, yo preferiré seguir viendo las series norteamericanas, algunas de las cuales son, últimamente, buenísimas -y tiene gracia que escriba yo esto, que siempre he sido un defensor a ultranza del cine español: claro que eso es otra historia-.

EL DOMINGO, INMENSO

Siguiendo con las consignas que propugnamos hace varias entradas, mis domingos siguen siendo radicales, y qué más radical que comprar de golpe dos CDs de Rocío Jurado en una tienda que había abierta, como hice el otro día. Fueron los discos originales -no me gustan las recopilaciones- Amor marinero y Como las alas al viento, que incluye una canción que podía haber sido uno de los grandes éxitos de la chipionera, encuadrado en lo que era su línea erótica, pero que se quedó a medio camino: Inmenso. Y otros temas preciosos y cantados estupendamente por nuestra cada vez más añorada Rocío, como La sed del mar.

Y, por último, os reflejo las fechas de la que creo es primera gira española de Benjamin Biolay -hasta ahora había actuado en Barcelona, hace poco en Málaga, me parece que nunca en Madrid-, que poco a poco se va haciendo aquí con su público. ¡Bienvenu!
3 de noviembre, Cartagena - Jazz Festival
6 de noviembre, Madrid - Sala Heineken
7 de noviembre, Valencia - Greenspace
9 de noviembre, Girona - Auditori Sala B
10 de noviembre, Barcelona - Sala Bikini

3 comentarios:

MANUEL DELGADO dijo...

Gracias por tus palabras, espero retomar algún día la poesía (o hacerme guionista de series de televisión, jeje).
Comparto lo que dices, las únicas series españolas que me han atrapado un poco han sido 7 vidas y Aída, o Aquí no hay quien viva, de la que terminé cansándome. Pero ninguna ha conseguido engancharme. De las americanas me quedo con Anatomía de Grey, Sexo en Nueva York, o Mujeres desesperadas. Me perdí con Perdidos y ya no me he vuelto a recuperar...
un abrazo

Justo dijo...

A mí también me encantó Plats Bruts / Platos rotos, de TV3, que emitió Paramount Comedy. Y si no has visto "A dos metros bajo tierra"...¡no te la pierdas! Con "Perdidos" me pasó lo mismo que a ti: ¿no puede ser que esté un poco sobrevalorada? Prefiero los clásicos "En tierra de gigantes" o "Perdidos en el espacio".
Un abrazo fuerte

MANUEL DELGADO dijo...

Se me olvidó A dos metros bajo tierra, es cierto, me gusta siempre que la veo, pero nunca he visto más de dos o tres capítulos seguidos, y tengo la sensación de que siempre son los mismos, o no?
besinos