sábado, 8 de septiembre de 2012

VENTANA A SAN MARTIÑO


 


Alojarnos en una pensión con vistas a la Plaza de San Martiño y la iglesia de San Martín Pinario fue recomendación de unos amigos. ¡Qué bien que les hicimos caso! Dicen que el verano no es la mejor época para visitar Santiago de Compostela. Pero yo creo que cualquier época es óptima, porque son días que  transcurren como fuera del tiempo ordinario. Distintos. Extraordinarios, siempre.

 

 

5 comentarios:

Uno dijo...

De Martiño a San Martiño y tiro por que me toca. Da gusto lo bien que hilas las entradas.
Mira que es bonito Santiago. Y qué lugar privilegiado para quedaros pero yo me he quedado enganchado en la entrada anterior, qué quieres.

Un abrazo

Justo L.C. dijo...

¡Ah, qué bien que te diste cuenta! Jeje.. Bueno, en realidad es de San Martiño a San Martiño, ¿no?

Y nada, te dejo que bajes de nuevo, ponle una vela, por todos nosotros, los bloguerillos..

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Que bonito Santiago. Me ha parecido ver tendidos en el balcón bañadores frente a San Martiño. Que bonito el Atlántico también, tan cercano, y esas vistas de la habitación.
¡Besotes!

Javier Arnott Álvarez dijo...

Santiago es soberbio, pero prefiero el Santiago lluvioso, el Santiago mojado en el que te ves reflejado en su gastado suelo de adoquines, cuando la historia sale a tu encuentro a la pálida luz de las farolas nocturnas.

Justo dijo...

RIPLEY: Sí, Rip, nuestros bañadores, fuimos a bañarnos a la zona de Ribeira y Corrubedo.

JAVIER: Sí, ese encanto brumoso debe ser único.. aunque la lluvia sabes que no abandona a Galicia en verano.