sábado, 1 de septiembre de 2012

AY TULA, TULA...

 
 
 
Marcada por un nombre

Aurora Bautista no era un nombre artístico. Era el verdadero nombre de esta maravillosa actriz que nos acaba de dejar y que debutó a los diecinueve años -1944- con la compañía del Teatro Español de Madrid, en El sueño de una noche de verano, de Shakespeare. Y si resalto que no era un nombre artístico es porque cualquiera lo diría, siendo su carrera como fue, sobre todo al principio, cuando cuatro películas de Juan de Orduña (Locura de amor, Pequeñeces, Agustina de Aragón y Santa Teresa de Jesús) la consagraron como la Heroína por excelencia, la que es capaz de morir por amor o por la patria, la que declama de seguido grandes parrafadas con el tinte dramático de la época.

Unas películas de gran parafernalia y enorme costo y éxito -las joyas de la corona de la productora Cifesa- y una belleza particular la suya,  morenaza arrebolada de determinación, una Vivien Leigh castellana. Sí, Aurora es un nombre muy de la épica de entonces, y Bautista también, apellido y nombre que parecieron imprimirle carácter.

En busca de redención

Pero como actriz longeva tuvo que chapotear, como todos, en las procelosas aguas del cine español, con sus rupturas y sus servidumbres. Y así, en su filmografía posterior a los 50, entre lagunas de silencio no faltó la redención del cine de autor ni el espagueti western ni la ola del destape ni las horror movies tan ninguneadas aquí y tan apreciadas en el extranjero, siendo entonces su arquetipo el de española vigilante y víctima a un tiempo de la moral que iba quedando, poco a poco, atrás.
Diríase que Aurora tuvo que expiar como actriz su pecado original de haber sido la imagen épica del régimen y anduvo dando tumbos en producciones de diversa índole, unas más valiosas que otras, pero a las que ella siempre aportó un sello y una fuerza personalísimos.

 
Escena increíble de `UNA VELA PARA EL DIABLO´, de EUGENIO MARTÍN (1973)
Con Aurora Bautista y Esperanza Roy
 
 
(Eugenio Martín, un director singular, realizó esta película que al parecer fue considerablemente amputada por la censura franquista. En la línea de los giallos tan en boga entonces, Aurora Bautista y Esperanza Roy componen un dúo mórbido y sanguinolento que recuerda a las Marisol y Jean Seberg de un año antes en La corrupción de Chris Miller, de Juan Antonio Bardem -precisamente Martín dirigió ese mismo año a Pepa Flores en La chica del Molino Rojo-. Pero aquí Aurora y Esperanza son jinetes del apocalipsis de la España profunda. Las escenas que han bajado al youtube, no solo esta sino la inicial de la película, no tienen desperdicio: aquí vemos a Aurora atravesando unos zarzales en una apoteosis del martirio autoinfligido).
 

Abismos de pasión -contenida-

La joya absoluta y reconocida por todos que fue la adaptación por Miguel Picazo de la novela de Unamuno La tía Tula (1964) nos la mostró intransigente y vulnerable, recta , rígida y piadosa, amorosa por dentro hasta arderle las entrañas, implacable consigo misma. Como actriz se adentró en los meandros de la contención que sugiere la pasión sofocada que, no obstante, ha de estallar en algún momento. Esos destellos ardorosos de su mirada cuando iba embutida en la ropa de ir a misa, de recibir las visitas, de cuidar a los niños, esa sensualidad apresada que electrizaba todo, son ya un mito por derecho propio, como también lo es la carnalidad marlonbrandiana de Carlos Estrada al acecho.

Aunque tampoco olvidaremos nunca sus minutos de gloria como presidenta de la surrealista asamblea de Amanece, que no es poco (José Luis Cuerda, 1988), una de las películas más queridas por el público en la historia del cine español.

Ay Tula, Tula.. querida nuestra, con lo que tú vales, con lo que tú has valido...

(Homenaje a la actriz Aurora Bautista
-Villanueva de los Infantes, Valladolid 1925 / Madrid 2012-).

La bellísima foto es de Gyenes
Más Aurora Bautista en Korador: La Tula se va a los puertos (fluviales)

Magnífico tributo en el blog Cinelación (Me he permitido bajar algunas fotos de su excelente archivo)

13 comentarios:

Carlos Be dijo...

Sí, señor, escena increíble la de "Una vela por el diablo". ¡Muchas gracias por darme a conocer a Eugenio Martín! Y muchos abrazos.

Florestán dijo...

El martes pasado,la LA2, emitió "La Tía Tula", y volví a verla, pedazo de película, maravillosa Aurora Bautista.
Otra señora que se nos va.
Saludos

AntWaters dijo...

Pues como no podía ser de otro modo, en mi ignorancia, no la conozco, pero me gusta su nombre; claro que para mí Aurora me recuerda a Shirley..., si la tuteo no es por otra cosa mas que dudar de mi capacidad para escribir bien su apellido jjajajaja... Como te decía, me recuerda a Shirley, en aquel personaje, para mí adorable de... la fuerza del cariño... the evening star :____ ) Es forma ruda de expresar cariño me recordaba a mi madre; y oh sorpresa, ahora también a mí jajajajaja.

Besos

Sufur dijo...

Joder, vaya verano de desapariciones!

El Deme dijo...

Era una actriz estupenda, llena de cuerpo y alma a la hora de hablar, de moverse, de acaparar la pantalla, por eso estaba estupenda incluso en su último papel, si no me equivoco, la vieja que escondía un baúl lleno de misterios en Tiovivo c.1950 de Garci. Aunque pidiendo voluntaria para puta en Amanece, que no es poco de Cuerda estaba realmente espléndida.

Uno dijo...

Qué buena pinta tiene esa Vela para el Diablo. Las escenas no tienen desperdicio.
Siempre encontré a Aurora un poco exagerada como actriz pero no cabe duda que ocupa por derecho propio un lugar relevante en nuestro cine.

Justo L.C. dijo...

CARLOS BE: ¡Qué bien que os haya gustado la escena! El comienzo de la película está también en youtube, no tiene desperdicio.

FLORESTÁN: Mucha gente opina que es de las mejores películas del cine español. Yo entre ellos.

ANT: ¿Shirley McLaine? ¡Ay, yo no vi esa película!
¿Ya te vas pareciendo a tu madre? Jajaj.

SUFUR: Sí, en los últimos días Carlos Larrañaga, Bernardo Bonezzi, hoy el batería de los Sirex.

DEME: La de Amanece que no es poco es una de sus interpretaciones más populares. Aún no vi la de Garci, aunque tengo ganas.

UNO: ¡Qué escenaza! Si te digo que yo tampoco he visto la película.. y estoy deseando, pero ¿dónde está?
En cuanto a ella, era puro temperamento en escena y en la pantalla, vivía mucho sus papeles, y es que con la escuela que tuvo de esos papelones históricos..

UN FUERTE ABRAZO A TODOS

senses and nonsenses dijo...

ha sio un verano terrible... Carlos Larrañaga, Sancho Gracia, Juan Luis Galiardo. Bonezzi, ¡Chavela Vargas!
con Amparito Rivelles, la gran estrella de los 40, Juana la Loca, Agustina de Aragón. muy histriónica, exagerada siempre, aunque en La tía Tula está magnífica.
tb estaba en Extramuros y Divinas Palabras.

un abrazo.

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

En "Locura de Amor" igual estaba excesiva (una interpretación muy al gusto de la época, como dices): parecía que se había tomado quinientos red-bull, que tiraba el decorado de Cifesa abajo, y en fín...Muy excesiva, pero era un poco así. Lo curioso es que la Vivien castellana, como dices, no acabó loca ni nada de eso, al contrario que la no-castellana...

El papel de "La Tía Tula" es total: logra dar todos los matices, es completo, lo borda. Y muchos otros, porque es una carrera larga, y se ha ido (menos mal), con cierta edad, al contrario que Bonezzi, que son cosas más incomprensibles...
Siempre me maravilló (me acuerdo de una intervención en unos Goya), que tenía una dicción de otra época, una maravillosa dicción. También un tono de voz muy personal.

Menudo veranito final: Chavela y Larrañaga, algo más previsible (al menos se sabía previamente que se encontraban regu), e inexplicable lo de Bernardo Bonezzi, que estaba terminando mis vacaciones, me enteré, y me dio un bajonazo. Parece que el avión de Almodóvar, en la próxima peli, se llama así "Chavela"...Ya estaba la maqueta del avión terminada, porque sino yo creo que le hubiera puesto "Chavela Aurora".

¡Besotes!

Javier Arnott Álvarez dijo...

Un excelente y merecido homenaje a una actriz llena de fuerza que traspasaba la pantalla y que como bien dices fue víctima de la época que le tocó vivir, impagable en La Tía Tula.

senses and nonsenses dijo...

me entero hoy de que tb nos ha dejado Lina Canalejas. nuestra Sor Víbora de Entre tinieblas, aunque sólo sea por eso.
a mi me conquistó en El extraño viaje, la recuerdo ensayando frente al espejo para el día de su boda: "Yo me otorgo".
¿pero, que está pasando este verano?

Justo L.C. dijo...

SENSES: Sí.. también ha muerto ahora César Fernández Ardavín, un veterano director, entre otras, de una versión muy exitosa de La Celestina.

Lina Canalejas.. claro, toda la vida oyendo su nombre y viéndola, seguro, pero no le pongo cara ahora mismo.. tengo que revisar Entre tinieblas.

RIPLEY: Sí, vivía mucho esos papeles, jaja.. precisamente hace unas semanas cogí de la biblioteca Pequeñeces y al final la tuve que devolver sin verla, no encontré tiempo..

Qué pena Bonezzi, yo ni me he enterado por qué ha sido, creo que tenía mi edad. Y lo del avión Chavela, qué detalle de Pedro, bueno, él la adoraba, de hecho su última etapa dorada y estelar se la debe a él en buena parte.

JAVIER: Gracias, le tenía mucho cariño.. y sí, su papel de la tía Tula es inolvidable.

Un beso a todos

senses and nonsenses dijo...

la que hacía vestidos a las vírgenes, la que empieza una relación con el cura fumador empedernido del convento, Manolo Zarzo.
la chica buena y modosita de El extraño viaje. la descarada era Sara Lezana. en muchas de Francisco Regueiro y Fernando Fernán-Gómez.