sábado, 20 de marzo de 2010

POMPIDOU DE DÍA, POMPIDOU DE NOCHE
























En el año 77 pusieron el grito en el cielo quienes se suelen escandalizar cuando se introduce un elemento audaz en el urbanismo y arquitectura de las ciudades: ese amasijo de tubos, esa especie de nave industrial en esbozo, a dos pasos de Notre-Dame, dirían, c´est la débâcle, la fin du monde!. Hoy, sin embargo, ya no se puede concebir París sin el Centro Georges Pompidou, faro en torno al cual se mueven las más interesantes iniciativas de la ciudad; foco de vida, sean cuales sean las inclemencias meteorológicas o la hora del día. El Pompidou ilumina y genera, exporta estilo desde el momento de su creación, y por la noche extiende sus tentáculos e inspira al racimo de clubes nocturnos que permanecen al pie del cañón en esta ciudad no tan noctámbula como cabría imaginar. Conservo el carnet de socio que me regalara mi hermana -de diseño, bien sûr-, y de vez en cuando añoro al Pompidou entero y a sus aledaños, como si fuera una persona real con quien palpitar y en la que sumergirme... para lo bueno y para lo malo.

18 comentarios:

Xim dijo...

Sí, yo soy uno de los que aborrecen semejante engendro, se podían haber metido los tubos por la boca...

Besotes

Xim

Uno dijo...

Desde luego es increible todo lo que el Pompidou ha generado a su alrededor. Se nota que tu paso por Paris te dejó buenos recuerdos. Qué bien.
Un abrazo

marichuy dijo...

Querido Justo

Jajá, me hiciste recordar una experiencia familiar: hace cuatro años, fui a París en compañía de una tía y su hija en aquella ciudad; para la tía era su priemra visita y en pleno otoño, la ciudad la conquistó de manera absoluta... hasta que fuimos a que conociera el Centro Georges Pompidou... y entonces casi le dio el patatús. Pasada la impresión, muy sorprendida me dijo:

¿cómo pudieron permitir la construcciónde semejante engendro?

Claro que después, ya dentro del recinto y tras visitar alguna de las magníifcas exposiicoones que siempre sule haber, su acitud cambió un poco, pero aún así siguió sin convencerla del todo.

Un beso

pe-jota dijo...

Una cosa está más que clara, si hiciéramos caso a los que se pasan la vida rasgándose las vestiduras, aún estaríamos en la edad de piedra, con los años he aprendido que ha gente que se ha quedado anclada en el impresionismo y en los estilos decimonónicos, menos mal que no son los que tiran del carro de la creación.

El Pompidou una cita obligada, un centro de referencia, aunque París ya no sea lo que fue.

combatientes70 dijo...

Me enamoró ese museo y todo ese entorno... mi viaje a París fue mágico y tuvo la luz de tus fotos... besos

Anónimo dijo...

ESA CONSTRUCCION HIPERMODERNA QUE PARECE SACADA DE LOS PLANOS DE CONSTRUCCIÓN DE LA NAVE NOSTROMO QUEDA BIEN EN PARIS, PORQUE EN UN ENTORNO TAN MARAVILLOSO COMO LA CIUDAD DE PARIS QUEDA BIEN CASI CUALQUIER COSA, Y ADEMAS ESTE TIPO DE CONTRASTE, SI ESTÁ HECHO CON GUSTO, ES DE ALABAR. TÚ CREES QUE PODREMOS DECIR LO MISMO DEL NUEVO MERCADO DE CHUECA ...?. ANTOINE.

TUT dijo...

Justo: Quizás ahora ya no sorprenda tanto ese edificio, pero cuando se contruyó y en pleno centro histórico de París era como mínimo chocante, a mi al principip no me gustaba, luego conforme lo he visitado y sobre todo la vida culturas que ha dado, me parece que lo hicieron con una visión muy futurista y que al final ha funcionado como punto de referencia en el mundo contemponareo.

Un saludo.

Champy dijo...

Pues será el sereno pero sin ese adhefesio o como lo quieran llamar, el resto de Paris no valdría la misa que vale. Y te acuerdas manito como te dije cuando lo conocí que fue mi favorito?
Y de noche, las calles que lo rodean son preciosas...sus calles.

2046

JOSÉ ÁNGEL HIDALGO dijo...

Lo mejor del Pompidou son esos alrededores. Su presencia condiciona los clubes, la gente.. algo impensable que ocurra en el entorno del Reina Sofía.
Saludos.

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Mamá Ripley:No stoy d'acuerdo con el anterió comentarista, pós en el entorno del Reina Sofía, está la Sauna Alameda, la Casa Encendía y el Teatro Circo Price, ahí es na...

Ya yo: Que te llevo intentando comentar.., pero tenía la vértebra petá de ibuprofenos, ya ayer re-encontré un traumatólogo bueno, por la zona de Cortes, y saldrá una entrada de ello, no te digo más, porque está toda levantada, y "había una sesión de esas de tu padre en el parlamento" que diría Helga Liné en la "Ley del deseo", y entonces me pasaron cosas que sólo me pasan a mí (ya te cuento). Parece que el pinzamiento o el osteofito (tengo un ostiofito tío, mola, se puede tener a partir de los 20, así que ya lo tenía, pero claro, me da guerra con el "blogoterismo"):-)
Ví a centrarme: A mí el Pompidou me gusta, que he ido yo mucho en mis años mozos (y menos mozos), menos los tubos: los tubos han tenido que cambiarlos (yo tengo fotos con el Pompidou andamiao, que ya es decir...) porque son plástico-plástico, y se ensucian y se ciscan las palomas. Yo una semana santa casi me ahogo dentro de los tubos subiendo las escaleras...porque hacía sol, y la subida por la escalera mecánica a 45º, que el plástico se recalienta, fue asfixiante...luego ya dentro, en las expos, tiene una ventilación y una climatización fenomenal. Me fijo mucho en eso, porque en los centros de arte moderno, y en los "Momas" y "Musacs", si se ha de ver arte moderno y variopinto, la climatización es importantísima:-)
Ya me está saliendo largo el comment ("de gran gafa negra"). Otro punto en común que tenemos: yo también hago fotos de pelis nasioná en París (me encanta): Tengo unas de "Jambon, Jambon" en plenos Campos Elíseos, así que imagina (qué identificado me siento).
Me gusta mucho hacer dibujos a tinta china, pero de edificios clásicos (igual algún día subo uno al blog para que los veáis), y entonces hice uno de un edificio que me fascinó aún más (más que nada porque tiene más historia, sin comparar, cada uno en su estilo): Se ve en la foto aérea que sacas, y lo curioso es que no desentona con la perspectiva del Pompidou, porque tampoco lo hacen más alto: Es "La Conciergerie" un edificio que me dejó fascinado (la imponente edificación que se ve justo delante): mazmorra, palacio real que fue, encierro de Maria Antonieta (etc, etc, etc) y actual sede judicial (aunque el grueso está en La Defense, ya creo...).
Bueno, que me gusta el Pompidou, claro que sí, y mola que tengas el carné. Tampoco tienen nada que ver y es incomparable, pero el edificio que más me gusta (y el Museo por dentro), es Orsay. El Louvre es muy bonito...pero me pierdo. Orsay es tan deliciosamente manejable...y dan ganas de acariciar los Rodin... Lo intenté hacer, pero una guardesa mala, casi me mata con el "no se toca, no se toca"...Estoy seguro de que Rodin anhelaba que palparan sus esculturas....
Besotes.

El Deme dijo...

Me gustan los museos así en plan fábrica, mamotretos industriales con tubos y escaleras venga arriba, venga abajo; adoro la gente que pulula alrededor, siempre ardientes de contemplar algo que les emocione, les perturbe o les sorprenda. Y, encima, en París.

senses or nonsenses dijo...

de visita por Korador.
al ambiente del Pompidou sin salir de casa.

un abrazo.

pon dijo...

Por relatos de gente que conoció París antes del Pompidou, en su momento la polémica se generó, entre los parisins, más por el hecho de derribar una parte importante de un barrio antiguo para construírlo que por el diseño del edificio. A mi personalmente no me hace mucha gracia, ni tampoco que derriben barrios antiguos. Pero lo hecho, hecho está. París lo soporta todo, hasta una pirámide en el Louvre y su códigodavinci. No va a soportar un centro cultural como este.

Estoy de acuerdo con Ripley, el Reina ha estructurado una vida intensa a su alrededor, tanto cultural como social, reviviendo toda la zona.

ethan dijo...

Pues del Pompidou (estuve hace cientos de años) me llevé un par de recuerdos: un cuadro en blanco (realmente era un marco sobre la pared) que era una de las obras allí expuestas que me dejó atónito. Para recuperarme de la jetada del "artista" me fui a tomarme una cerveza a una terraza de la plaza. A quién se le ocurre. El clavo que me metieron fue de época.
Saludos!

Justo dijo...

¡Bueno, queridos, disculpadme las ausencias! Vuelvo con energías renovadas y dispuesto a hacerle más caso al blog, que lo he tenido abandonado...

Tantos y tan buenos comentarios que no sé por dónde empezar.. estoy muy en la línea de Pe-Jota, parece que el impresionismo es lo más que se puede digerir, cansa un poco ya.

¿El mercado de Chueca? Jaja.. bueno, sabes que yo le tengo mucho cariño a la zona y a ese perímetro en concreto, Antoine. Pero estoy de acuerdo en que el Reina Sofía ha dado muchísima vida a los alrededores, aunque no conozco la Sauna Alameda, ¿qué tal está? También está la Filmoteca, por ahí... Fíjate que no sé cuál es ahora la Conciergerie, Rip, si es que en París como todo es histórico... De Los abrazos rotos tengo fotos de distintos países, incluida Turquía -y el otro día en Londres tomando café en la Tate Modern dijimos: "estas tazas son muy Almodóvar"... y lo eran, literalmente, tazas Pedro Almodóvar. ¡Un osteofito! No nos asustes.

Pon, querida, me da muchísima alegría leerte...

Un beso fuerte a todos, os voy visitando

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

La Sauna Alameda no he ido nunca, pero por lo visto es un mítico lugar al que van camionerillos, como diría la Mamá, me han hablado algunos amigos, y tiene una cierta literatura mítica de aventuras alrededor, pero son sucedidos relatados, no sé si serán verdad...las saunas la verdad que no, me gusta más la playa pá pasar calor, en verano, pero ¡bahh! Dicen que es mítica, no sé siquiera si sigue existiendo, puede incluso que no, no lo sé.
"La Conciergerie" es, en la foto duodécima bajando scroll (la única que has puesto en la que se ve una toma aérea general de París), pues el edificio de la Conciergerie, es en esa foto, todas las torres y almenas y cúpulas que parecen un castillo enorme que se ve delante del Pompidou, que casi lo cubren justo desde delante, vamos, el edificio que más destaca justo delante del Pompidou, en la foto de la toma aérea.
Besotes.

عمَر dijo...

estuve esta semana santa... por la foto de la retrospectiva de artistas contemporáneas femeninas, calculo que no distarían mucho tus fechas... kitano por lars von trier, y con la gran suerte de haber podido ver por primera vez a Lucian Freud...

es uno de mis centros de arte preferidos, tanto por fuera como por dentro... la programación siempre tiene la osadía que ha de esperarse de todo nido contemporáneo... sugerente y subversiva... no me gusta el marais y tras haber vivido en la ciudad, no creo querer volver a repetir, pero es un rincón recurrente en momentos en los q necesito nuevas inspiraciones...

el reina sofía no está tan mal... considero que la permanente es de las mejores de la península, y aunq fallen en ocasiones las temporales, el empeño siempre es de agradecer... sábados por la tarde gratis hacen q merezca la pena pasarse aunq sólo sea para rondar por el claustro, ver el guernica o disfrutar de klein o gargallo...

ahora instalado en el norte, me pilla más a mano el guggenheim, de impresionante arquitectura y temporales generalmente decentes, aunq no sea fan de la permanente.

mais paris ce n'est pas pareil!!! si el pompidou tiene algo de lo q se carece ibéricamente hablando, es q respeta el espíritu esencial de un centro de arte contemporáneo, el de mostrar la obra de nuevos artistas, descubrir realmente tendencias, y no apostar únicamente en la seguridad de un nombre célebre... en mis continuas visitas a esta ciudad artísticamente impresionante, el pompidou ocupa el rincón compartido con la ruta de squats, en los q la creatividad cobra vida y el regalo a los sentidos es un sin vivir...

bises parisiennes, sourires artistiques...

Justo dijo...

¡Qué buen comentario, que no he leído hasta ahora!