martes, 24 de marzo de 2009

GOMORRA: OTRO MUNDO NO ES POSIBLE





Ayer por la noche vi por fin Gomorra. Me pareció el momento, en el día en que los neofascistas italianos anunciaban su fusión definitiva con el capo Berlusconi, perdida ya su razón de ser. Hace poco un colega italiano me dijo que su nación estaba stanca, cansada, que no tenía nada, ni nuevo ni viejo, que ofrecer. Viendo Gomorra me he acordado, claro, de Pasolini. Si hubiera visto a estos ragazzi di vita se hubiera vuelto a morir de la pena. Y del dolor. Él denunciaba y mostraba lo peor, pero siempre daba cabida al júbilo, porque creía en la transformación, y en la bondad -con su vil asesinato comenzó a precipitarse su país por un barranco del que no ha terminado de descender, porque con él se liquidó, simbólicamente, el inconformismo cultural y social-. ¿Y decían que su cine era fuerte, y que escarbaba en la maldad? Casi estoy tentado de afirmar que Saló y los 120 días de Sodoma es una chiquillada en comparación con esto. No porque aquí las imágenes sean más duras, que no lo son, sino por la desesperanza pura que destilan, la poesía del vacío, de lo que ya se ha perdido sin remedio. Mucho más cerca de Angelopoulos que de Scorsese, Gomorra no es cine de género gangsteril, aquí los crímenes son reales y a conciencia, y como en Caché, nos surten a todos. De qué envergadura será la catástrofe que evocan que me acordé del Réquiem de Britten, a cuya representación asistí hace unos días en Madrid, y de su coro de ángeles que no dan consuelo, porque no están en condiciones de asegurar que hay un más allá, y mucho menos de que éste nos vaya a confortar en algo. Pero, como el réquiem, la película me ha resultado sobrecogedora, por su esfuerzo de mantener los ojos bien abiertos en la oscuridad, y de hacerlo con digna y fría belleza, como quien camina en la mañana temprano por los vericuetos de un cementerio.


(Gomorra, de Matteo Garrone. Basada en la novela de Roberto Saviano. Con Toni Servillo, Gianfelice Imparato, Maria Nazionale, Salvatore Cantalupo, Gigio Morra, Salvatore Abruzzese.
Vista en los Studio Galande de París. Sobre su fantástica pelicula L´imbalsamatore escribí Con la Italia de Matteo Garrone.)

((En la barra de vídeo pasamos del recuerdo de las Silver Convention y su Save me al más actual Algora y su David, preciosa canción que he conocido a través del amigo Blog de Ripley. ¡Muy agradecido!)).

12 comentarios:

Champy dijo...

Ups....

Pues me parece extraordinaria tu apreciación, sabía que debía entrar con las visceras bien atadas, ahora me lo compruebas.

Ahora solo a esperar.

GMANfull dijo...

q buen post habra que verla porque ya salo era descorazonada y bueno el mundo avanza o no????

combatientes70 dijo...

me gusto Gomorra por todo eso que nos cuentas... y me alegro que hayas descubierto a Algora... es fantástico... yo soy fans y me gusta verlo pinchar en la sueca... tiene muy buen directo y creo que es el heredero de berlanga... toca el 23 de abril en la joy, si estás por aquí podríamos verlo juntos... Te hago una recomendación... Love of lesbian... acaban de sacar un nuevo disco... 1999 y es una maravilla... besos desde tu madrid

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Qué curioso, cómo recuerdo los "Studio Galande":-). Así que lo primero, casi destacar que París yo creo que es un paraíso para el cine (de reposición y de estreno): no he visto una ciudad con más cines y más pelis, es un paraíso...
Bueno, una cosa son los italianos, y otra Berlusconi. Yo creo también que son ciclos, pero Italia siempre ha estado llena de grandes creadores...Pasolini, todo el Neorrealismo, nació allí, ósea que en cualquier momento pueden hacer una peli interesante... Lo de Berlusconi es raro, porque es un magnate multimedia también, estás viendo la tele, y una peli ó un telefilm aparecen siempre como: "Silvio Berlusconi..presenta..." Es raro, porque es como: "El presidente del gobierno, presenta...". Nos tienen una cierta envidia, porque ellos no le han podido echar, y nosotros al ánsar sí...Pero la política italiana es que fuera de allí (y allí), es enigmática: yo no la acabo de entender...Junto a eso, hay una "hecatombe" de la izquierda que tampoco acabo de entender..., pero bueno, ellos sabrán...Es un fenómeno complejo, que escapa a un análisis demasiado racional.
En cuanto a Algora, gracias por nombrar mi blog, y ponerlo. Parece que prepara nuevas canciones y cosas, y a ver qué tal. Tiene una voz en directo, que te quedas completamente sorprendido..., canta aún mejor que en el disco...
Besotes.

El Deme dijo...

Cuando nos costaba citar títulos de cine italiano fuertes, apareció Gomorra como un vendaval, con toda su fiereza expresiva (basada en hechos reales más que nunca) y toda su crudeza visual. Gran triunfadora de los Premios Europeos del Cine, fue olvidada en los oscars y se archivó en la memoria de los amantes del cine social con secuencias impactantes, en paralelo con la historia del propio autor de la novela, que sufre las consecuencias de haber dado a la luz circunstancias que pasan pero que es un riesgo contarlas (el escritor Roberto Saviano). Cine necesario.

senses or nonsenses dijo...

la recuperaré en dvd.

un abrazo.

calamarin dijo...

Cuando se estrenó no quise verla, pues todo el mundo me decía lo mismo... es una carnicería... ¿Que esta pasando en Italia? es increíble Berlusconi presidente!!! y por si fuera poco todas las taradas mentales del Vaticano, enloquecidas de la cabeza... Si Pasolini levantara la cabeza se iba a llevar un buen susto...

Justo dijo...

Realmente París es la ciudad del cine, o del cinéfilo. Voy a decir una osadía, porque evidentemente son miles las capitales que no he visitado, pero dudo mucho de que haya en el mundo una ciudad con mayor culto a la sala de cine, y a la cultura cinematográfica global: sencillamente, aquí está casi todo: es una gozada, sí.

(Antonio, creo que sí estoy ese día, ya te llamo, me apetece mucho verlo).

Un beso a todos, pero permitidme una mención a Deme: tu reseña en 40 palabras a lo Fotogramas me parece, como siempre, inmejorable.

pe-jota dijo...

Un pozo sin fondo, creo que tanto el libro como la película lo explican todo, y tu lo resumes perfectamente.

El Velvet de Cierto Pelo dijo...

Excelente acercamiento a la película que ha sido denostada de este lado del charco.
No han comprendido, quízá, que la sensibilidad europea es más cercana.
Besos

Madame X dijo...

Lo has relatado de tal manera que me has sobrecogido incluso sin saber nada de la película. Qué desolación campa por Italia, cuanto silencio por parte de quienes debieran estar agitando la calle y llamando a la insumisión... Como tú dices, Pasolini se hubiera muerto de pena o hubiera emigrado.

Salute caro mio.

marichuy dijo...

Justo

Te comentaba que, como un voyeur, leí tu reseña sin decir nada. En pocas palabras, en ese moemtno dije -a Champy- que era la mejor que me había encontrado (en México sigue sin estrenarse el filme). Me parece tan sincera, no enfatizada en aspectos meramente técnicos -que luego resultan tan chocantes-, sino en el aspecto social y cultural; así como todas las demás implicaciones que la criminalidad de la camorra napolitana, ha traído para ese hermoso país

Un besote