miércoles, 1 de agosto de 2007

DRAGÓN NEGRO, MI DISCO DE LOS 90



Si me dieran la oportunidad de elegir el disco español de los años 90, no tendría ninguna duda: Dragón Negro, de Esclarecidos .
La primera mitad de la década fue regulera, por no decir algo peor, y en mi opinión sólo cabe destacar -sí, ya sé que soy fan, pero creo que se trata de un análisis medianamente objetivo- las aventuras de los entonces recién constituidos Fangoria, que sobrevivieron a duras penas tras la disolución de Dinarama y ya sin Carlos Berlanga, dando tumbos y a veces sin casa discográfica y sin apoyos si descontamos el club fan fatal que ellos mismos constituyeron, pero con la ilusión y la curiosidad intactas -desde el iniciático y pionero Salto Mortal a los tres Vulcanos, Interferencias y el genial Una temporada en el infierno, que para mí abre la puerta a los dos mil, a ellos y a la multitud de grupos que ya entonces giran en su órbita-. La segunda parte de la década fue más interesante, con la incipiente escena indie capitaneada por Los Planetas y los primeros escarceos trip-hop con Najwajean, que empezaban a conformar un universo fuera de la industria y medios de difusión masivos, definitivamente alienados y lerdos, enloquecidos en su propia estupidez, donde siguen instalados y de donde ya no van a salir: lo que tenemos que hacer es consolidar las vías alternativas de información y disfrute para mandarles a tomar viento, y está claro que la red es vital en este proceso.

Pero Esclarecidos eran un caso aparte, siempre lo fueron, desde la época de la movida en la que fueron encuadrados a pesar de que ellos iban de por libre, hasta ese momento de mediados de los 90 en el que lanzaron este disco que tuvo cierta repercusión y que nos dejó a todos estupefactos, porque además se decidieron a defenderlo en directo en una gira que les llevó por muchas ciudades españolas. Cristina y Nacho Lliso, Coyán Manzano, Miguel Herrero, Vicente Climent y Alfonso Pérez formaban este grupo que sufrió a menudo el estigma de ser comparados con Presuntos Implicados, porque en teoría y tras un primer análisis superficial la voz de Cristina recordaba a la de Sole de Presuntos: no quisiera herir sensibilidades, pero opino que el concepto musical de ambos grupos no puede ser más opuesto, ya que media la distancia que va del inconformismo y la búsqueda -Esclarecidos- al adocenamiento facilón -Presuntos-.
Otra de las etiquetas para este grupo que nunca funciónó de manera profesional fue la de que eran progres modernos, lo cual nos da un poco igual, porque lo importante es la música que hicieron, destacable en todo momento y hasta su disolución con el disco La fuerza de los débiles y la posterior formación del grupo Lliso.

Todavía me emociona y me alucina escuchar este disco al completo -porque no hay el más mínimo relleno en el mismo, es una obra redonda de principio a final-, imaginar cómo pudo ser que surgió el impulso que lo originó, su proceso de creación y la comprobación de que las ideas iban cuajando, de que los sugerentes textos engarzaban con la música, tan elegante, tan distinta, tan mestiza en el buen sentido de la palabra, -no en el del buenrollito insulso al que nos referimos ahora cuando hablamos de mestizaje-. Dragón Negro es rock, y eso es indiscutible, y tiene la fuerza y la rabia del rock, la elegancia del jazz y la inmediatez del buen pop, así como la psicodelia de los mejores discos conceptuales de los 70, todo ello con un barniz absolutamente personal y si me permitís madrileño, por la actitud que se trasluce, el escepticismo, la lucidez y una cierta chulería fina muy de nuestra ciudad, y, por si todo fuera poco, unas pinceladas surreales que envolvían todo el conjunto.
Pero recordemos, una por una, las canciones, con sus letras al completo:

LA CUEVA (Instrumental)

EL DETALLE (Fue el segundo single, contundente, sutil, evocador, una declaración de principios donde cabe la vida entera: qué preciosidad..)

Me gusta desnudar el detalle
ver las historias desde el balcón
en un altar mundano

Me gusta huir de lo cotidiano
sentir que nunca vas a cambiar
en un hotel provisional

Donde ni siquiera tienes tu habitación
aquella que imaginaste
mirando al mar
tienes un balcón desde donde puedes ver
historias hasta el detalle

Me gusta desnudar tus gestos
sin complicarme nada
en un altar mundano
Me gusta escapar de ti
porque yo nunca voy a cambiar
esto es un hotel provisional

Donde ni siquiera tienes tu habitación...

(Cristina Lliso y Alfonso Pérez, quien escribió el resto de las letras menos las indicadas)

AVESTRUZ (Aquí empezaba el baile entre las subidas y las bajadas, los exóticos animales, el cielo y los infiernos como antesala al ascensor de cristal de destino a un eclipse incierto. Y el relativismo moral, siempre.)

Tú crees que estoy en una nube
y que parezco un avestruz
tú quieres que baje y aquí
no hay escalera ni ascensor

Arriba no sabes cómo subes
ni cuándo vas a bajar
si estoy en una nube
mi amor tú eres mi tormenta

Tú eres mi tormenta
de otoño, verano, qué más da
tú crees que estoy en una nube
y que parezco un avestruz

Esperas que yo baje
y yo no espero nada
las nubes nunca paran
y es que las nubes nunca paran

HAY (Creo que es mi favorita, aunque sea tan difícl elegir; la canción se defiende por sí sola, y en directo era muy potente, y concisa como un telegrama. Qué suerte quienes no la conozcáis y podáis descubrirla ahora..)

Hay muertos que nunca mueren
y vivos que no conocen la vida
hay respiraciones cortas
y las hay entrecortadas

Hay gente que vende cosas
que nunca valen para nada
y hay gente que las compra
sin saber por qué

Hay chicos guapos
y los hay tontos
los tesoros búscalos
en el montón

Hay torpes que se estafan
a si mismos mientras creen
que te engañan a ti

Hay muertos que nunca mueren
y vivos que no conocen la vida
los hay que prefieren morir
que lampar una eternidad

Hay bebidas dulces
que destrozan el día
y vinagres
que alegran la comida

Hay torpes que se estafan
a si mismos mientras creen
que te engañan a ti

QUÉ PASARÁ MAÑANA (Las soledades, los desamores, la ruptura cotidiana, el hartazgo, la ternura, la dependencia mutua)

Qué pasará mañana
cuando el café esté amargo
cuando huela a ceniza en mi habitación
qué pasará mañana
cuando no tengas nadie a quién gritar

Cuando tengas que elegir
a quién vas a castigar
la respuesta mi amor
la tienes que buscar
en el tiempo o en tu corazón
la respuesta mi amor
nadie te la puede dar

Qué pasará mañana
cuando no tengas a quién gritar
cuando tengas que decidir
a quién vas a castigar
cuando ya no me tengas
para descargar tu rabia

Qué pasará mañana
cuando el café esté amargo
cuando ya sea tarde para dar
marcha atrás
que pasará mañana
cuando ya no me tengas

Cuando tengas que elegir
a quién vas a castigar
la respuesta mi amor
la tienes que buscar
en el tiempo o en tu corazón
la respuesta mi amor
nadie te la puede dar

CIEN KILOS (Qué maravilla, qué pasadón de canción, qué insuperable belleza, sería una inscripción ideal para el carnet de identidad: no lo digo de coña, amigas y amigos de Korador)

Cien kilos te daría
si te vinieras conmigo chico
cien kilos te daría
el problema es que no los tengo
ni ganas de tenerlos

Cien kilos te daría
si te vinieras conmigo
a una cueva con luz
y una planta verde
que cuelga del techo

Cien kilos te daría
y un crucigrama ciego
cien kilos de sal
de arena de mar y un eneldo
con dos borlas de seda roja

Cien kilos te daría
si te vinieras conmigo
a una cueva con luz
y una planta verde
que no necesite agua cada día

Y te mimaría y te haría reir
y te adornaría tus pensamientos
con mis besos

EL DRAGÓN NEGRO (Muy fuerte)

No sé de qué raíz nacía aquel instante
pero había un incendio de cal en las farolas.
Descendía a los ojos el juego de los niños
y Dragón Negro tocaba en mi memoria

(Pablo Guerrero)

Y SUBIMOS (Esta es mi otra canción favorita, junto con "Hay". La letra es la conjunción de Ionesco con Leonora Carrington y Lewis Carroll: perfecta)

Y tú y yo subimos
en un ascensor de cristal
para ver un eclipse que nunca llegará
y seguimos bajando a la cueva
Los monos han peinado el pelo
se han puesto un traje a rayas
y seguimos bajando a la cueva
con la ilusión de encontrar
un lago blanco

Las hienas han tomado leche con miel
para disimular sus gritos desafinados
y seguimos bajando a la cueva

con la ilusión de encontrar
un lago blanco

y seguimos bajando a la cueva

Las abejas han borrado sus rayas
para disimular un cansancio absurdo
los conejos han afeitado su lomo
para tatuarse un dragón negro

Y tú y yo subimos
en un ascensor de cristal
para ver un eclipse que nunca llegará

POEMAS 19 Y 27 (Pues eso, queda todo dicho: no te precipites en los años como sueles, que me crecen los hipocampos y las olas en las piernas, imbécil)

No te precipites en los años
como sueles.
En escuálidos minutos
que siempre sobran.

Se trata básicamente
de masas que a tal efecto
chocan porque se aman
o por regla de tres
desaparecen.

Mientras a mí me crecen
hipocampos
y olas en las piernas
tú te arrancas cangrejos
de los dedos
¡entérate imbécil!

(Berta Alfaro)

ARRIBA Y ABAJO (Esta canción sublime es el compendio de todo el disco, la filosofía esclarecida del dragón negro, nuestra biblia particular, la ideología que nos hemos ido labrando expuesta con total clarividencia, y contiene una de las mejores declaraciones de amor que nunca se hayan hecho en una canción: gracias por todo ello)

El otro día estuve abajo
y realmente no es tan malo

Un fulano hablaba sin parar
y yo miraba hacia otro lado

Mi cabeza daba vueltas
yo quería contar algo
No hacía frío ni calor
y el aire sabía extraño

No sé muy bien
qué es ser feliz
ni me preocupa demasiado
pero cuando estuve cerca
tú estabas a mi lado

El otro día estuve arriba
y realmente no es tan bueno

Yo quería contar algo
y no había nadie junto a mí

No sé muy bien...

Se reían sin yo saber de qué
y bailaban en silencio

Yo quería contar algo
y no había nadie junto a mí

No sé muy bien...

LA MALA ROSA (Éste es el bolerazo del disco, o tendríamos que decir la deconstrucción del bolero, un clásico maldito repleto de simbolismos que acabará emergiendo en el cancionero hispano del desengaño)

Para qué decir lo contrario
si soy la mala rosa
la que incendia con fuego
el sabor de los besos
que luego apaga con lluvia de dolor

No me dicen linda
ni tampoco hermosa
me dicen la mala rosa
la que hunde sus espinas
en la hierba del amor
sin ningún pesar

Y por qué negarlo
si las cicatrices que llevo en el alma
florecen en ojos de largas pestañas
perdidos deseos que el viento me robó

Y río ante mi humo
le sonrío a mi copa
no me justifico, yo soy mala cosa
escapa de mí

Para qué decir lo contrario
si soy la mala rosa
la de los pétalos rotos
que el revolver de tus besos
así dejó

(Javier P. Corcobado)

NO QUIERO (La más conocida, pero no la mejor; con todo, es un tema muy válido que mantiene el pulso del disco)

No dejes que se me escape la vida
me está doliendo el corazón
y es que no quiero cambiar no puedo
no quiero ser otro caramelo

Tengo un ruido en la cabeza
que no me deja escuchar
otra cosa que no seas tú

Y es que no quiero cambiar no puedo
no quiero ser otra frase más

Qué importa como caigan los dados
si al final
siempre están debajo del cubo
qué importa donde vaya el avión
si al final
siempre tendrá que aterrizar

Tengo un ruido en la cabeza
que no me deja escuchar
otra cosa que no seas tú

Y es que no quiero cambiar no puedo
no quiero ser otra frase más
No quiero cambiar
No quiero cambiar
No quiero cambiar
No quiero cambiar

Y es que no quiero cambiar no puedo
no quiero ser otra frase más

INSTRUMENTAL

CIENTO DIEZ VECES ONCE (Ellos pueden)

Contaré ciento diez veces once
y con un sarcasmo infinito
rellenaré de nuevo mi vaso

LA POSTAL (Ya a estas alturas del disco llega el puro experimento, como colofón imprescindible y enérgico, tras semejante derroche de talento y sensibilidad)

"MAX SCHMITT IN A SINGLE SCULL"
Thomas Eakins, 1844-1916
Oil on canvas

The Metropolitan Muesum of Art
[George D. Pratt Gift, 1934]

Querido Ignacio:
Fue un placer poder hablar contigo
largo y tendido aquella tarde.
Los Angeles, la gran falsificadora,
ha querido ser Pompeya durante unos días,
Malibú su Vesubio.
Desde Hollywood podían verse las llamas
y un resplandor rojo.
Esta es mi dirección: Enrique Andrés.
Cuando acabe de instalarme te enviaré
la cinta de la que te hablé.
Los Angeles, la gran falsificadora,
ha querido ser Pompeya durante unos días,
Malibú su Vesubio.

AVESTRUZ 2 (La última vuelta de tuerca)

Ya no sé qué más añadir: que este disco da sentido a toda una década musical, que no podemos permitir que caiga en el olvido de la memoria, devastada por la maldición mediocre del kiss-efemismo, que hemos de rescatarlo e irlo transmitiendo como lo que es: una joya de nuestra cultura popular.

((¡¡Cómo se iban a imaginar los cinecluberos en su momento que Bergman y Antonioni iban a morir a la par!! Ahora sí que podemos decir que el siglo XX se ha ido. Os recomiendo los estupendos homenajes publicados en http://aliascane.blogspot.com, compañero de la red de blogueros gay en español.
Y cambiando de tercio: cita para los manchegos fanfatales que queden por la tierra en agosto: Fangoria en Villanueva de la Jara, pasado mañana. Y muchas gracias a todos por vuestros comentarios, feliz mes, un beso muy fuerte)).

9 comentarios:

MANUEL DELGADO dijo...

Nunca olvidaré el verano de 1994...
El Dragón negro de Esclarecidos fue, sobre cualquier otra, su banda sonora.
Las noches salvajes de Cyril Collard y Las personas del verbo de Gil de Biedma, las lecturas que me acompañaron.
Y una libreta que llenaba compulsivamente perdido por las gargantas de La Vera en Cáceres.
Fueron cuatro meses duros y bellos en igual proporción...
Y seguimos bajando a la cueva con la ilusión de encontrar un lago blanco.
Gracias, un abrazo!

Justo dijo...

Tuvo que ser un verano heavy sí, pero con Collard, Biedma, Esclarecidos y las gargantas de La Vera seguro que mereció la pena. Tenemos que empeñarnos en reivindicar el Dragón Negro, para que las nuevas generaciones lo conozcan. Un abrazo para ti y para tu bella ciudad, que fue la de mi infancia.

MANUEL DELGADO dijo...

Gracias, Justo, por tus palabras, por enlazarme, y por recordarme al Dragón Negro...
Nos seguimos la pista, va a estar bien.
un abrazo!

miguel dijo...

que buen gusto tienes, jodío :P
esclarecidos marco una de mis epocas

y casualmente buscando una letra di con tu korador

cuidate
miguel

Anónimo dijo...

Escuchar este disco todavia me pone los pelos como escarpias. Efectivamente es un antes y un despues de dragon negro. La mala rosa es una de mi canciones favoritas. Ya no se hace musica asi.

Justo dijo...

MANUEL: Aún nos la seguimos... presto además mucha atención a todo lo que me envías sobre el 15-M malagueño..

MIGUEL: Te echo mucho de menos... aparécete de vez en cuando, por lo menos cuando saque disco Iván..

ANÓNIMO: Totalmente de acuerdo.. gracias por comentar.

Anónimo dijo...

Recién este 2013 he descubierto a Esclarecidos gracias a un artículo acerca de Cristina Lliso en RockDeLux. Ahora tengo en mis manos el vinilo Dragón Negro. El álbum es hermoso y la voz de Lliso cautivante. Amo la canción "Hay".

Saludos desde Santiago de Chile!!!

Justo dijo...

¡Qué bien!

Que hayas descubierto el disco y que leas el RockDeLux, yo estoy suscrito.

¡Esa canción es buenísima! Y además te hiciste con el vinilo, qué bueno, yo lo que tengo es el CD. ¡Disfrútalo!

Un abrazo fuerte

Anónimo dijo...

¡Hola!
No tenía idea de Esclarecidos hasta que leí la entrevista a Cristina Lliso en Rockdelux. Luego busqué algunos temas y videos en Youtube y el álbum Dragón Negro me cautivó, en especial el track "Hay", que es buenísimo. Tanto me gustó esta obra que me conseguí el vinilo y el CD (para no gastar en primero).

Un cordial saludo a todos desde Santiago de Chile!