lunes, 16 de julio de 2007

FIESTA FRANCÓFILA EN SIROCO




Epa, el otro día fue 14 de julio y la peña afrancesada de Madrid, pocos pero peleones, lo celebramos en la Siroco -dónde mejor- por todo lo alto, en una fiesta que contó con tres actuaciones: Serpentina, desde Valencia; los madrileños Plastic D´Amour y los barceloneses Cola Jet Ensemble, todos ellos cantando en français por supuesto. Los primeros lo hicieron muy bien, eran chica y chico, muy a tono con lo que se esperaba de la jornada, comenzaron con una virguería vocal de la película de Tati, Mon oncle, y abordaron luego clásicos de, entre otros, Gainsbourg: nos gustaron mucho. Cola Jet Ensemble vinieron al final y acometieron un repertorio vivaz que levantó al personal y nos dejó a todos con ganas de más -sólo eran seis canciones por grupo-.
Y vamos aparte con Plastic D´Amour, porque yo soy un poco fan del dúo, les he visto ya tres veces en vivo y escucho a menudo su disco Nicolás, que compré nada más verles la primera ocasión. Para quienes no los conozcáis, ellos son Blanca -letrista y cantante- y Alberto -compositor, guitarra-. Hacen canción francesa delicada pero sencilla, casi frágil y de pocos aditamentos, que requiere de una escucha atenta -por eso la primera vez que los vi en Siroco se molestaron, porque parte del público, que tenía ganas de bulla, iba a su bola-, crean mundos propios sorprendentes -de hecho Nicolás, y también el anterior Olivia, son discos conceptuales, que pretenden retratar las vivencias y opiniones de una joven y de su hermano menor adolescente-, y sus referencias vienen más, me parece, del repertorio clásico de la chanson -de hecho en la Siroco tocaron a Brassens, Moustaki, Gainsbourg,..- que de la nueva ola francesa más electrónica y sofisticada -aunque también haya algo de eso, si bien más imperceptible, en sus canciones-.
Que aparezca en el panorama una propuesta como la de ellos dos pues es un pequeño milagro, que requiere de nuestra atención y de nuestro mimo; es como esas flores pequeñas que de repente y sin nadie esperarlo brotan en una maceta, diferentes a sus hermanas y nos embarga la emoción al pensar cómo ha sido que surgieron con esos colores tan personales y tan bien contrastados, y nos preocupa al mismo tiempo pensar que cualquier mínimo cambio en la luz o en la refrigeración va a echar a perder su sutileza.
Son además una pareja muy iconográfica. Ella aparenta ser una chica muy fina, pero de carácter; es delgada y atractiva, con una mata de pelo rizoso que le gusta atusarse de vez en cuando y desde luego muy de la imaginería francesa -el adjetivo chic le cuadra-, que tanto cultiva -la he visto con colgante de la torre Eiffel, ayer con camiseta azul, blanca y roja-, podría haber trabajado con Techiné o con Patrice Chéreau. No sólo canta, interpreta y lo hace muy bien; por ponerle algún pero, quizá a veces precisaría ser algo más emocional -eché eso de menos, por ejemplo, en su versión de Le métèque, de Moustaki-. Alberto debe ser un chico del tipo soñador y rebelde que sin ser guapo gusta y de hecho apostaría a que es ligoncete, porque él se lo curra y porque seguro que lleva siempre el zurrón lleno de cosas que ofrecer y de pensamientos que compartir, en su cara lleva escrito que sabe ser un buen amigo y que no se aburre nunca, puesto que si le sobra algo son aventuras por experimentar. Y a mí además me recuerda, en su aspecto, a un compa del sindicato y por eso le tengo más cariño.
(Viendo las fotos parecería que se trataba de un concierto psicodélico, pero qué le vamos a hacer, me han salido así).

TOP KORADOR
(Estos datos reflejan las ciudades más asiduas a esta bitácora, por frecuencia de visitas y tiempo de permanencia; no son científicos, porque hay un número significativo de visitas del que no se establece la procedencia, pero sí indican las tendencias -vamos, igual que las encuestas electorales-).

Madrid
Santiago de Compostela
Ciudad de México
Makati (Filipinas)
Valencia
Thames Ditton (Inglaterra)


¿Sorprendidos? Yo también, pero me encantan los resultados. Cabe destacar que la primacía de Madrid es abrumadora, por lo que puedo presumir de que Tiburones en Korador es un blog profeta en su tierra; me hace también mucha ilusión que dos ciudades muy queridas para mí como Valencia y Santiago -aunque esta última la conozco menos, hablé hace poco de ella en la página- estén aquí, y qué puedo decir de las demás, pues eso... En el caso de México DF, que es una gozada, ayer precisamente estuve con un amigo de por allá que me ha puesto al día de todos los cotilleos -entre otras cosas de que ya ha llegado allí, con un poco de retraso, el Antes muerta que sencilla- y me dan más ganas aún de las que ya tenía de ir a visitar cuando pueda esta ciudad que tanto me atrae. Makati en realidad es que debe ser un poco Korador, por lo que no nos vamos a extrañar y Thames Ditton, pues.. en mi ignorancia no sabía ni que existía, pero debe ser un justo pago a mis esfuerzos por apreciar lo anglo a través de sus chicos y de haber dejado que visitara esta página el mismísimo príncipe William.
Otras curiosidades, la entrada que consiguió mayor número de visitas en un día fue la de Dorian, solares y futuristas (II), pero los artículos más fisgoneados en su conjunto han sido el de las tres películas rumanas y un remake -quién lo iba a decir-, el homenaje a Rocío Jurado y la crónica Chuecatown abraza a Malasaña, gracias a los fans de Javier Álvarez que rastrearon en los buscadores. ¿El número de visitas total? Pues nada del otro mundo, porque éste es un blog selecto y underground, en el que se valora más la calidad que la cantidad, a ver qué os creéis, que yo no quiero que aquí entre cualquiera. Un beso a todos, especialmente a quienes no tengáis aún vacaciones.

1 comentario:

reimon dijo...

Blanca es guapísima, estilosa, con gusto y elegante en el vestir, en el ser y en el estar. Canta de miedo y soy superfan de ella. Pero Blanca, mi amor, estás muy delgada,,,, te tienes que venir conmigo a Santander a comer como Dios manda