jueves, 15 de octubre de 2009

ROBERT MITCHUM, MOLDE DE ANTIHÉROE



Se diría que él fue, antes que James Dean, el primer rebelde sin causa. Aunque de tan escéptico podríamos dudar que Robert Mitchum fuera siquiera rebelde, no desde luego conscientemente, este super fornido cuya imagen pública combinó lo férreo de su físico con una personalidad desviada, con componentes de desidia o por lo menos de desazón moral, en sintonía con su época, como un personaje de Camus al que le hubiera dado por cultivar la fortaleza y tonicidad muscular. Amante de arrebato imaginario, rufián poco deseado como yerno, con el no future implícito en sus ademanes y gestos, mucho antes de que se supiera que eso se convertiría en lema.

Y es que hasta para ser un beefcake hay que tener clase, y contemplando la deliciosa foto de apertura queda claro que él no era un cualquiera, ya que quién puede a un tiempo lucir ese porte y ese rostro del que está tan de vuelta que lo mismo podría darse un paseo por la Luna que darnos un beso de tornillo, degollarnos sin piedad, sumergir su cabeza y la nuestra en un pozo séptico o rescatar a una ancianita arriesgando su vida propia. Y esa forma de empuñar el revólver, que no es decidida, sino indolente, puedo pero no sé si quiero, o en realidad qué más da, si todo ya da igual. Y, claro, aunque en su puerto buscáramos refugio ya sabíamos que no lo íbamos a encontrar, o que tendría su contrapartida en desasosiego o infelicidad...


Parece que lo estuviera viendo de pequeño: golfillo por las calles de su Bridgeport natal, émulo de Huck Finn en Connecticut, absentista escolar de pitillo en la boca, seductor prematuro y aprendiz de mecánico, aceptando la falta de atención familiar sin rechistar, sin quejarse jamás y sacando provecho de las oportunidades a su alcance, rebañando de su plato robado con la sabiduría de un gato de tejado, pero que por eso mismo permanece siempre alerta, sabiendo que el peligro no le va a dejar nunca de pisar los talones.

Quizá sea preferible así. Ese bienestar carcomido que Mitchum nos ofrecía, y que no tenía trampa ni cartón, impreso ya todo en cada línea de su rostro, en la comisura de sus labios su faceta temible y la sarcástica, así como la piedad que en el fondo sentía hacia él y hacia todos nosotros. Adorable, mítico grandote de la pantalla que nos enamoró e inoculó de escepticismo.

(Robert Mitchum -1917, 1997- es ya un actor legendario. De su prolífica carrera se suele destacar especialmente The night of the hunter -Charles Laughton, 1955-. Yo me quedo con Angel face -Otto Preminger, 1952-.)

26 comentarios:

calamarin dijo...

En "La noche del cazador" aunque se un tópico esta esplendido... Además es una peli que me impresionó mucho la primera vez que la vi, tendría unos 13 años...

erva_cidreira dijo...

Unos fotos más:
1
2
3
4
5

senses or nonsenses dijo...

por La noche del cazador y Retorno del pasado, de tourneur, (junto a otro de los duros kirk douglas), debe de estar en cualquier lista de los más grandes de la Historia del Cine.

un abrazo.

Eleuterio dijo...

En "Retorno del pasado" hace algo increíble con el personaje.
Interesante, que a mi padre - MUY cinéfilo- siempre le pareció un mal actor, un "cara de piedra", al modo de Alan Ladd; supongo que prefería otro tipo de actuaciones en el cine, más de "meterse en el rol" alla Stanislavski

pon dijo...

La noche de la iguana.


Pero yo siempre quise ser la Marilyn de Rio sin retorno solo por que me llevara perdiendo los zapatos en un carromato, con niño y todo.

marichuy dijo...

Querido Justo

Qué ignorante me he sentido, poco o casi nada de la filmografía de este hombre he visto. Y mira de lo que me he perdido, eh? Vaya musculatura y naturalito, nada de anabólicos y demás monerías de esas.

Un beso

ethan dijo...

Alguien dijo (con buen criterio) que para definir el cine lo mejor era ver pasear a Henry Fonda. Yo creo que se puede ampliar el comentario para incluir otra personal forma de caminar: la de Robert Mitchum.
Saludos!

senses or nonsenses dijo...

se me olvidó citar Hombres errantes de n.ray, con susan hayward. y tb fue el padre de la Kinski en Los amantes de María, que salía por cierto john savage.

...pero cómo me olvidé de Río sin retorno!!!
pero en La noche de la iguana, Pon, el reverendo era Richard Burton. otro que tiene un post.

un abrazo.

pon dijo...

Ya, es que me gusta tanto ese título, y La noche del cazador siempre lo asocio a La noche de la iguana, no sé porqué. Así salió sin más.

El Burton, otro qu tal baila.

Apunta Ethan con mucho acierto una de las características de Mitchum, esos andares entre indolentes y cautelosos.

Justo dijo...

No he visto ni Retorno del pasado ni Río sin retorno, creo, lo que me alegra, porque así tengo la excusa de retornar a Mitchum en buenas películas...

Maravillosas las fotos que adjunta Erva Cidreira, y vuestras descripciones y comentarios.. yo no soy muy de método, Eleuterio, me gustan los actores y actrices que repiten un molde, con variantes... aunque entiendo lo que decía tu padre.

Un abrazo fuerte a todos

Justo dijo...

Ah, y yo también os pongo deberes, no dejéis de buscar, si no lá habéis visto, Cara de ángel, recordaréis ya toda vuestra vida a Jean Simmons y Robert Mitchum como pareja insana...

pe-jota dijo...

Desde luego uno de los grandes, respiraba un magnetismo muy especial, me ha encantado esa imagen darnos un beso de tornillo y degollarnos sin piedad, es justamente ese el aire que respiramos cuando le vemos en pantalla.

JOSÉ ÁNGEL HIDALGO dijo...

Pues era todo un padre de familia que odiaba las fiestas y el ambiente de Hollywood.
No sé por qué tenemos que idealizar a los actores: no son nada, ni representan nada más que los autores (en la película) y los estudios y productores (para venderla) quieren que sean. Y lo peor es cuando abren la boca: si no es para promocionarse suele ser sólo para decir sandeces.
El que vale pena como persona, como este Mitchum, se decanta por la discreción.
Saludos.

Justo dijo...

Yo adoro a los actores y actrices, José Ángel, ya lo sabes: soy mitómano empedernido. Creo que son tan importantes como el autor -a los que también venero-.

Como prueba de ello, compro tanto Cahiers du Cinema como Fotogramas: no lo veo incompatible.

Desde luego, Mitchum era discreto y alejado de la tontería de Hollywood, y eso me encanta. Aunque me inquieta un tanto lo de padre de familia: sus hijos tienen que ser especiales -uno de ellos, Chris Mitchum-.

Un abrazo a ti y a mi querido Pe-Jota

molano dijo...

Creo que has definido perfectamente al actor que veíamos en sus películas. Si era buen padre de familia, allá él.
Y, por añadir algo, recordar que su hijo Chris rodó en España una peli con Antonio Isasi Isasmendi: "Un verano para matar"

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Bueno, noche del cazador, de la iguana...y normal confundirlo con Richard Burton, porque son los dos actores por antonomasia con hoyito en la barbilla. "La noche de la Iguana" es un peliculón igual, un Huston nada menos...casi que para otro super-post ó para un blog entero, es una de mis pelis favoritas.
Es la mano de Mitchum, la del anillo, la mano más famosa de la historia del cine (ó una de las más) con esas letras ideadas por Laughton... L-O-V-E / H-A-T-E (amor/odio)...que peliculón, con los niños...
No me ha dado tiempo a leer bien todos los comentarios, pero no sé si han hablado de que es el actor por antonomasia con hoyito en la barbilla. Había hasta gente que se raspaba un poquillo con la cuchilla al afeitarse, a ver si les salía un hoyito en la barbilla como a él. Muy guapo, y muy buen actor, y también fabuloso en los policíacos.
Casi no puedo ni he podido blogar, he estado de obras durante ocho días, encerrado parte del tiempo con tres obreros del este, hablando en idiomas raros, a lo que hay que sumar tres días seguidos de limpieza, pareciera que no ha avanzado nada, aunque algo sí, ósea casi dos semanas de sarajevismo in home.
Todo huele a pegamento y a cosa de soldar, porque han insonorizado una pared y han puesto unos radiadores, a ver si este invierno no me hielo por primera vez, y se insonoriza pegando unos paneles con un extraño pegamento que es completamente drogadictivo, nocivo, asqueroso y tremendo (menos mal que he ventilado)...Envidio a la gente que hace obras en una casa y se va a otra (a la gente que tiene "dos de todo", pero no es mi caso), que es lo que tenía que haber hecho, porque he acabado al borde del infarto, durmiendo en un pequeño cuartito en una cama plegable de 80 que me compré en el Lidl al peso, y que me traje a pulso: luego lo he pensado, y ha sido mejor que irme a casa de un ex....porque no se tu (pero yo, que diría la canción)...irse a casa de los ex por obras, puede resultar bastante más peligroso, y dañino, ó cambiar la vida, creo que hice bien, pero estuve a punto. (Uso tu blog para contarte interioridades, contarlas al mundo, y explicar que no blogo, porque es que no puedo, hermoso):-)
Salvado que ésto no tiene nada que ver con Robert Mitchum (aunque yo sí que tengo un poco de hoyito, mira por dónde, pero ya quisiera tener ese charmi-charmi...)
Salvado eso (y pensando que he puesto un comentario abstracto y único, casi tan inigualable como los que pone nuestro querido y adorado AntWaters) -espero que me se perdone el estado "Ida Lupino" por obras-...Salvando eso, decía, pues la entrada también, me ha recordado una canción que cantaba Ana Belén...Era una canción tan, tan bonita (seguro que la conoces):
"El quiso ser tan sólo/ igual que Robert Mitchum/ y esperaba que al marchar.../ le pudiera echar de menos..."
Poco a poco vuelvo a la vida, mientras decido si pongo una solería ó no (creo que no voy a poner solería por ahora, porque acabaría como la Massiel, cantando a la mañana, que trae nueva inquietud):-)
Besos

JOSÉ ÁNGEL HIDALGO dijo...

Justo idealiza los personajes que interpreta Mitchum, no a Mitchum padre de familia. De ahí la pertinencia de recordar a la verdadera persona que hay detrás de toda esa mascarada: él odiaba aparecer precisamente como aparece en esta entrada: era sólo eso: no es difícil de entender, Molano.
Saludos.

Champy dijo...

Oye....él no fue el de la original Cabo de Miedo???
O me parece a mi o se le parece mucho....

2046

Justo dijo...

Sí, él fue el del cabo del miedo originario, Champy...

¡Ripley, a ver si te has colocao con el pegamento! Te agradezco mucho el comentario tan salao, de los tuyos... lo de afeitarse mal para que salga un hoyito es, bueno...no me extraña que Mitchum provocara esas costumbres malsanas, jeje. La canción de Ana no la conozco.. o seguro que sí, pero no caigo ahora. Suerte con las obras, espero que ya termines pronto: los obreros del este suelen ser bien guapotes.

Humm, teniendo en cuenta que era actor algún gramo de vanidad tendría que tener RM, José Ángel, no me creo que fuera un padre de familia tan modélico, y si lo era es verdad que se me cae un poco el mito al suelo.

Chris Mitchum rodando en España, Molano, sí me suena algo de eso..

Un abrazo a todos

El Deme dijo...

¡Anda la osa! Yo pensaba que el del hoyuelo ("por antonomasia")en la barbilla era Kirk Douglas...Bueno da igual. Salía en El cabo del terror (J.Lee Thompson, 1962) y luego en el remake de Scorsese El cabo del miedo en un pequeño papel (el malo era Robert De Niro). Me quedo con "La noche del cazador".

pon dijo...

Era Kirk Douglas también, pero también Peck tenía hoyito. Ay qué hoyitos, cagonlamarsalada.

JOSÉ ÁNGEL HIDALGO dijo...

Me consta Justo que también te gusta John Wayne. Sin embargo, también imagino que se te caerían los palos del sombrajo cuando supieras que era facha alcohólico, que llevaba peluquín desde los 30 años y que pegaba a su mujer. Idealizamos sus personajes, no a ellos, afortunadamente.
Saludos.

Justo dijo...

Fíjate si me gusta que de hecho estuvo a punto de ser él el protagonista de esta entrada... desconocía esos detalles horribles que cuentas, aunque estaba claro que turbio era, ya dijo Maruja Torres que era un jodido padre.

Creo que estamos de acuerdo, en el fondo. Lo que pasa es que ese tipo de actores y actrices que repiten un papel prototípico nos acabamos creyendo que es el suyo en la vida real. Pero las distancias cortas siempre son otra cosa, claro. Yo tampoco tengo mucho interés en profundizar en eso, salvo con aquellas actrices o actores con los que ya establezco, por lo que sea, lazos más entrañables de admiración, y me apetece conocer más cosas de su vida. Eso me pasa más con actrices que con actores: Carmen Maura, Ángela Molina. Y no sé por qué me da también que las chicas defraudan menos, por lo general...

Anónimo dijo...

Os habéis olvidado de una gran película que protagonizó en los años 60: La hija de Ryan, de David Lean. En esa película hacía un papel que no se parecía en nada al de la mayoría de sus películas.

Tomás dijo...

En la hija de Ryan, Rober mitchum era ya un hombre maduro, cuya mujer se enamora de un joven oficial inglés. La historia se desarrolla en un pueblo irlandés durante la 1ª Guerra Mundial.

Justo dijo...

¡Gracias por tu aportación, Tomás!