miércoles, 17 de abril de 2013

A PROPÓSITO DE `TO THE WONDER´


Vengo de ver -¡casi flotando!- la última película de Terrence Malick, To the wonder, que, claro, me ha encantado. Había leído, por parte de cierta crítica, que en esta ocasión la cinta parecía una mala parodia de sí mismo, algo en lo que no estoy de acuerdo.

Y ahí va lo que os puedo contar al respecto:


-El cineasta prosigue con su línea poética, filosófica y espiritual de la que El árbol de la vida -a la que hay un guiño en esta película, en forma de tortuga marina- fue la cumbre.

-Parece que los espectadores que cayeron como moscas en El árbol... lo están volviendo a hacer ahora; es decir, que abandonan las salas o despotrican. ¿Por qué no se informarán antes de comprar la entrada, con lo caro que está el cine?




-La música es sencillamente maravillosa, siempre complementando el conjunto -transmitiendo armonía o inquietud-, pero no subrayando lo obvio. Y no es para menos: desde Shostakovich a Bach pasando por Tchaikowsky o Wagner.

-Ben Affleck apenas habla, pero aparece muy seductor. Olga Kurylenko y Rachel McAdams son adorables, aunque se pasan la película saltando, como en un anuncio de compresas.

-Javier Bardem está excelente, como acostumbra, con su tierna y susurrante voz interpretando a una especie de San Manuel Bueno Mártir puesto al día.

-Me ha sorprendido muchísimo saber que hay varias actrices, entre ellas Rachel Weisz, que desaparecieron del montaje final. Y es que el Montaje es definitivamente el protagonista de este film, depurado y estilizadísimo, que pareciera querer prescindir de todo lo prescindible a la hora de contar una historia que lo es sólo en su esencia.


-Para los fans de la V.O. os aclaro que se trata de un festín: se alternan el francés, inglés, español e italiano. En justicia, estamos más ante À la merveille que ante To the wonder: gana el francés: además hay cosas que sólo se pueden decir en ese idioma, todo eso de l´amour que nous ame...

-La crítica sesuda tipo Cahiers no ha celebrado del todo este nuevo eslabón en la carrera de Malick. Y no es, desde luego, por la decodificación de la historia ni por su montaje narrativo, sino por el mensaje supuestamente muy conservador que destila, en torno a la pareja tradicional en sentido religioso.

-Por mi parte, yo no he vivido así la película, que no me parece nada cerrada ni maniquea, sino totalmente sugerente y abierta a interpretaciones. Y aun en el caso de que así fuera, no me importa que una propuesta sea conservadora -faltaría más- si es rompedora -aunque en principio parecieran términos antagónicos- y honesta, como creo es el caso.

-Los fans de las reflexiones filosóficas sobre el amor no pueden ni deben bajo ningún concepto perderse esta película. Y a continuación leamos todos El banquete de Platón.

-A lo largo de muchas escenas tuve la sensación de que Terrence Malick se ha dejado imbuir del espíritu lynchiano en la caligrafía de su película: el modo de mover la cámara en los espacios cerrados y afuera, doblando recodos; el rumor que emerge del silencio; los juegos de miradas y la coreografía de movimientos -hay una escena magistral con la pareja en la parte de abajo y de arriba de la escalera de la casa-.

Lo Tenebroso, en fin, que emerge siempre entre los intersticios de la Claridad. Este Malick es muy Lynch.

Mi consejo: id a verla, amigos.








PROTAGONISTA EN `TO THE WONDER´


10 comentarios:

C. Noodles dijo...

Justo volvemos a coincidir.
Hace dos horas que la he visto y no se me borra de la cabeza. Me parece una extraordinaria película que rebosa poesía. Tremendamente hermosa, cargada de amor y existencialimos.
No alcanza el nivel de El arbol de la vida, porque esta es una obra maestra excepcional, pero "To the wonder" es realmente buena.
Por ponerle una pega, no me gusta Ben Affleck. Es un actor francamente limitado. En cambio, Javier Bardem está sublime.

Un abrazo!

El Deme dijo...

No me la pierdo.

Uno dijo...

No me líes que no.

senses and nonsenses dijo...

ahora me arrepiento de no haberla visto. las pésimas críticas, y sobre todo que no quería ver doblado a javier bardem me echaron p'atrás. la recuperaré en dvd.
soy de los que salieron más que maravillados de El árbol de la vida. he recuperado lo que te dije cuando se estrenó aquella, mira: ...yo estoy enamorado del montaje: una nueva manera de contar, un intento de hacer evolucionar el lenguaje cinematográfico. no sé que te parecerá esta idea, lo que Lynch hace con los sueños, Mallick lo hace con los recuerdos.....
me ha parecido curioso, compartimos mismo punto de vista.

Justo dijo...

C. NOODLES: No sabes lo que me gusta coincidir contigo. Es una película muy arriesgada, con momentos excelsos.

DEME: ¡Bien!

UNO: Hala...

SENSES: ¿Ya la han quitado por allí? Qué poco duró entonces.

Qué buena tu frase; pues sí, me pareció muy lynchiana, y eso para nosotros es un piropazo.

Besos a todos

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Me gusta mucho tu enfoque y acercamiento a la película: Más que lynchiano, lo veo totalmente unamuniano: "No quiero creer, pero tengo que creer", y "no me importa lo que otros crean, ya veré yo lo que creo o no, sobre todo si quiero creer (en el amor)", que es lo que parece que cuenta la historia. Es que es totalmente Unamuno y "San Manuel", no había leído la más mínima mención en ningún sitio, pero es cierto que Malick es bastante unamuniano (no sé si conscientemente ó no, igual tiene sus obras completas traducidas):

Está claro que nadie está coartando a este director en una búsqueda que desde fuera, desdeluego es misteriosa, magmática...y él se arriesga.Otra cosa es que le acabe pasando lo que a Lynch, que es que, dramáticamente, acabe no encontrando productores: No sé si hay "clichés" conservadores en la película, desdeluego mucho más en el cine actual, que va descaradamente hacia lo comercial y hacia el cine como negocio, más que como poesía, arte contemplativo, arte de los sentidos...Da para mucho más tu reflexión. Y también sobre qué busca cada uno en una sala de cine...
Me inclino más hacia un espectador experimental, que hacia otro atiborrado de palomitas, eso porsupuesto...A mi me encantó "The Master", a algunos críticos también, a otros no, y muchos espectadores dijeron que era aburrida: Había 6 personas en la sala, y al final quedamos 4, yo incluso tuve dos minutos de duda, y al final me quedé encantado.

Finalmente queda por encima nuestra experiencia como espectadores de las cosas, por encima de lo que nos digan ó no: Hay épocas que estamos más receptivos, otras que menos: Pero finalmente una película es para verla y disfrutarla, no para que se la cuenten a uno los críticos.
¡Besotes!

Mario Salazar dijo...

Te escribo acá que la acabo de ver no hace mucho y comparto tu entusiasmo, y es que me gusta Malick. Coincidimos en varios puntos, otros te tomo la palabra como en la música para lo que no soy especialmente dotado, y me parece interesante y audaz la mención de Lynch. Un gusto compartir impresiones. Un saludo.

Javier Arnott Álvarez dijo...

Gracias por la sugerencia, últimamente ando, debido a cuestiones personales, bastante descolocado.

Cristina dijo...

A mí también me gustó aunque no me maravilló. Estéticamente me parece intachable, Bardem genial y muy San Manuel Bueno y Mártir como tú dices, lo que pasa que la Kurylenko (su personaje) con todos esos saltitos por las flores me pareció bastante cargante.

Un saludo, Justo.

Justo dijo...

RIPLEY: Pues comparto todo lo que dices, en ese suculento comentario. Es muy unamuniano, sí..

Con respecto a lo del conservadurismo, me rebela un poco.. una película así nunca es conservadora... pero si transgrede todas las normas comerciales.. hay quien no soporta la espiritualidad, y no se dan cuenta de que los que son unos verdaderos curas, en el mal sentido, son ellos.

MARIO: Encantado por mi parte, y bienvenido.

JAVIER: Te gustará verla, creo..

CRISTINA: Un saludo también. ¿Nos conocemos en la vida real?

Lo de los actores que dices, totalmente de acuerdo. La pobre Kurylenko parece que está en la casa de la pradera.

Un beso grande a todos