lunes, 8 de abril de 2013

LO INCONCEBIBLE


Esperaba volver de este intervalo bloguero alegre de espíritu y ligero de equipaje, pero regreso compungido y entre lágrimas por esta abrupta noticia de la muerte de Sara Montiel. Seguramente me pasará como con Lola Flores y Rocío Jurado, que no llegaré nunca a asumir su deceso, pues se trata de algo abiertamente contra natura, que mujeronas así que para mí siempre estuvieron -como desde antes de la Creación- un día desaparezcan y nos dejen ya huérfanos, sin poder saber cómo reaccionarán ante lo que acontece. Es inconcebible... precisamente hace unos días Sara me regocijaba en un vídeo grabado para el musical A quién le importa, desde los laterales del teatro Arlequín... Ella me ha hecho reír a menudo, y llorar, ya desde pequeño, sobre todo cuando conocí las canciones de El último cuplé -Nena, El relicario...-, que yo asociaba, no sé por qué, al amor desmesurado que sentía y siento hacia mi madre.

Siempre he defendido que aparte de todo lo demás fue una extraordinaria cantante, porque para eso no hace falta tener un vozarrón, sino saber modular y transmitir. De ella -que en realidad no fue una de mis favoritas, aunque siempre la mirara con curiosidad y admiración- me llevo prendido el recuerdo de una entrevista que le realicé en los años de mi breve carrera periodística, cuando cometió el disparate de pedir el voto puerta a puerta con José Bono, lo que le permitió -miserias de la política- realizar una gira teatral acompañada por Pepe Tous, quien le soplaba al oído lo que tenía que decir ante según qué preguntas; allí fui testigo de que la leyenda de su lado bueno era verdadera, ya que le señaló en todo momento a mi apuesto fotógrafo desde dónde y cómo debía inmortalizarla. En fin, genio y figura.. Como bloguero y mitómano y fan de las estrellas del cine y la música española estoy y estaré un tiempo de luto riguroso.. y triste. Sara, Sarita, Saritísima...¡qué pena!



SUS PÍCAROS OJOS / SARA MONTIEL 
(De la película El último cuplé)

10 comentarios:

Alforte dijo...

Cómo he comentado en el blog de calamarin Sara siempre será la única DIVA que ha nacido en este país; DIVA las 24 horas del día.
Bsote

Uno dijo...

Te acompaño en el sentimiento. Creo, como tu, que tenía un estilo propio cantando como lo tenía para todo lo demás. Recuerdo que cuando empezó a mostrarse en público, mas allá de las pantallas, a la gente le pareció sosa. Haría de esa supuesta sosería su sello personal que se imitó hasta la saciedad.
Me setí muy orgulloso de ella cuando me cantaban sus canciones en español personas que no hablaban ni una palabra de nuestro idioma.
Inolvidable, Sara.

Florestán dijo...

Fue una mujer moderna y libre ...en un país envidioso y rancio.

Y sobre todo la más bella entre las bellas.

Fumar... era un placer.....
Un beso a Sara donde esté.

pon dijo...

La verdad, no me quita el sueño ni cuando vivía ni ahora. Quedan sus pelis y eso hace que en realidad no muera, como todos los artistas que dejan cosas que ver, escuchar, disfrutar si te gustan. A mí nunca me gustó, me parecía mala actriz, peor cantante y de bailar, poco, pero sí que creo que era una mujer muy inteligente, capaz de sacarse partido de la nada hasta ser una estrella. Claro que cayó en el momento justo y el sitio exacto pero eso también hay que saber hacerlo. Creo que sobre todo fue un personaje que se inventó y supo reinventarse casi hasta ahora mismo, y creo que fue la perfecta mala mujer que se redime de una época en la que las malas zorronas o morían o acababan monjas, en su caso ciega. Eso sí, guapa hasta rabiar.

Justo dijo...

ALFORTE: Totalmente de acuerdo. Bueno, también Rocío fue así.

UNO: Qué pena, Uno.. se va una parte de nosotros, de la España de los 50, 60 y 70 sobre todo, cuando muere alguien así te acuerdas de todos los que la siguieron, no sólo de ella.

FLORESTÁN: Tenía una personalidad arrolladora, inclasificable; nadie pudo ponerle cartelito de ningún rebaño.

PON: Bueno.. yo no creo que cayera en ningún momento justo ni sitio exacto, precisamente creo que nadó mucho contra corriente. Tuvo muchísimo mérito, porque nadie le regaló nunca nada, y venía de donde venía, de Campo de Criptana.

En cuanto a tu opinión sobre su forma de actuar o cantar es la de casi todo el mundo, que yo no comparto. Creo que fue una óptima actriz para el tipo de productos que realizaba -que me parecen muy dignos- y una muy buena cantante, a mí por lo menos me emocionaba su voz y su forma de modularla. Aparte de todo lo demás.. si ha sido la más imitada por los travestís durante décadas será por algo.

Un beso grande a todos

Javier Arnott Álvarez dijo...

A mi la pena que me queda es que éste país no le ha rendido el homenaje que se merecía, además para las nuevas generaciones es una total desconocida y eso me da mucha pena.

Justo dijo...

No nos caracterizamos, ciertamente, por respetar y mimar a nuestros artistas, sino más bien lo contrario. A mí es algo que me irrita, a lo que no acabo de acostumbrarme.

Con todo, Sara ha sido homenajeadísima en los blogs, y con mucho cariño, no así en los periódicos, que han preferido priorizas a la Thatcher en sus portadas. Tiene huevos, con perdón, la cosa.

senses and nonsenses dijo...

imaginaba tu emotivo homenaje. yo adoro todas sus épocas, incluso la última. fue única. a pocas permito que me mientan con tanta gracia.
era guapísima. es nuestra estrella. por culpa del éxito de El último cuplé no volvió a Hollywood. aunque me encantan los melodramas de Sara que vi de peque con mi madre, excesivos, kitch, todas eran igual (pero que más da!), la mala mujer pecadora que tenía que redimirse, o se quedaba ciega o perdía la voz, se metía puta o monja, o las dos cosas a la vez como en Esa mujer.

Justo dijo...

¿Y qué me dices de Pecado de amor? Maravillosa pecadora..

La vamos a echar mucho de menos.

senses and nonsenses dijo...

es aquella en la que se queda ciega? y cuando llega el galán de turno finge leer un libro del revés?