jueves, 22 de marzo de 2012

¿VUELVE EL ESPÍRITU CAPRA?


BROTHERS IN ARMS

Tengo ganas de ver Los idus de Marzo porque imagino que Clooney interpreta a un gobernador pringado en asuntos más que turbios... y eso supone el reverso de la medalla de su papel en Los descendientes, donde me recordó absolutamente a James Stewart, que a mi parecer es el actor clásico de Hollywood a quien más se asemeja... George más que el Cary Grant que se ha dicho me parece que es el Stewart de las películas de Capra, por ejemplo el de Mr. Smith goes to Washington -estrenada en España como Caballero sin espada-. El hombre campechano que no renuncia a los ideales sanos y tranquilos de la nueva patria americana, y cuya virilidad e irresistible atracción para las damas no se asienta en la electricidad de los besos de tornillo de Clark Gable o la exudación animal de Marlon Brando, sino en la templanza, el saber estar y ceder en un momento dado. Eso sí, con un toque nihilista impensable en el bueno buenazo y puritano Stewart.

LA CASA DE LA PRADERA

Y es que el cine estadounidense vuelve ahora a los valores de la patria temprana, tan revolcados por el fango durante las últimas décadas. Los descendientes, El árbol de la vida... se impone el retorno a lo natural, a la tierra como vínculo primario, al entendimiento entre padres e hijos a través de la comprensión y el diálogo, denunciando tanto el desarraigo como las imposiciones luteranas que tan bien reflejó el cine nórdico con Dreyer o Bergman. Después de la aventura del imperio, y cuando el declive -que ya anunció anticipadamente el canadiense Denys Arcand en aquella película alphavillera- es evidente, hay que volver a las raíces para que todo pueda seguir teniendo sentido.

VOLVER A EMPEZAR

Y el mensaje tiene que ser de esperanza: habrá luz a la salida del túnel, como la hay para el protagonista de la francesa The artist que el cine USA ha encumbrado. Divo del cine mudo condenado al ostracismo, a la muerte laboral, consigue, de nuevo, levantar cabeza, y reinventar su talento al son de los nuevos tambores -eso debe ser el reciclaje postindustrial-: es el cine en su función primera, la fábrica de ilusiones... Un hombre de mediana edad, como tantos otros que estos días en el mundo avanzado ven peligrar o desaparecer para siempre sus puestos de trabajo... ojalá y que todos ellos tuvieran su perrito, su mayordomo y su amada que los salve de las llamas. Claro que quizá lo tengan, y lo que falte sea el empresario que esté dispuesto a apostar de nuevo por ellos.


ESPLENDOR GEOMÉTRICO.-  Pero si hay una película que me entusiasma de esta nueva hornada que nos ha venido es El árbol de la vida. El interludio estelar y dinosauril me parece de lo mejor que ha dado el cine reciente. ¡Ah, sí! Desde luego. La historia que se narra está muy bien trenzada y es conmovedora en su austeridad, pero lo valioso y arriesgado reside en esos veintitantos minutos que han espantado al público de medio mundo. Sabíamos ya de las veleidades filosóficas de Terrence Malick, pero esta vez lo hemos flipado -y lo digo en el buen sentido-. ¿Cómo explicar el dolor insondable dentro de una historia convencional? ¿A qué acude quien no tiene donde acudir? A lo primigenio y genuino para todos, al misterio que nos une -porque la salvación tiene que ser colectiva-, a ese vértigo cuya sola imaginación constituye un desafío, a lo que fuimos y seremos todos unidos, al cosmos. Y por ahí entroncamos, claro, con la Puerta de las Estrellas y los monolitos kubrickianos de la nunca superada 2001. A veces, para concretar, el cine deviene abstracto.

LAS CHICAS SON GUERRERAS.- Y si parece que ha llegado el momento de que vuelvan los héroes con principios éticos anclados en la filosofía humanista, supermanes de valores para tiempos de crisis, qué podemos decir de las heroínas que se embutieron tiempo ha en el disfraz de mujeres duras. Analicemos los últimos papeles de dos clásicas de los 80, Sigourney Weaver y Jodie Foster. La primera ya no se dedica a cazar alienígenas alienantes -la amenaza difusa del otro para justificar la represión dentro-, sino a desenmascarar criminales y sinvergüenzas que se aprovechan del dolor ajeno para lucrarse -Red lights, del gallego Rodrigo Cortés, aunque en realidad sea cine en la órbita USA-: la mejor escena de la película se produce en el debate televisivo en que ella es acorralada. Sigourney es aquí una luchadora titánica, pero de los valores y las ideas.
Y la segunda interpreta el que es sin duda el personaje de Un dios salvaje en el que más se ceba Roman Polanski -y Yasmina Reza, autora de la pieza original de teatro- para poner de manifiesto lo nocivo de la corrección política que sólo esconde un egoísmo y una estupidez rampantes. Acabar con las falsificaciones para volver a lo que nos une y no a lo que nos separa.

CINE KEYNES.- Quizá el cine Obama añore el espíritu de las películas ejemplarizantes de Frank Capra. Sólo falta que en la política se añoren también las soluciones de Keynes, quien apostó por la recuperación de lo público para salvar a todos del naufragio de la crisis del 29, y acertó. Pero de momento parece que no se vislumbra esa fórmula.

(Pensamientos enlazados sobre las películas The descendants / Los descendientes, de Alexander Payne; Mr. Smith goes to Washington / Caballero sin espada, de Frank Capra; The tree of life / El árbol de la vida, de Terrence Malick; 2001, a space oddisey /2001, una odisea del espacio, de Stanley Kubrick; The artist / El artista, de Michel Hazanavicious; Red lights / Luces rojas, de Rodrigo Cortés y Carnage / Un dios salvaje, de Roman Polanski.)

((Mañana contesto a los comentarios de las últimas entradas; tengo muy poco tiempo estos días, pero los leo con mucho amor..)).

12 comentarios:

mundodena dijo...

Qué entrada tan interesante Justo, es muy inteligente y está muy bien escrito.
Por lo demás, estoy de acuerdo en casi todo salvo en los dinosaurios de The tree of life. Lo siento, pero me sobraron, quizá las galaxias no tanto, aunque es cierto que esa parte de la película tiene un carácter hipnótico.
Un abrazo

C. Noodles dijo...

Hola Justo.

Volver a los orígenes no les vendría mal a algunos cuantos.

También en recuperar las películas de Capra. Maravillosas historias que ya nos gustarían que pasaran en esta triste realidad que nos toca.

Respecto a "El árbol de la vida", pocos comentarios he visto y oido que les gustara la parte "documental".
A mi me parece una obra maestra toda ella. Un monumento al cine, a la vida, etc.

Un abrazo.

Uno dijo...

Hay que reconocer que cuando te pones a ello eres único. Estupenda entrada. De verdad me alegra que finalmente alguien me de una explicación al arranque de El árbol de la vida pero seguro que se podía hacer de alguna manera para que no pareciera un pegote.
Supongo por otra parte que no es casual esta vuelta a los valores. Surge de una necesidad.


Un abrazo

El Deme dijo...

Buena reflexión sobre lo que se lanza en las películas USA para intentar explicar la realidad que vivimos. Los idus de marzo y Los descendientes son películas interesantísimas que hablan, respectivamente, de la responsabilidad del poder y de la paternidad. Las películas de Terrence Malik son poemas visuales que hay que disfrutar con calma, sin prejuicios, y juzgarlos en su totalidad. Algunas de las películas que citas están dirigidas por europeos, que siempre han tenido una mirada microscópica sobre la moralidad USA (sí, amiguitos, esa que todo lo mide por el hecho de echar un polvo con alguien inoportuno y arrepentirse inmediatamente).
Por lo demás, George Clooney se merecía el oscar, en vez de ese chico francés tan exagerado en sus modales gestuales -primo hermano de Roberto Beningni-

alvaro Locx dijo...

Pues yo acabo de ver una peli oRson Wells y la verdad me gustán los clásicos

Ahora mismo veo con Marlene Dietrich el demonio tiene cara de mujer.

Javier Arnott Álvarez dijo...

Y ahora llego yo con las rebajas de Enero, que por cierto ya han pasado pero seguimos de saldo, a ver si vendemos todo el bacalao. Y no será que los guionistas de Hollywood andan faltos de argumentos y buscan el tirón fácil de la USA eterna, God bless America, en plan veis como el sueño USA no se ha convertido en una especie de nightmare y nada mejor que reeditar grandes clásicos pasados por la trituradora, por cierto muchos de ellos por no decir casi todos dirigidos por Europeos de la gran diáspora......jejejejeje

Justo dijo...

MUNDODENA: ¡Gracias! Pues a mí los dinousarios me gustaron, pero mucho mucho, jaja.. de hecho, los eché en falta en la segunda parte, me hubiera gustado que reaparecieran.

C.NOODLES: Eran películas sentimentales, pero muy honestas, me parece; respetaban mucho al público. ¡Pues ya ves, a mí me flipó esa parte de la película! Y toda entera, te doy la razón.

UNO: Bueno, otro piropillo. Fui con muchísima expectación a la película, cuando ya había oído de todo.. y de verdad que me entró todo natural, como si bebiera un vaso de agua.
Y sí, estoy seguro de que se da esa necesidad.

DEME: Tu comentario es tan interesante como esas películas. Los idus de Marzo lo mismo cae esta semana. De acuerdo completamente con tu definición sobre el cine de Malick.

ÁLVARO: Hay que conocerlos, son imprescindibles..

JAVIER: Ya sé que tú eres muy europeísta, jaja..

UN BESO A TODOS

senses and nonsenses dijo...

buena reflexión! por qué no reaparecen los dinousarios en la parte final?, en ese cielo new age que no sé si me sobra, pero que defiendo aunque sólo sea por lo arriesgado de incluir semejante osadía...
yo estoy enamorado del montaje: una nueva manera de contar, un intento hacer evolucionar el lenguaje cinematográfico. no sé que te parecerá la idea, lo que Lynch hace con los sueños, Mallick lo hace con los recuerdos.

mis otras películas favoritas del año, Shame o Drive, tienen poco o nada que ver con esa vuelta a los valores... o la radiografía que hacen Polanski/Reza sobre la sociedad actual, brutal.

adoro el cine de Frank Capra, pero sabrás que le han catalogado de todo, de una cosa y la contraria. pero seguro que hay alguna peli de Capra adecuada para estos mmtos. (Juan Nadie?).
para mí, Vive como quieras es la película más libertaria de la h.del cine (salvando las distancias, como nuestra Amanece que no es poco).

me ha encantado el post. no he visto Red lights. y me da pereza Los idus de Marzo

Justo dijo...

¡Eso, tenían que haber salido de nuevo! Jaja.. para cerrar el ciclo. A mí me parece una propuesta arriesgadísima, personal, ilusionante.. sí, me gusta la comparación con Lynch a ese otro nivel.

Bueno, Shame y Drive.. Ryan Gosling quiere ser bueno, se enamora de su vecina, da todo por ella, aspira a lo más convencional y universal. Y Fassbender está avergonzado, sufre mucho, no disfruta de su libertad, y su hermana no digamos. Se consideran anómalos, ambos.

Hay muchas películas de Capra que no he visto.. o que vi hace muchos años y no recuerdo bien.. me encantaría verlas de manera ordenada. Por ejemplo, la comparación del Vive como quieras -que no he visto o no recuerdo- con el Amanece que no es poco me ha dejado turulato, jaja.. ¡la tengo que pillar a toda costa!

Red lights se deja ver, pero me decepcionó bastante en comparación con Buried. Los idus de marzo, que vi finalmente esta semana, me ha parecido interesantísima: no la dejes escapar.

¡Un beso!

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Muy interesante entrada y análisis: No es que no lo comparta, lo comparto plenamente y ojalá volviera el "espíritu Capra": Tristemente, el americano medio ,tal vez, no es tal y como lo vemos desde Europa, me temo: Por un lado, las nominaciones a los Oscar han sido muy, muy conservadoras: Parece que se han abierto al nuevo cine que se hace en el mundo, pero no lo han hecho en absoluto para nada, exceptuando "The Artist".

Por otro, en el box-office oficial de "Variety" todas las películas pro-europeas ó europeas directamente, aparecen muy al fondo de la lista: "The Artist" ocupa el puesto 19 después de los Oscar, no está tampoco tan arriba, "Shame" el 66, "Carnage" el 89, y nuestro Pedro el 99. El mayor éxito europeo, este año en Estados Unidos, tal vez sea "Pina", que ocupa el puesto 50: En cuanto a "The Tree of Life", decir que simplemente ha desaparecido del box-office hace tiempo: ha obtenido una discreta recaudación en Estados Unidos. No ha llegado nunca a los primeros puestos, ni siquiera a los medianos: Ha sido un relativo fracaso allí, con escasa ó casi nula presencia en los Oscar: dato muy relevante a pesar de la poderosísima producción: si hay un movimiento "humanista", este no parece interesar en absoluto a la industria: No lo apoyan, directamente.

Lo que parece que más está petando y de una forma muy, muy clara es la evasión y la ciencia-ficción: En ese sentido triunfa una peli terrorífica (entre el terror y la ciencia ficción), de título muy indicativo: Se llama "The Hunger Games" ("Los Juegos del Hambre"): Estados Unidos ha desaparecido en la película:-), se llama "Panem", un país de doce distritos aislados entre si, controlado por un Capitolio... Es una fábula futurista de violencia adolescente, algo así: Se acaba de estrenar y va la primera en Estado Unidos ahora: Se estrena en España en Abril...

"21 Jump Street" (que aquí se estrenará como "Infiltrados en clase"), también tiene como protagonista a un público adolescente: Nada menos que un par de policías que se infiltran como estudiantes en un Instituto, para descabezar una red de narcotráfico en el propio instituto: Entre fábula realista y blade-runnerista, más bien casi roza también el terror y la ciencia-ficción, porque habla de redes de droga en los institutos de secundaria: Va la segunda en la taquilla y se estrenará aquí en Mayo: Todas las películas que le siguen en los primeros puestos son de acción, evasión ó ciencia-ficción...

Si atendemos a que el gran lanzamiento después, de cara al verano, es "Prometheus" de Ridley Scott, que es una fábula -parece que terrible- de ciencia-ficción e inquietante terror a partes iguales, yo creo que los tiros van un poco por ahí -no lo sé-...Porque además es que los grandes estudios, tienen anunciada ya para 2014, la filmación de una secuela de "Blade Runner".

Me temo que entonces los dinosaurios y los planetas, apuntan al más allá, a la evasión pura, por el momento: Estoy mirando y observando, y alomejor la "corriente Capra", se refirma cuando veamos "luz al final del túnel"...Me temo que ni los norteamericanos ni nosotros (nosotros mucho menos), vemos por el momento luces al final del tunel. Parece que los norteamericanos no sólo no ven luces sino más bien monstruos, porque el cine americano que se avecina, intuyo que va a ser bastante-bastante terrorífico...pura evasión, ciencia-ficción y terror. Al menos parece así...

¡Besotes!

Justo dijo...

¡RIP!: Gracias como siempre por tus comentarios tan generosos y que tanto aportan.

Hoy precisamente he visto Chronicle, otra película sobre adolescentes, en este caso con poderes.. es interesante.

Iba a decir que el género de ciencia ficción, violencia y catástrofes se acentúa en momentos de crisis, pero creo que en realidad siempre ha estado ahí, fuera cual fuera la situación. Concuerdo con lo que dices, además es incontestable, por la información que aportas.
Aunque yo lo que quería decir es que quizá signifique algo que varios autores de relevancia estén enfocando su punto de mira hacia la recuperación de determinados valores. Creo que son cineastas que influyen, aunque no sean los más taquilleros...

¡Un besote!

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Bueno, si se acentúa la crisis mundial, creo que la industria tirará de ciencia-ficción y rodará más: No es que el cine estilo Capra y humanista haya dejado de existir, ó no renazca, y tenga maravillosos exponentes, claro: Lo que pasa que si finalmente en España vamos hacia los cinco millones de parados, Francia roza los tres, y en Norteamérica, la crisis se agudiza y se disparan, es evidente que los Estudios y las Majors, enfocarán y aumentarán los temas de evasión hacia ésos sectores..., que finalmente consumirán más ocio: Por eso intuyo que la temática de evasión y ciencia-ficción si la economía no va bien, se "inflará"...

"The Hunger Games" está primera en taquilla, pero está recibiendo muy buenas críticas desde el cine de arte y ensayo, sorpresivamente: Aparentemente taquilla y calidad no parecen disociarse en las críticas que he ido leyendo: parece una fábula aterradora, una especie de juego de rol, en un escenario de gran recesión, con un algo inquietante estilo "La Cinta Blanca" y con una especie de policías del orden, con el casco y uniforme calcados a los de Truffaut en "Fahrenheit 451": Lo comprobaremos aqui el 20 de Abril... Es un fenómeno también que supera al propio cine: El tercer estreno en términos absolutos, más seguido de la historia del cine norteamericano: Veremos cómo es recibida aquí, y también si en "Prometheus", Scott se supera...
Igual toda la ciencia-ficción fracasa, ó no cuaja, y Malick vuelve a triunfar de nuevo: Rodando también está, desdeluego, y ya casi terminando una nueva película...Finalmente somos los espectadores, también, quiénes vamos eligiendo, al no ser el cine una ciencia exacta, nunca se sabe, la verdad...
Besotes.