viernes, 17 de julio de 2009

EL CINE ESCOLAR DESPUÉS DE `ELEPHANT´


Hay un antes y un después de Elephant (Gus Van Sant, 2003) en el cine de género escolar. Esta película poética levantó acta de defunción de la escuela, o la enseñanza, tal como la conocemos. Todo está en mutación, el desorden es innegable. En consecuencia, El club de los poetas muertos o Mentes peligrosas son antigüallas que si nacieron carcas en su estreno, a día de hoy nos sonrojan. Van Sant esbozó en cuatro trazos la situación. Se dejó de monsergas y miró de frente en su film minimalista y certero. Y esa constatación no se puede obviar. Por eso, lo que nos va llegando ahora son distintas panorámicas del naufragio, reflexiones nihilistas, piezas sueltas del rompecabezas que ya no se puede recomponer. De la última hornada rescatamos La journée de la jupe, Entre les murs y Die Welle.

LA JOURNÉE DE LA JUPE
D. Jean-Paul Lilienfeld, con Isabelle Adjani, Denis Podalydès, Yann Collette. Sin estrenar en España. Vista en Le Lucernaire, París.



La primera escena es una de las más violentas que he contemplado en los últimos años. La entrada de una profesora con su grupo de alumnos al aula. No son gratuitas las imágenes, ya que nos ayuda a comprender lo que sucede cuando esa profesora previamente intimidada y vejada, poco después, se hace con el revólver de un alumno, en principio podemos suponer que para requisarlo, aunque luego ya no lo devuelve... pierde los estribos y se dispone a dar una clase alocada, pero manteniendo el orden, inquiriendo a sus alumnos sobre cuál era el verdadero nombre de Molière, por ejemplo... En ese tiempo de tensión y sin salida posible, los chicos descubrirán algo que no imaginaban de su profe.


ISABELLE ADJANI: EL REGRESO DE UNA STAR
La journée de la jupe -El día de la falda- ha supuesto la vuelta por todo lo alto de Isabelle Adjani, estrella francesa de los 80, en uno de los papeles más importantes de su vida. Un tour de force claustrofóbico que seguro tendrá su recompensa en los próximos premios César. Aquí es profesora de suburbio, un papel ahora tan épico como antes lo era hacer de sheriff corrupto o de cabaretera de salón.

Ha sido un pasote y una gozada mitómana la reciente portada del Paris Match, con ese pedazo de titular: Je reviens. J´ai envie de plaire. Je veux quelqu´un qui me protège. (Vuelvo. Tengo ganas de gustar. Quiero alguien que me proteja).
¡Bienvenida de nuevo! Y que se estrene ya la cinta en España.



ENTRE LES MURS / LA CLASE
D. Laurent Cantet. Con François Bégaudeau, Vincent Caire, Olivier Dupeyron. Vista en Cines Verdi, Madrid.


Poco queda por decir de esta película que se llevó la Palma de Oro en Cannes 2008 y que ha tenido un gran eco internacional, España incluida. En París se ha llevado también al teatro este diario realista de un profesor desengañado -tiene que ser curioso, en escena intercambian papeles los actores que hacen de profesores y de alumnos, como viniendo a decir que ambos son víctimas de lo mismo-, que comienza a caer en pendiente precisamente por tomar muy en serio su trabajo. ¿No hay comunicación posible? ¿Dónde quedaron los años de la renovación pedagógica, del voluntarismo social? No queda ni un solo atisbo de esperanza, el profesor Bégaudeau y sus alumnos acaban inermes, escaldados, ateridos. Es como si Alien, el 8º pasajero, se hubiera colado en el aula. Depresivos, abstenerse.
(A Laurent Cantet ya lo conocíamos por otras buenas películas como, por ejemplo, L´emploi du temps).

DIE WELLE / LA OLA
D. Dennis Gansel. Con Jürgen Vogel, Frederick Lau, Max Riemelt. Vista en Le Lucernaire, París.



Un profesor cool ha de impartir, contra su voluntad, un seminario sobre el totalitarismo en el instituto. Su personalidad es más bien anarquista, antisistema... pero idea un método para conectar con los alumnos, para que se sientan partícipes y aprendan... Pronto el juego didáctico se le va totalmente de las manos. ¿O era lo que pretendía?

La película funciona como divertimento sádico, en la línea de la también alemana y extrema Das Experiment, de Oliver Hirschbiegel (2001). Pero es muy poco creíble que en un lapso tan corto de tiempo se pueda liar la que aquí se lía. Para amantes de la iconografía e idiosincrasia alemanas.

No hay salida, there is no future...

22 comentarios:

Jose dijo...

Muy buen post, eso lo primero y bueno que decir, las dos son buenas, pero me impactó más LA OLA, sin embargo ELEPHANT me desilusionó, pero esto como todo, es una opinión mia.

"La Ola" debería ser vista casi de forma obligatoria, para que entendamos como nacen los totalitarismos.

Un abrazo y buen fin de semana.

Champy dijo...

Elefante es un Total y Enorme parteaguas en la historia del Cine.

Siempre se hablara de un ante sy un después definitivo.

Lo mejor de Van Sant y una de mis favoritas...bueno entre mis 20 favoritas.

La Adjani es una Diosa....si no estuviera casado con la China quizá la consideraría para ocupar su lugar.

2046

Madame X dijo...

En tema de aulas me he quedado con Sidney Poitier... En esos ciclos de pelis antiguas que daban por la tele.

Un beso.

gaspashá gorkovskaya dijo...

A mí La Ola me gustó mucho, me resultó creible. Es lo que hacen con nosotros. No olvidemos que vivimos en un Matrix en todos los aspectos. Fantástico artículo, como siempre. Da gusto leerte, admirado Justo. Un abrazo

AntWaters Daza dijo...

A mí me gustó Elephant, pero también mentes peligrosas y los poetas muertos; que quien diría que el Watson de House vendría de allí, si se pegó un tiro; el cine es una cosa de locos, Justo; sooobretodo tal y como se lo han montado, porque, bueno, mi tía me contaba que su tía, espero que no te pierdas, medio se dejaba dormir y al despertar, al incorporar de nuevo la cabeza, confundía la película acabada con la que acaba de comenzar, y ella, ella no echaba a nadie en falta; el malo era el malo, el bueno bueno; quizás notara algún cambio pero, bueno, un tinte, una mala noche o un buen tirón del cirujano lo explica todo ;)

Elephant, como digo, me gustó, pero igual demasiado poética, demasiado... tanto plano de pateo pasillo arriba pasillo abajo creo que no lo soportaría; en cambio vi "klaas", una peli rusa, sobre las mismas aulas y, sips, mejor; lo que más dura porque al protagonista, chungo serlo con semejante historia, no le toca, para bien, nadie, absolutamente nadie; pero esas cosas pasan, ¿verdad?, dijo él :P

Besos de seguro que no, que fue un sueño, una historia de fantasmas

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Bueno...el cine de los "college", educativo, escolar...como se quiera llamar, es todo un género en si mismo.
"Elephant" es un punto y aparte, a mí me pirra, pero no sé si sería incluso "terror psicológico" ó "thriller" casi...Ahora está de moda mezclar generos,y es evidente que la violencia lo impregna todo. "Mentes peligrosas" está bien, con Michelle, y, es increíble, pero "el club de los poetas muertos" la ví en un cine en el norte de Italia, en italiano...me gustó, aunque es un poco ñoña y tal, pero está bien...lo que pasa que no puedo con Robin Williams: me dí cuenta entonces, al vérlo en italiano...Es que no puedo con él:-)
Del cine ya clásico de "College", mencionaría mis dos favoritas: "If" de Lindsay Anderson (ésta peli me volvió loco) con un impresionante Malcolm McDowell jovencísimo...y "Another Country". De las francesas hay dos puntos y aparte, pero ya no son de adolescentes, claro, sino de educación infantil: "Ça commence ajourd'hui" ("Hoy empieza todo"), que yo creo que es la gran peli humanista del cine sobre educación (me resultó una pasada, creo que ya has hablado de ella más veces) y otra, que es menos conocida, que es otra pasada que es "La Fracture de Myocarde" ("La fractura de miocardio")...que también es bestial.
"La ola" no la he visto aún, pero "El experimento" sí, y bueno...es lo que tu dices...un poco ratas en el laboratorio... y "ciencia-ficción educativa", que también es un sub-género..., y bueno, pues si salen culillos, pues alegra la vista...
Es que hoy día por lo visto, meterse en un colegio, la cantidad de profes que hay con depresiones, la desestructuración de todo...casi que lleva a plantearse ó pensar si la educación es posible (el "no future" que dices tú), ó si estamos volviendo a una especie de Edad Media, y una ley de la jungla...
Son fenómenos nuevos, claro..., tampoco la medicina había registrado nunca casos de niños que mueren de ataques al corazón (de infartos), por jugar a la play, y parece que hay bastantes casos...es alucinante (Igual el futuro está en hacer una Wikipedia para niños y que aprendan enganchados a internet. En cualquier caso...es aterrador...).
Bueno, de "La clase" ya te comenté una vez...un poquillo deprimente (pero es lo que hay). La vuelta de la Adjani me parece formidable, no puedo imaginármela sin imaginar a "Adelle H" de Truffaut...Otro debate posible sería el "photoshop" de la foto del "Paris Match" ó si se hecho algo (parece que bastante)...no tengo un criterio claro sobre eso..., no lo sé. Desdeluego, pómulos, arrugas y labios, perece que se haya hecho de todo...Es guapísima igual, y un actrizón, supongo que es un cierto precio al que nos debemos acostumbrar, no lo sé, tampoco la Deneuve, con los rumores de que si lleva una malla de platino debajo de la cara, ni la Loren, pareciera que tuvieran 70...
Todo cambia, claro, porque...¿Y si dentro de 25 años, las actrices -y los actores- llegan a tener 140, 150 años? Lo estoy pensando y claro..., 70 sería la juventud de la madurez, a mitad de una vida:-). Tomaremos ampollas de "revital", ejjeje, que lo anuncia Julia Otero.
Besotes.

pon dijo...

Me encanté Mentes peligrosas porque me encanta Pfeiffer, aunque me gustó muchísimo más en el mismo género y parecida, Rebelión en las aulas. Los poetas muertos es que con el Williams por medio me da urticaria pero la peli estaba bien.
Elephant no la he visto. la clase si. La ola también y me gustó mucho. No sé si el tiempo que emplean es el suficiente para montar semejante pasada de experimento pero me da la impresión de que es probable. Cualquiera que hayamos tratado con grupos de adolescentes sabemos que es posible. Tampoco los grupos de adultos vamos muy por detrás.
Me encantó, me pareció todo un estudio diseccionador del gregarismo humano, del comportamiento grupal, sobre todo de que la masa tiene muchas cabezas y ningún cerebro.....no escatima nada. Los actores estupendos, sobre todo el profe y el alumno "guardaespaldas". Una peli que debería ser tan obligatoria en los coelgios y institutos como La Celestina.

El género de aulas es eomplicado, o acaba siendo deprimente o acaba siendo ñoño......el tema es muy difícil. Creo que para los adultos es un espejo duro de mirar y por eso caemos en los dos extremos, y creo que entender a los adolescentes es tan difícil que caemos en todos los tópicos según nos haya ido la vaina. Y desde luego hasta en el cine manipulamos, manipulamos.....

pe-jota dijo...

Dando en el clavo, tal vez exista o hay existido hasta hace bastante poco una tendencia proteccionista con respecto a los adolescentes y un cierto sentimiento exculpatorio de ciertas actitudes que han ido degenerando en lo que vemos actualmente, aunque yo culpo directamente a sus progenitores y la absoluta desidia que demuestran, pero esta bien que el cine comience a enfocar el tema de una forma más real, por cruda que sea. Con sus luces y sus sombras, con todos los conflictos que se están generando.

molano dijo...

Pues está visto que tengo que ver ELEPHANT pero sobre todo me han entrado unas ganas enormes de ver LA JOURNÉE DE LA JUPE.
Quiero aprovechar este pequeño espacio para reparar la injusticia que se está cometiendo aquí ignorando la gran aportación al género de Lulú en "To sir with love".
Super post.

JOSÉ ÁNGEL HIDALGO dijo...

Sinceramente no sé qué tiene que ver 'Elephant' con el cine escolar. Es una película sobre psicopatías: la escuela es un entorno, igual hubiera valido un hospital, un parque, un cine. Es una película mediocre, de la que sólo nos queda el niñato con la camiseta amarilla del toro de Osborne: es imposible verla de nuevo sin hastiarte. Ojalá hubiera servido para que hubiera un antes y un después en el género escolar: el 'después' es que ya nunca jamás se hiciera cine sobre profes y alumnos: género achicharrante y manipulador donde los haya.
Un saludo.

Chico,la Lola 2 dijo...

Ya me estoy bajando Elephant,si la encuentro en VOS.Vi en su dìa Die Welle,me gustò,y creo que recordar que ya me hablaron de esta pelìcula,bueno,no de ésta,sino otra con temàtica parecida,realizada también en Alemania,a pesar de que esté basada en un experimento que un profesor americanos realizò en California.
Yo no puedo con la Adjani.
El otro dìa me bajé "Le temps qui reste" y me acordé de ti,aunque no sé si fuiste tù u otra persona quién "me hablò" de esta pelìcula.
Sobre educaciòn ,colegios e internados me encantò Bienvenido Mr Chips,pero la versiòn musical de Herbert Ross,con Peter o'Toole y Petula Clark (qué marica ha siedo siempre ella), màs que la versiòn de Robert Donat y la Garson.Pero claro,a ti te darà la risa floja,jejeje...

senses or nonsenses dijo...

yo tpc considero Elephant dentro del género Semilla de maldad/Rebelión en las aulas, no sé. más que de educación es una reflexión sobre la violencia. La ola tpc estoy muy seguro. y es más que probable, puesto que está basado en hechos reales, pero como decían arriba en un experimento realizado en EEUU...
La clase, sí, y es desesperanzadora, pero sigue la tradición francesa que empieza con jean vigo y su Zero de conduite, que homenajea Truffaut en Los 400 golpes. y casi todos los grandes directores franceses tienen alguna película sobre el tema, no?
a mí me gustó mucho. me parece una justa ganadora de Cannes.

un abrazo.

El Deme dijo...

Mis películas de género escolar favoritas son "El espíritu de la colmana" (la profe Laly Soldevilla) y "La lengua de las mariposas" (el profe Fernán Gómez). Por supuesto que La clase es impactante: esa imposibilidad de acaparar la atención de adolescentes diferentes con puntos de vista sobre la vida tan distintos es un verdadero muro difícil de escalar. La Adjani es un actrizón, a mí me gustó en la Antonieta de Carlos Saura, pero en La pasión de Camille Claudel haciendo de escultora loca estaba genial. A lo mejor ella también va de loca por la vida, creo que el ponerse esos pómulos tan falsos ha ido en contra de ella, yo siempre la imagino en el cine de heroína, a diferencia de la Huppert que la veo más de andar por casa, más cotidiana, con pecas y todo.

Justo dijo...

Tantos comentarios interesantes que no sé por dónde empezar.
Cada cual tiene su punto de vista y todos igual de válidos cuando se razonan. Pero yo sigo en mis trece. Elephant es cine escolar, y hay un antes y un después. Claro que es reflexión sobre violencia y sobre psicópatas y terror psicológico. Precisamente por eso inaugura la nueva olas de películas de este género, en una situación en que tantos centros docentes están marcados, en la actualidad, por la violencia, con guardas jurados y policías en algunos centros, con armas, con amenazas, con bullying, con depresiones... ¿Eso no es violencia? ¿La journée de la jupe es también cine de violencia, no es cine escolar? En determinados países, no sólo en EEUU, se han dado las matanzas colectivas, pero especialmente en centros escolares. El hecho de que sean allí, y no en un supermercado, por ejemplo, quizá quiera decir algo.

Como dice Ripley, la mezcla de géneros es lo más habitual hoy -en eso es un maestro nuestro Almodóvar-. Die Welle tendría un poco de género escolar y otro tanto de cine tipo Das Experiment, que no sabría cómo calificarlo. También La journée de la jupe tiene un poco de Thelma y Louise.

¿Elephant aburre en las revisiones? A mí me ha pasado al contrario, José Ángel. Al revisarla me ha empezado a fascinar... la primera vez es una película que llega a cansar un poco, con tantas escaleras y pasillos, como dice Ant... pero la segunda se paladea su extraña belleza.

Justo dijo...

Una wikipedia para niños, jaja.. pues quién sabe.. lo que está claro es que hay que pensar algo, porque esto se va de las manos. Y las víctimas principales son los alumnos, está claro.

De la batería de películas que han surgido hay dos que no he visto y me encantaría: la Klaas que cita Ant y Bienvenido Mr. Chips versión Herbert Ross.. estaré atento, por si las puedo pillar.

Isabelle Huppert hubiera merecido una entrada para ella sola. No sé lo que se ha hecho en la cara, la tiene un poco hinchada, como si fuera una muñecona repollo, pero está muy bien... ¡¡Me encanta!!

¡Que se estrene ya LA JOURNÉE DE LA JUPE en España!

Besos, gracias a todos

pon dijo...

A mi no me extraña nada esa violencia y esas matanzas. Primero, tenemos los adultos la extraña y abusrda idea de que los críos son bebés hasta los 18, y los adolescentes no son niños. Siempre que pensamos en las escuelas pensamos en los profes deprimidos y que no pueden dar clase, pero no pensamos en los alumnos a los que los profes deprimen, en los que no les hacen ni caso, en los alumnos invisibles, en los que el profe de turno relega, nadie se pone a contar cuántos alumnos ha deprimido un profe, o un centro............y los adolescentes están en el momento más extremo de la vida. Que alguno se le vaya la pinza alguna vez y coja una pistola, en un país donde es más fácil comprar pistloas que alcohol, y se lie a tiros es, si no normal, en cierto modo lógico. Aquí lo solventan machacándose el hígado los findes o yendo a clase colgados. Pero como no matan a nadie, les expulsan si hacen jaleo y nadie hace un recuento de alumnos perdidos. Solo de profes. Pero por cada profe hay una media de treinta alumnos..........

Por cierto y no siendo peli, bueno hubo una infame, ha muerto hoy Frank McCourt, autor de "Las cenizas de Ángela" y sus dos secuelas, en las que además de su vida hay una disección de las escuelas católicas irlandesas brutal, del ssitema de enseñanza americano, toda su vida giró en torno a la enseñanza. He sentido mucho su muerte.

Justo dijo...

El alumno tiene que ser el centro del sistema, está claro, como la persona que está enferma del sistema sanitario. Me reconozco en tus opiniones, Pon, siempre han sido las mías, pero ahora que desde hace un tiempo estoy en el otro lado las mantengo, aunque matizadas. Es un asunto muy complejo, que a veces se escapa de las manos tanto de profes como de alumnos -aunque al final todo se pueda solventar a través de la simple comunicación-. Yo no puedo evitar verle el cariz político. En mi opinión la educación ha de ser pública y en todo caso si hay privada que no tenga ninguna subvención del Estado, eso me parece una aberración. Parecerá que no tiene nada que ver con lo que sucede, pero yo creo que eso está en la raíz de todo. Porque las cantidades ingentes de dinero que van a los colegios privados podrían invertirse en la mejora de las condiciones de la pública, con menos alumnos por profesor, más medios para atender a quien lo necesita... mil cosas. Y quien tenga su negocio me parece muy bien, pero no creo que lo debamos pagar entre todos.

No leí nada de Frank McCourt, pero si a tí te gusta seguro que merece la pena.

Un beso

pon dijo...

Mucha razón tienes, el sistema de subvenciones, concertaciones o como se quiera llamar es perverso en si mismo. Y encima casi todos religiosos, la perversión absoluta. Genera gran parte de los problemas actuales en la ensañanza.
Yo he estado en los dos lados. Sé que ser profesor es la profesión más difícil pero la más gratificante también. Y como no te guste, vamos dados. Creo que hay una(también) tendencia a que el que acaba una carrera, si no encuentra trabajo de lo que le gusta, acabe dando clase para poder comer, y eso también es una aberración del sistema, no solo eliminando posibilidades a los universitarios sino empujando a la enseñanza a quien no tiene maldita las ganas y creando profesores desmotivados, agobiados y al final pasotas. Afortunadamente la enseñanza pública está más llena de lo que parece de profes con unas ganas, una moral y un empuje que emocionan.
Pero también estoy en el otro lado y veo cada dia, y he tenido en casa, alumnos víctimas de profes sin escrúpulos. Y cuándo, después de que tu hija vomita cada dia que se levanta para ir a clase, que no come, que se pone enferma, que las piernas no le responden cuando sube al autobús que la lleva al lugar que debiera ser de aprendizaje y no de sufrimiento, cuando te cruzas con esa o ese profe y encima te pregunta porqué tu hija no va a clase, solo te dan ganas de hacerle sangre. Y comprendes muchas cosas, aunque no las hagas. O te vas antes de hacerlas.
Los centro de enseñanza del nivel que sea deben ser los lugares donde se te abran las puertas del mundo, donde se te den todas las posibilidades de elección. No donde se te corten las alas. Y desgraciadamente hay demasiados centros donde se dedican al esquileo. Esos centros tambien esquilan las alas de los profes de verdad.

Justo dijo...

Estoy de acuerdo...

(Al final, las relaciones humanas son lo que nos salva, como en todo. Y si tú muestras y demuestras y sientes interés y afecto y comprensión por tus alumnos, ellos te lo van a devolver. A veces, con creces, de una manera bestial. Pero para que esa flor crezca, tiene que haber, también, las condiciones adecuadas).

pon dijo...

Exactamente.
Montemos un cole, Justo.

Besos miles.

Justo dijo...

Por cierto, Chico La Lola, es posible que sí, que fuera yo quien te habló de Le temps qui reste, hace ahora un año. Y estos días también la ha llevado a su página Marichuy, de Mélange.

Capri c'est fini dijo...

¿A quién le decía yo que Isabelle Adjani estaba más perdida que el barco del arroz? Pues qué casualidad, espero que regrese para quedarse, aunque me temo que ese tipo de actriz tiene una mala transición a papeles maduros. Pero sería una pena.
Me gustó Elephant, cosa rara, porque no me gusta nada el cine escolar, me parece tan irreal (especialmente el estadounidense) que parece mentira que los directores y guionistas hayan estudiado alguna vez en un instituto. Seguiré tus recomendaciones, en cualquier caso.

Un abrazo.