jueves, 25 de noviembre de 2010

DE VUELTA A MI SANGRE DE AMOR CORRESPONDIDO



-¿Cuál fue la última vez que me viste?

Él la vio por última vez hace diez años, ocho años. Después nunca más. Fue en Cocotá, Estado de Río. En la plaza, del lado de la iglesia ¿verdad? ella le fue al encuentro, tenían cita ¿o cómo fue la cosa? de ahí salieron juntos, hasta el Club Municipal, a bailar toda la noche. ¿Y qué más pasó con ella? Estuvieron en el baile hasta las dos y media de la madrugada, después se fueron a un hotel a hacer sus cosas ¿está claro? aquella noche.

-¿Y nadie se dio cuenta, que una chica de quince años entraba a un hotel?

En el club había mucha gente, el pueblo no era muy grande, seis mil personas, seis mil habitantes. Pero se podía ir a un hotel, sin problemas, no ahí, en otro pueblo cerca ¿está claro? llegaron y tomaron una cervecita y demás. Fueron en automóvil, en esa época él tenía un Maverick, otros tiempos, después él entró en picada, y nunca más tuvo automóvil. El año que viene se va a comprar uno financiado, si Dios quiere.


LA DISTANCIA / ROBERTO CARLOS


-¿Qué baile era ese?

Era un baile con música de Roberto Carlos, todo el tiempo, toda la noche discos de Roberto Carlos. También había otros lugares para ir a noviar, estaba la pileta de natación, para unos señores baños, y la cascada. Se subían por las piedras, se ponían el bikini y el pantaloncito de baño, se metían entre los árboles, ahí mismo está la selva de veras.

(...)

-Dicen que me llevaste una vez entre unos matorrales, solos lejos por el campo ¿es cierto?




Fue a la de pelo negro que él se llevó a los matorrales, una cuestión muy diferente. La rubia fue en el hotel, la María da Gloria. Fue lo siguiente: llegaron a la pieza, se dieron una ducha ¿no? la ropa no había modo que ella se la sacase. Él se puso medio furioso. La agarró con fuerza, "¡No!", gritó ella, "¡A acostarse se ha dicho!". Él la acostó y le sacó la ropa, se empezaron a besar, a morderse y esas cosas. Ella lloraba como loca, desesperadamente. Entonces fue que él habló, "M´hijita, es inútil, de aquí no te vas a escapar, la noche es tuya y hay que aprovecharla". Y una serie de palabrerías que no se terminaban nunca. Estuvieron tres años de novios, qué joder, le tocaba a él y no se la iba a dejar a otro. Digamos que él la dejaba como tenía pensado, y otro tipo venía y se la mandaba al buche en vez de él, entonces el embromado era él después de tres años de novios ¿está claro? Por eso se lo dijo a ella. Y le enseñó cómo se hacían las cosas, la puso para abajo, y para arriba, la mordió toda, hizo que ella lo mamara todo, que lo lamiera por todas partes ¿está claro? Fue una orgía total ¿verdad? hubo de todo, hubo una que lloró, hubo risa más tarde, ella se empinó varias copas.

-No es cierto, yo nunca tomé en la vida. A mí me descompone la bebida, en seguida vomito, o me da dolor de cabeza muy fuerte.




(...)

(...) Pero a ella le gustó demasiado aquello la primera vez, "No te gustó tanto porque dolió muchísimo ¿verdad?", "No, el problema es el siguiente: yo tendría que haberte hecho caso, Josemar, y dejar que me hicieras esto el primer día que te conocí". Y ahí él le dijo, "Eso imposible porque cuando te conocí tenías doce años ¿o menos? en aquella época debías tener diez años. Yo nunca te habría hecho esto ¿está claro? ahora sí, ya estás en buena edad, aunque lo mismo te dolió". ¡Él andaba loco por ella!

-No me acuerdo de cómo era ese dolor, por más esfuerzo que hago no puedo acordarme.


(...)



Sangre de amor correspondido (1982) no tiene nada que ver con vampiros, a pesar de lo que pudiera parecer por su título. Fue la penúltima novela del argentino Manuel Puig (1932-1990), el escritor arrebatado y sensual, pionero en tantas cosas, abanderado de la vida, del erotismo, de la cultura icónica del pop.



SANGRE DE AMOR CORRESPONDIDO / MANUEL PUIG (Ed. Seix Barral)

Sangre... utiliza un juego de preguntas y respuestas -en el que se cuela algún intruso- para narrar una pasión adolescente que se desfigura en el recuerdo. La recreación del espacio y del tiempo -los años 70 de un pueblo brasileño-, el retrato del arrollador y carismático Josemar -carne de cañón-, la crónica de su fracaso anunciado; la pasividad enfermiza de su prometida favorita, la María da Gloria que se queda tejiendo y destejiendo su tela tras la marcha traumática del noviete en quien deposita la vida, es apasionante, y apasionada..

La he releído estos días, o quizá debería decir leído entera por primera vez, ya que en su momento -cuando apareció en el mercado- dejé la novela a un amigo antes de acabarla, deseoso de compartirla con él.. pero nunca más se supo. A veces ocurre que idealizamos una lectura en la distancia y al cabo de un tiempo no resiste la confrontación con la realidad: pero este no ha sido el caso. Sangre de amor correspondido ha salido más que airosa de la batalla contra el recuerdo.

¡QUÉ BUENA ES LA MATUTE!



La noticia de su premio Cervantes me ha pillado trabajando en clase un texto de ella con mis alumnos. No voy a mentiros: sólo he leído su Aranmanoth, una de sus últimas novelas, pero me pareció tan maravillosa -es una fábula que contiene una explicación completa de la vida y de la muerte, de la historia, en fin, de los humanos; y eso, que parece tan cargante y ambicioso, expresado con una sencillez y una amenidad apabullante- que Ana María Matute es una de mis asignaturas pendientes, estoy deseando pillar el Olvidado Rey Gudú y también obras de su primera etapa.. Y ella, como personaje, es adorable.



¡Enhorabuena!

(Los cuadros son: O pescador, de Tarsila do Amaral; Retrato de Joaquim Rego Monteiro y Leda e o cisne, de Vicente do Rego Monteiro, Adán y Eva, de Tamara de Lempicka y el Aranmanoth de Elisabeth Nogales.)

11 comentarios:

TUT dijo...

Pues busco " Sangre de amor correspondido ", no lo he leido pero tú has abierto mi interés.

Ana Mª Matute, llega tarde el premio tan merecido, pero más vale tarde que nunca.

Un saludo

senses and nonsenses dijo...

Boquitas pintadas y El beso de la mujer araña, que leí seguidas. ésta, ni conocía, pero si es Manuel Puig seguro que está muy bien.

Ana María Matute es una de mis muchas lagunas. es una buena oportunidad para acercarme yo tb a Olvidado Rey Gudú.
me ha encantado que el Cervantes haya sido este año para una mujer, y que se lo hayan dado a ella. me cae muy bien la Matute.

un abrazo.

Argax dijo...

Ana María Matute es una grande y este premio pues bueno, otra perlita más en su carrera. De las que leerán, si de mi dependiera así sería, los hijos de nuestros hijos. No esperes mucho para Olvidado Rey Gudú.

Respecto a Sangre de Amor Correspondido, no la leí, ni nada de su autor. Así que un irónico gracias por aumentar mi lista de pendientes.

Un abrazo.

Madame X dijo...

Como decía un compañero, ya iba siendo hora. Es una mujer con mucha garra literaria y personal. Y la lucidez que tiene a sus años.

Un beso.

pon dijo...

Aranmanoth es una obra maestra de la literatura, el arte y la imaginación, de la lucidez y la emoción. Y ella, la Maestra.

Uno dijo...

No he leido esa novela de M.Puig aunque si algunas otras. Y ninguna de la Matute.
Disfruto mucho con Puig y me echa un poco para tras ese mundo fantástico de la Matute del que hablan.

No haces mas que darme quebraderos de cabeza, Justo.

Un abrazo

El Deme dijo...

Manuel Puig y Ana María Matute, menudos nombres tan estupendos que eliges para tu entrada. Pues a leer, que los libros dicen muchas cosas en las que nos reconocemos.

pe-jota dijo...

Boquitas pintadas y El beso de la mujer araña con su correspondiente versión cinematográfica sí que las conocía, esta no, así que gracias por darme un nuevo aliciente para redescubrir a Manuel Puig.

En cuanto Ana María Matute, qué decir, se lo merece.

Cabriola dijo...

soy un poco escéptica al tema premios, porque desgraciadamente un premio no es equivalente a calidad y sí a momento político...pero la Matute se lo venía mereciendo desde hacía mucho tiempo. Pequeño Teatro para mí es una de las mejores.

gracias por recordar a estos dos genios

besotes marisoleros muakssss

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

¡Qué joven está Manuel Puig en la foto!
Ya sabes que me encanta su estilo, esa forma de escribir. Te advierto que cualquier narrador hispanoamericano bueno, es que no sé, tienen magia en las palabras, en cómo escriben.
La Matute, pues es que ya era hora de un Cervantes y de ocho, se lo podían haber dado un poquito más joven sin problema. No sólo es una maestra escribiendo, sino "contando": en Sitges, ella reunía al caer la tarde a los niños de la zona, de las dos casas cercanas, y entonces venían más niños, y más, a oir cómo contaba cuentos, y no se cabía.
Bueno, estoy saliendo de mis obras, aún queda un poco, pero por ahora he parado, y llevo como cinco días de limpieza y no me cunde, pero estoy volviendo a la vida poco a poco:-).
Un abrazo grande, guapo.

Justo dijo...

TUT: ¡No te arrepentirás, si la lees!

SENSES: El beso de la mujer araña es ya un clásico del siglo XX.

ARGAX: ¡Qué ganas tengo de hincarle el diente a Gudú! Bienvenido.

MADAME X: Este año ha habido dos premios que me han alegrado muchísimo: este y el de Vargas Llosa.

PON: Totalmente de acuerdo..

UNO: Quien bien te quiere..

DEME: ¿No han quedado mal juntos, verdad?

PE-JOTA: No sabía que Boquitas pintadas se había llevado al cine.

CABRIOLA: Es verdad que los premios, muchas veces... pero a mí me da mucha alegría cuando se lo conceden a alguien que me gusta.

RIPLEY: ¡Qué bonita la anécdota de Sitges! Acabo de leer un relato corto de ella que me ha estremecido, Los chicos. Quizá lo ponga en una entrada.

Abrazotes a todos