lunes, 22 de noviembre de 2010

EL MONSTRUO DE SAINT MICHEL



La popular revista española TP (Teleprograma) publicaba en los años de mi infancia fotonovelas por capítulos, que alimentaban el gusto por la colección y lo folletinesco, tan de la época. Lo característico de las mismas era su gusto por el morbo, de modo que en todas había algún elemento misterioso, paranormal o insano -e imagino que buenas dosis de moralina, aunque yo no me percataba- que rodeaba a la pareja de amantes en cuestión.
De todas ellas, sólo recuerdo con cierta nitidez una: El monstruo de Saint Michel. La protagonista se llamaba Karin -con flequillo a lo Mireille Mathieu-, y ya desde el principio la historia comenzaba con un horrendo crimen, perpetrado con una especie de moho -así lo llamaban- que se arrojaba a la víctima y que se extendía rápidamente por todo el cuerpo, con un efecto espeluznante -pensándolo ahora, era todo muy Cronenberg-.



















Yo entonces no sabía ni lo que era Saint Michel... cuando el verano de 2009 visitamos este peculiar enclave -a caballo entre Bretaña y Normandía-, lo que más disfruté fue la visita a la abadía por la noche -se crea un ambiente muy especial, con músicos tocando en salas fúnebres y vacías, y una iluminación ad hoc: ya no es propiedad eclesiástica, es una especie de museo-. Todo el lugar en si es un escenario digno del Marqués de Sade; por si fuera poco, en torno al monte hay peligro real con las arenas movedizas -les sablons mouvants-, fluctuantes como las mareas, que todos los años dan pie a escenas de panique, según nos contaron..



LES SABLONS MOUVANTS




REFUGIADOS EN MISA





Todo en Saint Michel, si se es capaz de abstraerse de la muchedumbre -lo que no es empresa fácil- es salaz y solemne. Imbuidos de esa atmósfera, hasta nos metimos en una iglesia y escuchamos la misa del principio hasta el final, por supuesto oficiada en pomposo francés...
Aunque... no os recomiendo de ningún modo visitar Saint Michel en agosto.. elegid cualquier otro mes, si queréis ir para allá. Y eso que yo soy turistero y no me incomodan las aglomeraciones: pero todo tiene un límite, y el espacio allí es muy limitado.

UN PLACER INIGUALABLE



A pesar de lo singular del paraje y de sus reverberaciones, mi conclusión es que nada reemplaza al tesoro de mi memoria: la fotonovela por entregas del TP de 5 pesetas... como en casa no lo comprábamos semanalmente, el ritual se completaba en verano, en el chalet de mi familia granadina, donde gracias a la fidelidad de mi tía Anita, que adquiría religiosamente sus Teleprogramas y los guardaba para que su sobrino Justito husmeara meses después, yo completaba los rompecabezas...

(En esa entrañable publicación trabajó un tiempo, si no tengo mal entendido, aunque imagino que unos años después -ejem- Uno, amigo de esta casa y de muchas de las vuestras: pues va por ti, hala).

FOTONOVELA / IVÁN


¡Qué bonico!

16 comentarios:

Sufur dijo...

Qué gran recuerdo tengo de Saint-Michel. Eso sí, confío en que no os dejárais clavar en el sitio de las tortillas.. :-)

Xim dijo...

Vi un reportaje sobre el lugar y lo primero que pensé que no es muy recomendable para aquellos que padecen de reuma o artritis...

Me quedo eso sí, con el mariquita de Ivan y su fotonovela, mi hermana tenía el maxi y sonaba a todas horas en casa, el video con esos bailecitos no tiene desperdicio, qué mono era este chico!!! hoy en día todas las mariquitas o se cargan de maquillaje emulando a la gaga, o se visten de cuero negro para exhibir horas y horas de gimnasio, ¿dónde quedó aquella magia?...

beXotes

X

Champy dijo...

Que hermosa entrada....muy tuya.

Gracias por compartirla.

Recuerdo tu viaje..

Como recuerdas tanto detalle?

2046

Champy dijo...

Me gustán tus nuevos desnudos.... me los robo?

2046

senses and nonsenses dijo...

es que Iván no era marica, jijiji. a mí me encantaba la versión del Starman de Bowie. (lo más triste es que puede que conociera primero la de Iván).
pero Aire de pedro marín es insuperable... todos mari-clones de miguelito bosé.

yo era lector habitual de TP, y no recuerdo esas fotonovelas, una pena... (me ha encantado saber lo de Uno, no tenía ni idea...)

qué envidia francia, los bienes eclesiásticos convertidos en museos. aquí siguen negociando con el suelo que poseen, urbanizable y no urbanizable...

un abrazo.

pe-jota dijo...

Dios!!, pura arqueología, en casa no se compraba, pero sí en casa de una tía mía, aunque yo de lo de las fotonovelas no me acuerdo, sí que se que en aquellos años eran muy populares en cuanto a revistas. Pero me sigo quedando con esa impresionante mole que es el Mont Saint Michel, por cierto sus orígenes entran dentro de lo legendario.

El Deme dijo...

Siempre me entusiasmó la habitación de mi primo Jose: Montones de Teleprogramas cuidadosamente ordenados que componían un curioso museo de lo soñado y lo vivido através de la televisión.
Ahora ya no se vive así.

Romek Dubczek dijo...

Muy buenas tus fotos.
Ya miedo me da comentar en los blogs ajenos porque parece que todo el mundo se conoce. Bueno, ahi lo dejo, un abrazo

Uno dijo...

Muchas gracias Justo. Supongo que lo de que trabajé en Teleprograma te lo he hecho creer yo con mi prosa lianta. Solo les hice algunas campañas de publicidad.
Pero cuantos recuerdos. A mi la fotonovela mas que a Ivan, que también, me remite siempre a la Cantudo y su ex. Y Saint Michel a un par de viajes de novios (si funciona, no lo cambies). Y a Cul de sac, la de Polansky.

Je t´embrasse

senses and nonsenses dijo...

de TP no,
pero tengo, tenía (por algún sitio estará porque yo esa joyita no la tiro), una fotonovela de la Cantudo y Manolo Otero. ¡Heavy Metal! ...y otra de blanca estrada. eran tremendas.

Thiago dijo...

jaja por dios, lo de la telenovela o lo que sea terrible, no? Pero el sitio es realmente bello, aunque viendo el aparcamiento desanima un poco...

Y este Iván era mono, no? ¿qué sería de él? Pq una tal Pedro Marín de la época, creo, aún anda por ahí con la cabeza rapada y tal.. Cómo estará este chico aho?

Bezos

Justo dijo...

SUFUR: Jaja, pues no caigo, parece que hay un sitio de las tortillas por doquier. Pero bueno, aquí te clavan por todo -clavar en el mal sentido, se entiende-.

XIM: Iván tenía mucho encanto, aunque yo no estoy seguro de que fuera gay del todo, jaja. Se casó con una escandinava -aunque ya sé que eso no quiere decir nada-.

CHAMPY: Sí, interrumpí las crónicas del viaje en su momento, para no aburriros. No te creas que tengo mucha memoria del detalle, voy a la esencia. ¡Roba los desnudos que quieras, son tuyos!

SENSES: Si era gay era activo, jaja. A Iván le sacó la misma casa de discos de Bosé -CBS- para que le hiciera competencia -menor- y así todo quedara en casa.

PE-JOTA: ¡Ninguno os acordáis de las novelas! ¿Será que lo soñé?

DEME: Ahora está todo en la red.. pero lo otro tenía mucho encanto, ¿verdad? Así hemos salido tanto coleccionista friqui.

ROMEK: Sí, al final acabamos conociéndonos, esto es como un patio de vecinas.. pero en el buen sentido. Te puedes unir cuando quieras, sé bienvenido.

UNO: Me lo dijiste tú, claro, qué más da el tipo de vinculación.. has estado dentro de ese pedazo de mito. No he visto Cul de sac.. ¡un par de viajes de novios! Y la Cantudo.. confieso que compré un disco de su primer marido, Todo el tiempo del mundo.

SENSES: ¡Escanea las fotos!

THIAGO: Pedro Marín salió en público del armario y saca discos mari-underground. Y sí, de Iván no sabemos nada, y yo me acuerdo mucho de él.. ¿dónde estás, Iván?

Besitos

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Estoy blogando con el teclado en la rodilla, Pepa:-).
Pues el lugar sale en la peli de Chabrol "En el corazón de la mentira"...Yo estuve una semana santa: el mar era de color gris, muy raro, y bonito...
Las arenas movedizas son tan, tan policíacas...Baja la marea y se descubre el brazo de una niña...con la iglesia al fondo (o casi, es muy policíaco). Pues yo creo que las columnas de la foto de X. salen en la peli.
Queee fotazas. Todas, la que sales "on bouge" m'ancanta.
Besotes.

Madame X dijo...

Ay Justo, qué talento para entrelazar unas cosas con otras sin que aparentemente guarden relación. Por eso se hace siempre tan ameno leerte. Eres genial.

Pues mira, las fotonovelas y los comic estaban fatal vistos en mi casa, había que leer libros-libros -ya ves qué tontería-. Así que las fotonovelas tenían casi el sabor de lo prohibido. Y qué emoción conseguir una y engullirla clandestinamente.

Y sobre Saint Michel, tomo buena nota por si algún día me dejo caer por ahí. Parece un lugar sacado de otro tiempo...

Un besito, guapo.

X

AntWaters dijo...

Oh, Justo, tu gusto por lo francés ya sabes que no lo comparto jajaja, pero sí que me acuerdo de la revista tp.... hubo un tiempo donde mi tía siempre me preguntaban qué daban en la tele.... y... pero vamos, no eran nada parecido a lo que cuentas; chismes de la tele y estrenos y el eterno te vendo sin intríngulis alguno... qué bonica la canción, y el chico de la ventana, y el del fuego

Besos

Justo dijo...

RIP: Recuerdo levemente, sí, que salía en esa película... gracias por lo de las fotos.. la verdad es que allí es fácil que salgan bien, es todo como irreal...

MADAME X: No sabes la alegría que me da leerte de nuevo, guapaza.. es verdad que eran un poco clandestinas, las fotonovelas, y estaban muy asociadas a las criadas -yo las adoro-. En ese sentido tengo una anécdota, una vez la criada de los del piso de arriba -la Pepi- se vino a mi casa llorando, diciendo que quería quedarse con nosotros, que mi madre la iba a tratar muy bien, y no como la de arriba. Recuerdo que llegó, para mudarse, con un pequeñísimo maletín en el que se suponía estaban todas sus pertenencias, y con una fotonovela en la mano.. de una chica ciega, Que el cielo la juzgue, o algo así, como parte esencial de su atrezzo. Nunca lo olvidaré.

ANT: ¿Qué te has hecho, hijo? ¡Ay, qué susto me has dado! Pero te quiero igual.