miércoles, 3 de junio de 2009

OLIVIER BESANCENOT, UN CARTERO QUE LLAMA A TU PUERTA





Nadie duda en Francia de que el partido de Nicolas Sarkozy ganará las próximas elecciones europeas, lo que no deja de llamar la atención teniendo en cuenta que tradicionalmente se han venido usando estos comicios para expresar un castigo a los partidos en el gobierno. La izquierda francesa existe, sin embargo, no se ha evaporado como la italiana, y continúa ejerciendo su influencia en esta sociedad que a diferencia de la británica, por ejemplo, no ha sucumbido al neoliberalismo y continúa ofreciendo numerosas prestaciones sociales. Lo que ocurre es que el Partido Socialista ha perdido su capacidad aglutinadora de antaño, enzarzado como está no sólo con la ya molesta y cansina rivalidad entre la candidata oficial Martine Aubry y la destronada Ségolène Royal, sino con la pléyade de delfines que esperan la menor oportunidad para sacar la cabecita y echar a un lado a las dos damas.

Y la gran novedad, al menos mediática, es la aparición en escena de Olivier Besancenot, cartero de Neuilly-sur-Seine, municipio acomodado lindante con París, desde donde se catapultó como alcalde Nicolas Sarkozy. Este licenciado en Historia Contemporánea de 35 años ya ha concurrido a dos elecciones presidenciales representando a la Liga Comunista Revolucionaria, histórico referente de la extrema izquierda francesa que acaba de disolverse para dar luz al Nuevo Partido Anticapitalista, que agrupa a personas provenientes del movimiento altermundialista y de los foros sociales, y que se presenta a estas elecciones también en España, Portugal, Irlanda, Dinamarca, Bélgica y Polonia.

Los franceses le consideran ya el principal opositor a Sarkozy, aunque es una paradoja esta personalización en un partido que recoge la tradición de los órganos compartidos de gobierno, y del que de hecho Besancenot no es más que el portavoz. Le conceden los sondeos entre un 5% y un 7% de los votos, en dura pugna con otro partido de izquierda, el Front de Gauche, donde se juntan comunistas, ex ligueros revolucionarios y otros. (Y también están Los Verdes, con Daniel Cohn-Bendit, el Danny el Rojo del 68, acusados de querer pactar a toda costa con Sarkozy).
En fin, un panorama muy rico en matices, lo que siempre está bien, pero que se lo va a poner muy fácil a Nicolas Sarkozy y a su partido -que representa al centro-derecha y a la derecha, pero también a sectores de la extrema derecha, de ahí el descenso previsto de Le Pen, aunque por suerte Sarkozy no es Berlusconi- a la hora de repetir triunfo.
Hace unas semanas acompañé a un amigo en Madrid a la presentación del Partido Anticapitalista, con los pasillos del local elegido abarrotados sobre todo de gente joven y también bastantes periodistas, atraídos por la presencia de Olivier Besancenot. La lista la integran activistas de movimientos sociales en defensa fundamentalmente de los servicios públicos: me pareció en su conjunto una propuesta distinta de un colectivo que pugna, como dice el cartero francés, no por cambiar Europa -lema de los socialistas franceses-, sino por cambiar de Europa. Il faut pas changer l´Europe, il faut changer d´Europe.



((Hubiera querido ilustrar la página con las fotos que Frédéric Stucin hizo a Olivier Besancenot para Libération, pero la agencia las tiene selladas a cal y canto, aunque ya véis que en sustitución os propongo un buen surtido, y es que el carterito es fotogénico: The Independent, Sebastien Bozon (AFP Photo), Ozap, Getty Images, Le Monde, Eric Franceschi.))

9 comentarios:

Juan dijo...

Yo votaré IA. Ya sabía de la existencia de Besancenot, a mí no me parece fotogénico, eso es secundario.

marichuy dijo...

Justo

Me encantó tu post... pero Olivier no ha llamado a mi puerta... snif

Es curioso, por lo visto hay campañas electorales en buena parte del mundo. Así andamos por acá, aunque un poco peor en aquellos lares. Aquí, la izquierda es un mito genial y la derecha católica gobernante es... una verdadera desgracia, a tal punto, que nos hace extrañar al viejo PRI

Lamento no tener aquí a un cartero-político como ese Olivier –brincos diéramos, je.

Dice una periodista mexicana, que las campañas políticas -mexicanas- se parecen al café de Starbucks: puede ser descafeinado, deslactosado y saborizado artificialmente, etc... y hasta puede que sepa rico, pero sabrá a todo, menos a café de verdad.

Igualito pasa con este circo mediático electoral: es todo, menos verdadera política.

Un abrazo

PS Voy a ir la página de Liberation

pe-jota dijo...

Quién ha dicho que no quedan esperanzas, siempre en algún lugar puede surgir esa luz que habla para todos, que habla claro y sensatamente aportando un punto de sensatez a este mundo.

Germanico dijo...

Epoca de elecciones en todos lados. Aqui en Argentina tambien. Aunque aquí ganará -en las parlamentarias- algo medio ambiguo que no se sabe si es neo izquierda, neo derecha, centro o que.
Saludos

Champy dijo...

Hermano me agrada tu actitud. No la pierdas, protegela como a lo que mas.
Hay momentos en la vida en que es necesario, en que es necesaria la esperanza. Francia se mantiene como bien lo señalas, el día que la perdamos se lleva el carajo al mundo.
PS. En momentos ya te siento mas franchutas que gachupo!

2046

JOSÉ ÁNGEL HIDALGO dijo...

Que sigas yendo a actos de partidos psicopatológicos como AI demuestra que todavía no te has liberado de tu pasado casposo (políticamente hablando). Sal del armario, hombre: vota PSOE.
Por cierto, el ansioso del cartero no es fotogénico: lo será como lo puede ser una cebolla, que es de lo que tiene cara.

PD: Has mejorado mucho en tu nueva foto. Te queda bien el gorrillo marinero.
(¿Nada que decir a Lost Hihgway ante El Resplandor?)

senses or nonsenses dijo...

pues no tenía ninguna intención de votar esta vez (siempre digo lo mismo), aún creo en la abstención como medio de protesta/descontento (cuando llegue al 80%, verás), pero ya me voy a informar un poquito más del partido anticapitalista, que sobre el papel suena bien... se necesitan propuestas nuevas e imaginativas.
...pero me parece que corren malos tiempos para la lírica.

un abrazo.

Capri c'est fini dijo...

Sin conocer en profundidad la realidad de Francia, creo que el cartero anticapitalista interesa mucho más a los medios de comunicación como exótica ave que a los votantes que al fin y al cabo son los que pone o quitan.

Saludos.

Justo dijo...

Pues José Ángel, mi tendencia natural es el centro izquierda, sí.. pero espero a mejores momentos, y sobre todo a mejores equipos e ideas. Todo tiene un límite, la campaña, lo que me ha llegado de ella, me ha parecido bochornosa, por parte de todos, pero soy más crítico con quienes me representan.
¿No hay nada que decir aparte de la cantinela de que viene la derecha? ¿No hay ya figuras con discurso coherente, con empaque intelectual y político?
Me siento muy desalentado.