viernes, 18 de abril de 2008

MIGUEL ÁNGEL SILVESTRE: AL PUEBLO LO QUE ES DEL PUEBLO





No se recordaba tal aluvión de portadas dedicadas a un actor español desde la época de... de nadie, no recuerdo a ninguno, ni siquiera Banderas o Imanol en sus mejores tiempos: todas las revistas se han rendido, las del corazón en conjunto -menos por supuesto el ¡Hola!, porque aunque Duque en la ficción no se sabe que la procedencia de Miguel Ángel Silvestre sea aristocrática-, las de adolescentes en ebullición, hasta las de gimnasia. Y
por supuesto las gay, que huelga decir fueron las pioneras, antes del boom, sobre todo con motivo de la promoción de La distancia, ópera prima de Iñaki Dorronsoro, y mejor trabajo de este joven castellonense hasta la fecha.
Y en lo que respecta a la red, el torso MAS -algunas de sus fotos, como las que ilustran esta página, son ya clásicos hunky- es piropeado ya en distintos idiomas y desde diferentes continentes. Natural.

Y este joven que nos cuentan que ha arrasado en el Festival de Málaga y que hace suspirar ahora a todo el mundo tiene varios puntos muy a su favor. El primero y principal es que sabe posar y mirar a la cámara, que le gusta gustar y se enseña sin complejos, que no se arredra ante falsos pudores: su oficio es narcisista, y él muestra con franqueza lo que tiene y le ha hecho llegar a donde está.
Y en ese sentido contamos con varios testimonios gráficos increíbles: los principales los reportajes de -creo que los firmaba Álvaro Villarrubia- en Shangay, como de ciencia ficción, que nos dejan literalmente noqueados. Y es que es verdad que MAS tiene el mejor cuerpo del cine español, el más contundente con arreglo a los cánones actuales: otra cosa son los gustos de cada cual, yo por ejemplo prefiero los sinuosos vericuetos de Raúl Prieto, pero como decía la canción una rosa es una rosa, y ante Miguel Ángel hay que descubrirse.

Luego, habiendo visto La distancia , confío en que él podrá, si elige los papeles y directores adecuados, llegar a ser un buen actor. De hecho en La distancia está convincente como boxeador -tosco y vulnerable a un tiempo- que enamora al policía Jose Coronado, y por eso eché en falta una nominación como actor revelación en los Goya.










Otra cosa es lo que ha estado haciendo ahora y le ha dado la popularidad.
Yo intenté ver un episodio de la serie en cuestión y fui literalmente incapaz, bueno llegué al final pero casi al borde de un ataque de serbios, como dice una amiga mía: pero qué plomo y qué incapacidad, y qué lamentable que a cualquier cosa le llamen serie y guión y realización. No compensa tragarse semejante bodrio sólo para ver el torso de MAS durante cinco o diez minutos, y me apena ver cómo malgasta su tiempo en estos proyectos que, sí, le han dado una popularidad apabullante, pero que pueden ser perniciosos para su proyecto de ser reconocido como actor.

Porque lo que no procede es, como he leído en algún sitio, que se queje diciendo que él no es un producto, como si la gente lo aclamara por la calle por haber interpretado el Hamlet.
Me gusta que ahora todo el mundo lo conozca, porque su cuerpazo y su bonito rostro deben ser un patrimonio popular y universal y, si han salido del pueblo, a él deben volver. Pero espero y deseo que se apee de la segunda temporada de la seriecita en cuestión -me niego hasta a reproducir su nombre-, y que reemprenda el interesante camino que inició con La distancia, eso sí, sin dejar de hacer sus sesiones de fotos para nuestro deleite. Estaremos esperándole para aplaudirle fuerte.


MIGUEL ÁNGEL SILVESTRE EN `LA DISTANCIA´

8 comentarios:

GMANfull dijo...

pues aqui conociendole gracias a t tremendo hombre mmmmmmmmmmmmmmm

Francisco Joaquín Marro dijo...

QUE TAL MANGO!!!!!

pe-jota dijo...

Como bien dices toda una promesa, sólo con que sepa elegir y prepararse a fondo, ya que el físico ya lo tiene, puede picar muy alto.

Justo dijo...

Acabo de enterarme, leyendo el nuevo blog de Alaska y Mario, que MAS ha ganado el premio al mejor actor en el Festival de Málaga, por una película que se llama "Zhao".
Pues no sabéis lo que me alegro, aunque entonces esta entrada nació antigua, porque no estaba al corriente de ese reconocimiento. ¡Enhorabuena, Miguel Ángel!

Senses & Nonsenses dijo...

nosotros ya le habíamos descubierto en La distancia, pero la tele es lo que tiene... no creo que aún sea un buen actor, para nada, al menos no está AUN a la altura de su cuerpo.
pero me parece interesante el fenómeno fan en el cine español, como dices no es frecuente.
de música francesa... horteradas de los años 80, sobre todo. he visto el vídeo con la valeria bruni. pero tengo que tener el día para por francés, y que sea tonto y chicle, cuánto más, mejor.

un abrazo.

archer dijo...

Yo también le tenía fichado desde que vi "La distancia", película en la que explotan su sex-appeal hasta pedir clemencia.
No me parece aún así un buen actor, siquiera en esta película mezcla de mafias carceleras y enredos pugilísticos.

La popularidad ya la tiene, el desfile en las revistas ha sido incesantes. Que la aproveche mientras dure.

Por cierto, tengo fuentes muy fiables que me contaron que le vieron en una desenfrenada noche de entre semana en el Ricks, siguiendo las costumbres de la clientela de este selecto lugar.

Tes dijo...

Está bueno

Anónimo dijo...

pasate por RROSARIO y llamame, que pedaso de cuerpo....guacho.