domingo, 30 de marzo de 2008

SALDO DOMINICAL


Con los blogs pasa como con las neveras cuando van quedando restos de platos o de packs de yogures y actimeles y hay que darles un repaso antes de que caduquen.
Asuntos que pudieron ser estrella en su momento pero que por pereza o porque surgiera otra idea de última hora fueron siendo relegados al limbo bitacoril van desdibujándose lentamente, pereciendo de mala manera como el Hal 2001, pero hoy, como no quiero seguir oyendo más sus súplicas, emprendo una

OPERACIÓN RESCATE
Comenzamos con algo fresco: esta misma mañana he acudido a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid a contemplar la exposición Velázquez, Esculturas para el Alcázar, y que reúne las piezas que éste trajo al Alcázar de Madrid desde Roma por encargo de Felipe IV. No son muchas, pero son impresionantes casi todas ellas.
El pétreo Hércules Farnese de Cesare Sebastiani -con quien abrimos esta entrada-, la Ariadna dormida del Vaticano, el Discóbolo de Vitelleschi, el Gladiador Combatiente de Girolamo Ferrari -desde cualquier perspectiva que se observe- dejan sin respiración.
Pero no os molestéis en acudir, porque ayer era el último día. Lo siento.

LOS ALMENDROS DE LIBERTAD

Son cada vez menos los días al año en que florecen, y por eso ese esplendor efímero nos deleita más si cabe. Hablo de los espigados almendros que hay en la calle madrileña de Libertad, en el barrio de Chueca, que sobreviven a los desmanes callejeros de fin de semana -no puede decirse lo mismo de los de Barbieri, que da pena verlos-.
Ellos son el milagro de este primer ramalazo primaveral, sobre todo si van acompañados del canto del mirlo o los mirlos que normalmente se asientan por esta zona, y que este año no han comparecido todavía.

ROCKERAS AL METRO

A principio de mes nos acercamos a ver a Luz Casal al metro de Madrid, estación Chamartín, en un recinto que se acondicionó a propósito para varios conciertos con motivo del Día de la Mujer. Ella ya dijo de entrada que le encantaba estar allí, porque ama las profundidades. Y profunda estuvo, como siempre, y rematadamente rockera, con su pelo corto que acompañó por momentos con gorro o con peluca negra.

El repertorio no es el que yo hubiera elegido, porque quedaron canciones vitales sin tocar, incluso del último disco, pero...Luz es sobre todo rockera y no deja ocasión de demostrarlo.
Ahí van los temas conforme fueron surgiendo: Sé feliz, Entre mis recuerdos, Mi confianza -para mí es su mejor canción-, No me importa nada, Dame un beso, Un nuevo día brillará, Crece el caudal, Soy, Hechizado, A cada paso, Es por ti, Plantado en mi cabeza, Besos al aire, Rufino, Loca, Un pedazo de cielo -aquí es cuando se puso el pelucón, para voltear mucho la cabeza-, y los bises con Piensa en mí, 18 años y Bajo el abrazo.
Un placer, como siempre.

ÁGUILAS Y MURCIA, GUAPETONAS



En la Semana Santa me escapé a ver a un buen amigo a Águilas, el bello pueblo costero de la región murciana, cuna de Francisco Rabal. Allí pude comprobar lo cosmopolita y festiva que es su noche sabatina, y el ambiente tan cool que se estila en el Casino, donde además trabaja y bailotea una camarera tan guapa que me hizo pensar que ser heterosexual, después de todo, no debe de estar tan mal.
Esta monada de chica -que le daba un aire a la Amparo Muñoz de los 70, no quiso que la fotografiara sola, sino con su compa de barra: ahí están los dos, felices: un beso-.
Y de Murcia qué os voy a decir, tenía nostalgia a raudales porque es una de mis ciudades más queridas y se me iban juntando años sin visitarla. El histórico Piscis sigue en forma -en la esquina hay un bar nuevo, La vie en rose- y los murcianos tan guapacos y tan brutotes como siempre: benditos sean.

SOS ALBERTO FERREIRO

De él dijo Pedro Almodóvar que crujía de guapo, y no seré yo quien le quite la razón. Desde Salvajes irrumpió en nuestras vidas este chico que ahora forma parte del elenco con más galanes en la historia de las teleseries españolas: La señora.
Pero siendo así y con el currículo que se va labrando en el largo y cortometraje y en la TV, es misión prácticamente imposible escribir un post en condiciones sobre él, porque ¡no hay manera de encontrar fotos buenas -ni malas, apenas- en la red! Y lo llevo intentando un tiempo.
Así es que os pediría a las amigas o amigos que tengáis imágenes suyas que me enviéis alguna sin demora, ya que ardo en deseos de disertar sobre su figura en condiciones. Y es que estos días no para de rondarme la cabeza, casi como ningún otro actor -además eso de que sea más bien pequeñito me parece ideal-, en ardua competencia con Raúl Prieto -también de La señora y ahora en el teatro con La señorita Julia- y con todo el equipo de cierto club deportivo que mañana seguramente se cuela directo al número uno de las entradas más frecuentadas en este blog, desbancando al hasta ahora imbatible Javier Bardem.

((Hubo más cosas -Mi misterio del interior, de Ron La Lá en el Teatro Alfil; un delicado concierto acústico de Bart Davenport en La Pequeña Betty,.. pero este saldillo dominical no da más de sí.-

Renovamos la barra de vídeo con Superpitcher y Happiness -en varias versiones, alguna de ellas completamente alucinada-: por qué será que todos los temas o CDs que se llaman así -recientemente tuvimos el del francés Sébastien Schuller- me encantan. Superpitcher es Aksel Schaufler, un músico alemán electro y romántico, intenso, sentido: lo conocimos con Lovers´ rock, una pequeña maravilla a medio camino entre distintos géneros musicales. Disfrutadlo)).

3 comentarios:

Fernando dijo...

¡Hi!

Me encanta tu blog jajajajaja

Eso de no tener un tema fijo y no saber que te encuentras la próxima vez que entras jajajajaja

Sigue así.

Saludines.

Senses & Nonsenses dijo...

sigo a Luz Casal desde "no aguanto más", pero no soy tan fan fanático de ella (como muchos amigos). también he tenido la oportunidad de verla en directo hace un par de años. estaba mal de voz, cansada, pero tenía algo mágico, es una gran dama de la canción, de nuestra canción.

un abrazo.

El Deme dijo...

Y en Soldados de Salamina, Alberto Ferreiro bailaba un pasodoble abrazado a su fusil bajo la lluvia....