viernes, 16 de noviembre de 2007

ANDREA MARCATO, EL MITO RENOVADO


Una de las maravillas que nos ha deparado el Dieux du Stade 2007 llegó con el otoño, encarnada en la figura de Andrea Marcato, joven de 24 años, nacido en Pádova, que juega en el equipo de rugby de Treviso: por su ficha sabemos también datos sobre su altura: 1,82 m, y sobre su peso aproximado, 80 kilos.
Viendo la foto de Andrea, y sobre todo contemplando sus evoluciones en el DVD, me he acordado de aquellas escenas mitológicas tan recreadas en el neoclasicismo, y de todas las fábulas sobre ninfas perseguidas y faunos caprichosos, y de la persecución de Apolo a Dafne, quien se transformó en árbol antes de sucumbir a los ardores del dios más deseado.
Y es que este ragazzo condensa lo mejor de Apolo y lo mejor de Dafne: posee un rostro y una figura que acarician el milagro, ese milagro que sólo sucede, a veces, en Grecia y en Italia, países que desde hace siglos llevan la delantera en cuanto a belleza masculina se refiere. Es carnal y poderoso, tentador, y lo sabe, pero también juguetea con ligereza femenina a poseer y a no hacerlo, a entregarse o sólo insinuar, y su picardía e ingenuidad al posar pone en marcha de nuevo el mecanismo más viejo de los tiempos, el que dio origen al cerebro y a la evolución humana, la habilidad de gustar y de hacer enloquecer que garantiza, entre otras cosas, la reproducción de la especie.
Yo al contemplar a Andrea Marcato enmudezco, y su belleza efímera me aturde, en tanto me remite al misterio eterno e insondable de las distintas civilizaciones. ¿Se puede conseguir más con sólo posar unos minutos ante la cámara?

((Besos. No sé de dónde saqué el momento para escribir esto, porque estos días no tengo tiempo, literalmente, para nada)).

5 comentarios:

Fernado Palaio dijo...

Tu e a eterna paixão pela beleza do SER HUMANO!Besos.

Justo dijo...

Pues sí, qué le vamos a hacer: me embeleso. Um beijo.

Fernado Palaio dijo...

beijos.

MANUEL DELGADO dijo...

uff!

Lavega dijo...

:D