jueves, 10 de febrero de 2011

UNA ESCENA DE GRETA GARBO




Vengo de la Filmoteca, de revisar The river (1928), deliciosa película muda de uno de mis directores favoritos, Frank Borzage. Previamente ha habido una charla a cargo de Dominique Paini, ex director de la Cinemateca Francesa en la época en que se restauró esta película y también ex director del Centro Pompidou nada menos. Ha sido muy interesante, por la pasión con que ha hablado y porque sus argumentos los ha aderezado con algunas de las escenas más sensuales de los clásicos del cine no sonoro.


En concreto, ha habido una que me ha dejado petrificado: la de Greta Garbo y John Gilbert en Flesh and the devil (Clarence Brown, 1926). A las pruebas me remito: toda la escena es genial, pero si no tenéis tiempo para ver los seis minutos, os recomiendo que vayáis directos al 4,y después me contáis... como nos ha dicho el experto, es este un cine para contemplar, y no sólo para comprender. Por cierto, no me ha extrañado saber que a partir de ahí Garbo y Gilbert iniciaron un romance real. ¡Ah! ¡Y hay que ver el juego que da el cigarrito! Que según Paini es un símbolo fálico..

Escena sublime de Flesh and the devil (1926)

10 comentarios:

Xim dijo...

A día de hoy no hay manera de que me tome una de esas películas mudas en serio, la extravagante comicidad en la exageración de los gestos me lo impide; por cierto, la niña esa de trece años con ese horrible semivestidito de gasa en la primera escena me ha despistado igualmente, muy kitsch, y luego aparece un nenito de seis años vestido de soldadito y la invita a bailar, confundido me quedo...

beXotes en technicolor

ethan dijo...

Cuando vi el título de la entrada crei que te referías a otra secuencia, quizás la más famosa, la de la comunión en la iglesia, cuando Garbo le da la vuelta a la copa para beber del mismo lado que Gilbert. La verdad es que la película es una maravilla, una de mis preferidas de siempre; la obra maestra de Clarence Brown.
Saludos!

Uno dijo...

Maravillosa escena. Tan intenso todo. Qué fuerte esa época y que pazguato todo luego.

Un abrazo

senses and nonsenses dijo...

esto lo ves en pantalla grande y te corres del gusto.
...pues el cigarro es ella quien lo tiene primero, quien se lo pasa a él, es ella quien lo enciende y quien lo apaga.

un abrazo.

Josito Montez dijo...

"Flesh and the devil" es la hostia. Y punto.

pon dijo...

siejjque un símbolo bien utilizado da mucho de sí, sobre todo en manos y boca de la Garbo, otro símbolo ella

Capri c'est fini dijo...

La Garbo sigue siendo La Divina... no es por ponerme nostálgico pero ya no hay nadie en el cine que ponga esas caras y que fume como la Garbo. La decadencia del mundo occidental quizá... el apocalipsis va a llegar!

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Yo creo que el apocalipsis ya ha llegado, en forma de la nueva "ley anti-tabaco"...lo digo porque deja todas esas imágenes como paleolíticas, pero entonces uno se da cuenta del enorme encanto de lo paleolítico...
Yo haría una peli de la nueva ley no por contra lo que lucha (descontaminar Madrid, jajajaj), sino porque el otro día ví algo que supera a la Garbo, y a Almodóvar:
Un hombre fumando, dentro de un bar, pero relativamente...Con el cuerpo dentro del bar, y la cabeza sacada por un ventanuco que daba a la calle, subido a una mesa...cumpliendo la ley...Eso sólo puede pasar en España. Me pareció ridículo, pero el hombre cumplía con la legislación, con la parte del cuerpo que fumaba en el exterior del bar:-)
Un abrazo.

Justo dijo...

XIM: ¡A mí me encanta esa exageración, esa expresividad! Y esos rostros nimbados, como en éxtasis, una aureola blanca por encima..

ETHAN: ¡Fíjate que yo aún no la vi! Pero estoy deseando. Por cierto, vi que comentabas de Borzage, a ver si encuentro un segundo y voy para tu casa..

UNO: ¿Verdad? Tiene una sensualidad única..

SENSES: ¡Sí, te corres! El conferenciante no pudo evitar soltar varias exclamaciones de placer... y lo del cigarro sí, es curioso el recorrido.

JOSITO: Has dicho, jaja.

PON: Qué grande la Garbo..

CAPRI: Tienes razón, hay cumbres que ya nunca más se volverán a alcanzar.

RIPLEY: ¡Dinos el bar, ya, que es muy fuerte!

Besotes, muchas gracias por los comentarios y perdonad la tardanza en responder

pe-jota dijo...

Esto es, por encima de todo, lo que se conoce como la magia del cine.