sábado, 26 de febrero de 2011

HAY QUE DESHACER LA CASA



Esta semana hemos ejecutado el aplazado ritual que hasta ahora sólo conocía a través de películas y obras de teatro: separar, en la casa que fuera común, lo que es de cada uno, objetos inanimados pero candentes. Un libro tuyo que a mí me gustaba, un disco mío que me regalaste tú, un cuadro que fue de los dos, una cronología de dedicatorias: puedes quedarte lo que quieras, si mi vida y la tuya se confundieron juntas tanto tiempo...

Amigos, si me habéis sentido llorar será que me entristeció ese torbellino de imágenes que no puede asirse, el compendio de un viaje de largo recorrido, con su conjunto tenue y hermoso de días y de noches... el momento de fiebre efervescente y primeriza, de calor en el mutuo regazo; el aislamiento del mundo, los instantes de adhesión fervorosa tras los primeros enfados, y la súplica del regreso... un proyecto vital al completo, uniforme, impermeable, ardoroso, autosuficiente, con el mundo paralelo de bromas y parodias que fue creado para mí, para que me sintiera siempre fuerte y querido; sus cuidados y mi cariño inmenso, todo ha regresado, de visita, a mi memoria... y los jirones del ocaso que se van haciendo sentir poco a poco, la certidumbre de que el desgaste es irreversible y el fracaso inminente... lo que no ha impedido que sienta que todo ha merecido la pena de vivirse y de morirse, a su lado.

¿Alguno sabéis cómo se dice adiós?



CRAZY HE CALLS ME / BILLIE HOLIDAY


((Los cuadros son Alma mía y Lost illusion, de la mexicana Mónica Löwenberg.
Los enseres de mi casa antigua viajan pasado mañana para la nueva, aún no habitada y en ilusionado proceso de acondicionamiento, mientras sigo con mi nuevo amor correspondido en su morada, que también siento mía. No sé dónde viviremos al final, si acaso repartiremos la semana entre los dos hogares, pero lo haremos juntos, no por separado)).

14 comentarios:

Xim dijo...

Prueba con un portazo y seguidamente ponte a canturrear alguna canción de Marisol, verás como la Vida te espera nuevamente...ánimos y un fuerte abraZo...

Madame X dijo...

¿Cómo se dice adiós? Qué difícil. Casi prefiero un hastasiempre.

Cuando cierres la puerta tras de ti, no mires atrás, no te me vayas a convertir en sal. Comenzar un nuevo ciclo de amor siempre revitaliza alma y cuerpo. Te espera una aventura con la emoción del lienzo en blanco para ir llenándolo con trazos y colores desconocidos. Te deseo que goces y seas feliz. Es la mejor manera de curar cicatrices.

Muchísima suerte. Un beso fuerte fuerte.

Justo dijo...

En realidad ya todo pasó hace tiempo, es sólo que el momento de la mudanza no ha sido hasta ahora, y he tenido mi rememoración proustiana.

Hubo nuevo ciclo con intervalo gozoso de vida loca y sin ataduras, amores y desamores, pretendientes y pretendidos posibles e imposibles; y mi chico actual, del que os hablo a menudo, con quien convivo desde la primera noche que nos conocimos, nada menos, por algo sería... aunque casi nada más empezar llegó la prueba de París, que superamos..

Gracias a vosotros, un beso grande

Madame X dijo...

Ah, entiendo. [Hay que ver, qué despistada ando.] De todos modos, lo de gozar y ser feliz nunca está de más, al igual que la suerte, que parece que no, pero es importante también. Así que me reitero. Un beso.

[Oye, qué bonito lo de convivir con él desde la primera noche.]

Xim dijo...

Ah!!! si es sólo cosa de una mudanza está mejor, ahora sí he pillado el momento proustiano, menos mal...

un abraZo anyWay

Justo dijo...

Muy bueno lo de Marisol, Xim, jaja.. di que sí, que yo de vez en cuando aireo su repertorio..

Cabriola dijo...

un besazo enoooooorme !!! y también suscribo que cantar a a Mariso según en qué momentos es un bálsamo para el alma !!

muakkkk, tenemos un café pendiente, no te olvides :-)

Cabriola dijo...

pd. pero qué grande eres escribiendo, jodío

Uno dijo...

En tiempos de tribulación no hacer mudanza decía no se quien. Me alegro de que hayan pasado las tribulaciones y ya solo se trate de mudarse.
Un besazo

combatientes70 dijo...

Revisitar el pasado desde el presente es duro pero hay que hacerlo. Tb hice una mudanza, abandoné un hogar, rompí con todo. Sólo me lleve lo necesario: mi ropa, mis cds y dvds (los teníamos separados) y el mac... meses después él se empeñó que fuera por unas cajas... fui y las metí en un trastero, sin abrirlas... años después, cuando me asenté en mi piso nuevo, tras ser acogido en casa de amigos, abrí las cajas y me encontré con todos los regalos que le había hecho durante los 12 años de relación... Así fue mi reparto de los recuerdos... lo que sí hice fue cerrar la puerta y no mirar atrás... besos y a conquistar la nueva casa...

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Bueno, las cosas son sólo cosas, y menos es más, al contrario de lo que dice el padre de la peli "The Kids are all right", que suelta un "more is more" que la caga, ya la verás. Espero que fuera un "Comment te dire adieu" con distancia, aunque la distancia duele, claro, pero es mejor la distancia que acabar a arañazos y rompiendo "pottery":-).
Yo en teoría recomiendo romper un poco de loza inicialmente, por si hay traumas, exceptuando que se trate de cerámicas valiosas de Talavera de la Reina:-).

Creo que eres una persona optimista y vital, que nos quiten lo bailao y que te lo quiten: lo canta la de Eurovisión, y no sabe qué canta ni qué dice, porque no le ha dado tiempo, y además parece una ferianta de Feria de Cabezuelos de Arriba, ya sé que no es consuelo, pero...:-).
Es verdad que cada experiencia amorosa tiene sus cosas, es insustituíble, y bueno, yo cuando he tenido experiencias parecidas, me he consolado pensando en Liz Taylor y Richard Burton, cosas así, que seguro que es mucho peor..., ocho divorcios y reconciliaciones, con una flotilla de camiones de mudanza a los cuales tenían mareados de la muerte...no sé:-).
Bueno, con las cosas se llegan a acuerdos, pero no vivimos las cosas, vivimos las vidas, y casi que lo importante es tener una, con la cantidad de gente que no la tiene, o gente que acumula cosas, las deja de valorar y sigue junta por inercia...
Yo de pronto he tenido hace poco un recuerdo doloroso, que me ha hecho pensar, y encima me lo he encontrado como por internet, no era una persona, son cosas...al principio me puse triste, luego relativicé. La vida está llena de momentos: la sociedad nos llena de cosas, nos hace pensar que son valiosas, pero lo importante son los momentos, haberlos tenido...Entonces ví "la cosa", recordé los momentos, y de pronto me invadió una sensación dulce, como de haber sido feliz en alguno de esos breves momentos, "felicidades discontinuas", los pequeños momentos más simples y valiosos, sí...pero se tienen y se siguen teniendo:-)
Besotes.

pon dijo...

Verás:

dices "I swear", y cierras la puerta del armario, dejando entrar la brisa que llega desde los trigales.

porque si recuerdas aquella historia así, entonces merece un "I swear..."

y palante

Justo dijo...

CABRIOLA: Café, té, lo que tú quieras, amor... estoy deseando.

UNO: ¡Si es que los dichos populares son sabios!

COMBATIENTES 70: Ya me habías contado algo.. quizá si no se corta a tiempo, una relación de pareja puede llegar a ser nociva, como un miembro que hay que extirpar, que puede pudrir todo el cuerpo..

RIPLEY: Qué comentario más precioso, como suelen ser los tuyos. Una reflexión como la de la felicidad discontinua es un buen bálsamo para cualquiera -y además todo aderezado con chascarrillos como el de la de Eurovisión, jaja., la cantanta que yo me niego hasta a nombrar-.
Ya sabes que estoy bien...

PON: I swear by the moon and the stars in the skieeeessss...

¡Besazos! A todos

pe-jota dijo...

La vida siempre es un continuo tránsito, un cambio perpetuo, y siempre cuesta pensar que algo se acaba. Como decir adiós es algo para lo que no estamos preparados, aunque en el fondo es nuestro estado natural.