martes, 7 de septiembre de 2010

DECLARACIÓN DE AMOR



-Cuando mueras yo te lloraré de veras. Yo me acercaré hasta tu rostro transfigurado para besarte con desesperación los labios en un último esfuerzo, lleno de presunción y de fe, por devolverte al mundo que te habrá relegado. Yo me sentiré herido en mi propia vida, y consideraré mi historia partida en dos por ese momento tuyo definitivo. Yo cerraré tus reacios y sorprendidos ojos con mano amiga, y velaré tu cadáver emblanquecido y mutante durante toda la noche y la inútil aurora que no te habrá conocido. Yo retiraré tu almohada, yo tus sábanas humedecidas. Yo, incapaz de concebir la existencia sin tu presencia diaria, querré seguir sin dilación tus pasos al contemplarte exánime. Yo iré a visitar tu tumba, y te hablaré sin testigos en lo alto del cementerio tras haber ascendido por la pendiente y haberte mirado con amor y fatiga a través de la piedra inscrita. Yo veré anticipada en la tuya mi propia muerte, yo veré mi retrato y entonces, al reconocerme en tus facciones rígidas, dejaré de creer en la autenticidad de tu expiración por dar ésta cuerpo y verosimilitud a la mía. Pues nadie está capacitado para imaginarse la muerte propia.

(De El hombre sentimental, Javier Marías -1986-)

-El cuadro es Man reading, de Kaidi Dunstan.

16 comentarios:

El Deme dijo...

Cuando muere el otro, de alguna manera ya has muerto tú mismo a la vez.

Sufur dijo...

Impresionante. Mi opinión de Javier Marías acaba de subir diez puntos más.

Xim dijo...

Wow!!! Magniani con Brando en la peli "Piel de serpiente", eres único en traer a la memoria estas cosas, si mal no creo recordar también estaba Lee Remick ¿no?, cuanto me gustaría volver a verla...

beXotes

X

Ps. Con esa chaqueta se inspiró David Lynch para su peli "Wild at heart", poniéndosela a su protagonista el actor Nicolas Cage....

marichuy dijo...

Querido Justo

Me acaba de pasar lo que comenta Sufur: mi opinión sobre Javier de Marías acaba de modificarse. Hasta ahora, lo que había leído de él no me fascinaba tanto, pero esto me encantó.

Un beso

Champy dijo...

Mmmmmm.....

Fijate manito, lo que son las cosas.... pinche loco de yo te iba a echar porras y hacer pedo por Marlon (mi novio de todos los tiempos), y al leer el texto, me juí pa'bajo.

Este fin de semana, Britney mi hermana me regañó. No se porque tocamos el tema de la muerte, y salí con mis simplezas de que a mi ni me asusta, nunca me ha asustado, éstas ideas románticas planteadas por supuesto que me han atravezado cuando estoy en esos trances, pero en términos generales no... ps se me salió:

- Ya ves mi papá, estuvo que se moría y que se moría y ni se murió!
me dijo:
- Callate!Te va a castigar Dios!

aa... que al cabo ni cierto!

Al día siguiente, antier domingo me hablaron mis hermanos diciendome que mi santo padre ya está en las últimas, que lo que parecía curado empeoró y cañon.... y sigue sin provocarme nada la muerte.

Yo no se si me vaya a castigar Dios, yo creo que no, me entristece si como chingaos que no, pero más no puedo hacer, no soy Dios aunque me crea, y ya les dí 35 añotes de mi vida completitos.... si me lleva la chingada en estos días, ay te cuento.

Javier Marias mis respetos.

2046

Uno dijo...

Me enamoró el Marías de "Corazón tan blanco" menos en otras novelas aunque le sigo en sus artículos. Creo que debería volver a hacerle una visita.

La muerte siempre quiero olvidarla.

Un abrazo

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Bueno, qué susto lo leí y hasta que llegué al final, pensé que inspirado está Justo (si es que toy medio mareao si no tomo el ibru). Sí, Marías escritor (y articulista) es fantástico (la verdad sea dicha), sea repre, sea a veces insoportable, y se las dé mucho de Oxford y Cambridge, la verdad.
Pues es lo que me dijo mi madre, (que era bastante más intelectual que yo), cuando se murió mi padre: "Siempre vivimos en las muertes de los demás nuestra propia muerte."

Claro, no nos vemos ¿O sí? Si está dios por ahí, que se ponga (como diría Gila)...
Cervicales en estado estable:-), miércoles nuevo fisio-masaje...
Besotes.

pon dijo...

y dicen que del todo no nos vamos mientras nos recuerde alguien

Marías, mientras no le vea, me encanta. Cuando le veo me parece el típico español haciéndose el inglés.

un soplido con beso

ah, estupendo el cuadro

TUT dijo...

¿ Como no pensar en que alguien pueda echarte así en falta cuando ya no estés ? porque quiere decir cuanto amor hay de por medio, ¡ envidia me dá !.

Menuda foto la Magnani y Brando ¡ un par de monstruos eternos !

Besos.

senses and nonsenses dijo...

yo tpc puedo con Marías, aunque escriba bonito...

El hombre sentimental es el nuevo álbum de un grupo que acabo de descubrir, Comando Zuzie. creo que te pueden gustar mucho.
Comando Suzie - 2025.

Justo dijo...

Me alegro de que os haya gustado el texto.. a mí me traspasó, y sorprende mucho en el contexto de la novela, es una ruptura -pero con mucho sentido-.

Ya lo he comentado otras veces, mi admiración hacia Marías; pero entiendo que pueda caer gordo, de alguna manera lo busca.

(También contento de ver cómo os ha puesto la parejita de Monstruos: Brando y Magnani. ¡Ah, la chaqueta, sí, Xim, ¿fue inspiración directa para Lynch?

Voy a por Comando Zuzie, Senses. Un beso a todos.

Justo dijo...

¡Ah, Champy!

A mí a veces me pasa, ese sentimiento, pero veo que tú me llevas delantera en el desapego. Imagino que es un aprendizaje. Te deseo lo mejor con tu padre.

Un fuerte abrazo

Arguifonte dijo...

Gracias por el texto. Tengo ganas de descubrirlo.

fritzio dijo...

No cabe duda, amigo, que aunque la dispersión y la diversidad nos hacen guardar distancias, hay referentes que nos dan chance de recuperar cercanías, y afinidades. Un abrazo

http://cinemanchas.blogspot.com/2010/09/no-va-mas.html

pe-jota dijo...

Tal vez el final me falla un poco, ya que a veces nos imaginamos nuestra muerte, pero obviamente es algo que no asumimos. Por otra parte el texto es emocionante,

fritzio dijo...

Tus textos son siempre emocionantes. Igual que tus hallazgos, y tus periploe: de la imagen sobrecogedora, a la escritura impecable, a los rastros en/de celuloide. Los textos son siempre emocionantes. Todas las imágenes y sus mil y un collares alcanzan plenitud en la multiplicación de signos y significados, captados por una antena en puras condiciones de decirle al otro, siempre, algo.