miércoles, 11 de julio de 2012

EMBEBIDOS EN MERCURY REV

Así comenzaba el anhelado concierto


Jonathan Donahue le dio bien al tintorro -¿o fue un recurso escénico?-


Un toque de histrionismo, lo justo para canciones emponzoñadas
Quiso el Cielo que del jueves 21 al sábado 23 de junio pasados el Día de la Música se celebrara con todos los honores en el Matadero de Madrid a modo de magnífico festival; y aunque yo me hallaba inmerso en mis labores de corrección final tanta era el ansia de -buena- música en directo que hasta me llevé algunos exámenes y corregí en medio de la multitud, en concreto en el concierto de Pegasvs -a los que prometo, por cierto, dedicar toda mi atención la próxima vez, porque sonaban fenomenal-.

Fueron varios los escenarios y muchos los buenos conciertos, de los que espero hablar en breve. Pero como portada no puedo por menos que elegir a Mercury Rev, quienes interpretaron en orden y de pe a pa su mítico -a nivel de culto, nunca fueron muy populares- Deserter´s songs, aquel álbum que RockdeLux calificara -no es que me acuerde, lo acabo de leer- como los cuarenta y cinco minutos más inspirados de 1998. En 2001, en la desaparecida sala madrileña Divino Aqualung, yo ya había visto al grupo, precisamente cuando presentaban su estupendo disco All is dream. Once años ya...

Fue Julio Ruiz el encargado de presentar a los neoyorquinos, aludiendo a que hay discos que marcan a generaciones, y que se relacionan siempre con amores o desamores, experiencias vitales iniciáticas o decisivas.. sus palabras fueron corroboradas por un público devoto y entusiasta, dispuesto a ser oficiado en una especie de liturgia no por sabida menos emocionante.







El disco sonó impecable y a plena luz del día nos embebimos tanto en esa psicodelia de navidad envenenada que casi olvidamos el sol que radiaba sobre nuestras cabezas. Un rosario de recuerdos actualizados, en esa voz quejosa y juguetona -un poco a lo Roger Waters- de Jonathan Donahue, que ejerció de títere bufonesco -los ojos bien abiertos, subrayando cada propósito-, como cuando anunció con las cejas bien enarcadas que ya llegaba el momento de Goddess on a highway, ese canto a la belleza de lo efímero.





Se dio la circunstancia gozosa de que coincidimos en el concierto con la persona gracias a la cual conocí en su momento a esta banda y este disco, y con otros amigos y amigas queridos -aparte de la buenísima compañía que yo ya llevaba de casa-, y ese cúmulo de afectos y de sensaciones, y la música cómplice envolviéndolo todo, motivó que se me saltaran las lágrimas en más de una ocasión, ya que era ese un momento referencial, con la entrada del verano y los sentimientos en alerta, vivos; una escena de solaz momentáneo en la que se aprovecha para recapitular o reflexionar o divagar en una especie de ensoñación, como se hace ahora en las teleseries, y si mi vida fuera una teleserie esta escena hubiera servido como colofón para un capítulo.


PINCHA AQUÍ si quieres ver el inicio del concierto, con el tema Holes

6 comentarios:

Uno dijo...

Enhorabuena por el final de ese capítulo tan redondo en tu telenovela.
Todo me suena a chino, Justo, pero leo y aprendo.
Me he puesto a pensar en mis profesores corrigiendo mi examen en algún concierto ¿De quien podría ser? ¿De la Bella Otero?. Una cosa si que tengo que decirte: los 45 minutos mas inspirados del 98 los tuve yo en los Caños de Meca. Y no me tires de la lengua.

senses and nonsenses dijo...

yo en el 98 estaba perdido en alguna otra Meca. no los conocía. pero creo que me pueden gustar mucho. me gustó mucho aquello que subiste Goddess... (que estoy escuchando de nuevo en estos mmtos.), y tb este Holes.

si el verano pasado fue de Blondie y Lady Gaga, este año está siendo de Bruce y Hurts. hemos llegado dos años tarde, pero nos encantan. es ya el disco de este verano.
en concierto están sólos? o se acompañan de violines, coros...
la producción del disco es exquisita. exquisitos es la palabra más precisa que encuentro.

un abrazo.

Justo L.C. dijo...

UNO: Jaja, que conste que fui muy justo corrigiendo, ¿eh? como mi nombre indica. Y tengo fotos que atestiguan que aquello sucedió, pero me ha dado corte bajarlas.

Bueno, ya lo has dicho y lo de los Caños de Meca lo tendrás que aclarar más temprano que tarde.

SENSES: A saber qué hacías en el 98, jaja.. un siglo después, por cierto, de la catástrofe aquella. ¿Hurts? ¿El dúo aquel? Los conozco, pero no me he enterado de lo de este verano, me parece: cuéntamelo, que aún tengo tiempo. Tenía entradas para verlos el año pasado, y no lo hice por ver ¡la gala de los Goya por la tele! Que luego fue insufrible, me arrepentí un montón.

Si la pregunta se refiere a Mercury Rev, sí, están solos.. aunque con grabaciones, claro. Son muy exquisitos sí.. y siniestros también. Circula una leyenda de que uno de ellos quiso sacar un ojo al otro con una cuchara en un trayecto en avión.

Cómo me gustaría que descubrieras ahora el disco entero.. esta entrada la daría por muy bien aprovechada: te encantará, seguro.

UN ABRAZO MUY GRANDE A AMBOS

Javier Arnott Álvarez dijo...

Lo que yo hubiera dado por tener un profe así de enrollado....

senses and nonsenses dijo...

y yo que recordaba algo así como que habías ido al concierto de los Hurts, y te fuiste antes de que acabara para ver las votaciones de Eurovisión...
fíjate cómo tengo la cabeza!
por ellos decía lo de "exquisitos". ya se ha convertido en el disco más escuchado de este verano ...cada vez que cogemos el coche... nos encanta, desde la primera a la última, es un álbum plagado de singles potenciales, y aunque me repita, con una producción exquisita. por eso te preguntaba por su puesta en escena. que creía que ya habías visto. nada, una pequeña equivocación...

intentaré conseguir de algún modo Mercury Rev, te lo prometo.
un beso.

Justo L.C. dijo...

Yo haré lo mismo con el de Hurts, Senses..